A raíz de la pandemia por el virus COVID – 19, en la que aún nuestro país no ha logrado superar (así como la mayoría de países en todo el mundo), poco a poco regresa a esta “nueva normalidad”, después de un sorpresivo protocolo de medidas sanitarias, entre ellas, la cancelación de eventos masivos, como son los conciertos. Afortunadamente, con todas estas nuevas modalidades cada vez más adoptadas por la sociedad, sumado a la fase del semáforo epidemiológico que está vigente en el caso de la CDMX, han regresado afortunadamente eventos que nos permiten salir, asistir y pasarla bien, siempre y cuando manteniendo las medidas sanitarias recomendadas. 

Este fue el caso por primera vez en la Arena CDMX, en el modo de un “autoconcierto”, donde en la comodidad de tu auto disfrutarás el show, así evitando la aglomeración de personas y respetando la sana distancia; desde un ingreso ordenado dentro de tu auto, una desinfección del vehículo antes de ingresar al recinto, el acomodo ordenado estando adentro y unas breves instrucciones del personal sobre qué se debe y no hacer al llegar, durante y al retirarse del evento. Aunque es entendible, pero debe mencionarse que aún no hay una logística muy bien organizada por el personal encargado, en el caso de este recinto. 

Pero en fin, después de recordar una vez más la situación que estamos viviendo, es momento de mencionar al personaje que tuvo la fortuna de regresar a los escenarios inaugurando esta nueva modalidad de “autoconciertos” en la Arena CDMX; nos referimos a RAILROD y su principal actor en este proyecto Oscar “The Os” Estrada, que desde 2014 nos ha traído de regreso las esencias del Glam rock, fusionado con el Groove, el Hard Rock, Glam Metal y la actitud de esas legendarias bandas del “rock de estadio”. Así como ha tenido el honor de abrir la presentación de Aerosmith en su visita a nuestro país en 2016. 

El show comenzó poco después de las 20:00 hrs. apagándose las luces y en la pantalla de fondo el enorme logo de Railrod, segundos después con notas densas en la guitarra, salen sus músicos a escena y finalmente aparece “The Os”, con un extravagante atuendo, compuesto por un pantalón animal print de zebra, una excelente playera negra con estoperoles en las mangas y al centro el logo de “Venom” (el supervillano, no la banda), agradeciendo estar una vez más en el escenario de la Arena y por la asistencia; con los riffs, los chiflidos, gritos, aplausos y ya incluidos pitidos de los claxons de los autos, se opacan un poco con el contundente conteo en los hit hats de la batería y comienza el show. 

Un personaje gracioso, extrovertido y multifacético, ya que al tomar un momento para presentarse ante los asistentes, presentó primero a sus músicos que conforman el proyecto y al mencionarse dijo “Pues, pues yo soy el wey que sale en el póster del concierto jaja”, cabe mencionar “Os” entre canciones de su set list, no dejó de expresar agradecimiento al público, por el apoyo y haber asistido. En la primera parte del show, estuvieron presentes, muchos de sus temas que se encuentran en su material “1985 (en vivo)”, como “The Hermit Part. 1”, entre otras. 

En una parte del show, Os registra una “cadenza”, al estar solo en el escenario, con su guitarra acústica, ejecutando un riff con tintes clásicos, de metal, blues, de igual manera también se pudieron apreciar momentos de influencias flamencas, todo esto en una ligera combinación de una tenue luz azul alumbrándolo; así llegó a su fin ese excelente solo con los aplausos del público, se apagaron las luces y al instante en la pantalla se reprodujo un video de Os contando la experiencia al tocar, momento emotivo donde hubo lágrimas por parte de él y al cortarsele la voz menciona como anécdota que “Dream on” de Aerosmith lo impulsó a tener una resiliencia y proponerse seguir adelante, luchar por lo que quiere, hacer lo que más le gusta, rockear y agradece el llegar hasta donde ha llegado, así fue como dio paso para tocar los primeros acordes de el cover de esa grandísima canción como ya es costumbre en sus presentaciones. 

En otro momento sensible de presentación dio unas emotivas palabras para su abuelo en el que espera que esté orgulloso de él y lo que ha hecho, así comenzó “Soldado caido” pidiendo al público que fuera participe en los coros, un momento verdaderamente conmovedor. Así como también momentos de clímax en los asistentes cuando se empezó a escuchar “Girl, let me love you”, preguntando si alguna vez se habían enamorado, todo esto adornado de efectos de fuego y luces acorde al riff de la guitarra y el compás de la batería. 

Y con “Conocen a Selena Quintanilla verdad?”, pidiendo que toda la arena de la Ciudad de México cantara con él, sonó “como la flor”, cover de Railrod de la desaparecida Selena Quintanilla y el grupo “Los Dinos”, estaba desarrollándose el momento cumbre del show. Después de la interpretación de este cover, se reprodujo un video más en el que Os, dedica la canción a su madre, de igual manera menciona sus influencias musicales, sarcásticamente pasando un video alusivo al reggaetón, para dar risas a su público, así para después mencionar de una forma honesta y respetuosa que concretamente las agrupaciones (Kiss, Metallica, Aerosmith, Led Zeppelin y Guns N Roses) son las bandas que lo inspiraron a hacer lo que más le gusta y seguir la misma línea del rock y el metal. 

Continuó con un medley de covers compuesto por “Master of puppets”, “Inmigrant song”, “I was made for loving you” y “Welcome to the jungle” para así dar paso a despedirse, agradeciendo una vez más y se retiró del escenario, aunque segundos después en la pantalla incitó a los asistentes usando una imagen con la leyenda “Si no gritan, no salgo”, orden que no dejaron por ignorada, un riff de guitarra adorno el entorno y al salir Os al escenario, pasó a desearles a todos que nunca se rindan, así sonó “Quit?”. Para ya cerrar con broche de oro, se hicieron presentes los respectivos solos de todos los músicos que conforman Railrod y Os una vez más muy afectuosamente agradeció a todos sus fans por el apoyo y pidió con cariño y humildad que colaboraran en el cierre… “Que les parece, que si antes de terminar prenden las luces de sus coches y nos tomamos una foto”, así dio fin el show. 

Con entusiasmo, al finalizar bajó del escenario a tomarse selfies y videos con el público y nos pudo regalar unas palabras, “Muy bien, muy contento la verdad es que fue algo increíble, nunca esperé que saliera de esta manera, todo muy bien, muchas gracias”, expresó. Así fue como tuvimos la oportunidad de rockear, saltar y gritar de nuevo, así como de presenciar la modalidad en conciertos que vamos a tener por un buen tiempo, aunque es muy probable que es algo que ya llegó para quedarse, por el bien de todos.

Redacción: Alejandro Espinosa 

IG: @alejandro_ztno

 

Fotografía: Alexander Muñoz