Junno no es una banda sino el nombre clave con el cual se introduce e identifica de manera individual Andrés Salazar (guitarra y voz), quien desde Costa Rica, y a finales de 2018, comenzó a trabajar torno a la construcción de canciones que se adentran en los terrenos del rock pop, esto con objeto de materializar el disco Entre seres violentos, conjunto de ocho canciones con altibajos emocionales a nivel narrativo y consistente diversidad en lo musical por medio de elementos funky, recios solos de guitarra, y amalgama natural entre el bajo, la batería y camas de teclados, instrumentos ejecutados por compañeros, además de coristas, que comparten esta travesía sonora grabada en Lúcuma Estudio por parte de Jorge Guri (ex Florian Droids), mientras que la masterización ocurrió en Argentina por conducto del ingeniero de audio Andrés Mayo, hasta que se alcanzó el punto de publicar el material a mediados de este incierto 2020.
Así, clávense en la textura del trabajo de Junno, quien cuenta con la capacidad de desarrollar un eje temático donde las historias de las canciones representan algunos aspectos de la violencia emocional cotidiana que padece el personaje principal, pero todo esto en un entorno musical con presencia activa de
 sintetizadores y drum machines, entre otros detalles de los cuales no hay que perder atención.

Play.

Por: J. Alejandro Rojas Luna