Brillantemente dirigido por Alison Ellwood, el recién estrenado documental de las Go-GO’s nos cuenta la historia del único grupo de rock integrado por mujeres, que componen sus propias canciones y tocan sus propios instrumentos en conseguir un No.1 en Billboard. Logro que no ha sido repetido hasta el día de hoy. El documental simplemente llamado The Go-Go´s (2020) cuenta la historia del grupo californiano desde sus inicios en plena explosión punk a finales de los años 70, el cual en palabras de Belinda Carlisle, fue muy distinto al que surgió en Nueva York o Inglaterra. Mientras el punk de la Gran Manzana era oscuro y el punk inglés era más agresivo, en Los Ángeles estaba más enfocado en romper las reglas pero de una manera divertida. Con testimonios de la bajista y baterista originales, la película va describiendo el proceso y consolidación de la alineación que logró evolucionar del sonido crudo y directo del punk a un pop sofisticado que conquistó al público juvenil norteamericano de los años 80. Muy interesantes resultan las anécdotas de su primera gira por Inglaterra como grupo abridor de Madness y The Specials y la firma de su contrato con la mítica disquera I.R.S, la cual confió en ellas cuando la mayoría de las compañías discográficas les decían que los grupos de mujeres no vendían discos.

Sin duda, lo que distingue a este documental es que resalta el valor del legado de estas cinco chicas, que sirvió de inspiración a muchísimas mujeres en el mundo del rock, entre ellas a Kathleen Hanna, integrante de Bikini Kill, quien menciona en el documental que haber visto a las Go-Go´s cuando era adolescente marcó el rumbo de su vida. Nadie les regaló nada, trabajaron muchísimo para lograr el éxito que tanto anhelaban, cometieron errores que con el tiempo han sabido superar y perdonar.

The Go-Go´s (2020) es un testimonio que refleja los momentos más altos y más bajos de uno de los grupos más entrañables de la historia del rock, y como menciona Kathy Valentine en su biografía, “la disfuncionalidad está en nuestro ADN, es un fuerte defecto que al mismo tiempo nos mantiene unidas, con el tiempo hemos aprendido a manejarlo mejor”.

Por: Jacobo Vázquez López