Confeti de Odio es un proyecto originado en Madrid, y detrás de su nombre conceptual hay una sola persona: Lucas Vidaur, quien rodeando de las personas correctas ha dado forma a Tragedia Española, álbum debut donde guitarras, múltiples capas de sonido y pop se diseminan a lo largo de nueve piezas.

Así, durante este tiempo de confinamiento es que platicamos con Lucas para ahondar en detalles de su trabajo.

Círculo Mixup: El nombre del proyecto Confeti De Odio, en primera instancia hace suponer que se trata del trabajo de una banda, aunque en realidad es un proyecto solista, ¿por qué reflejar de esta manera tu propuesta?

Lucas Vidaur: Al final yo quería hacer canciones solo, pero sin que la gente pensase que se trata de una persona, me gustaba la idea de que se pensara que se trataba de un grupo, por eso es que puse el nombre de Confeti De Odio, y también para distanciarme un poco de lo que es el personaje.

Circunstancialmente el título del disco Tragedia Española parece acomodarse con lo sucedido respecto a la pandemia, ¿pero cuál fue el contexto en el cual fueron concebidas originalmente?

Obviamente las letras significaban otra cosa porque nadie podía prever que sucedería esto, así que lo sucedido ha quedado como anécdota y una gracia de una mala casualidad. Las canciones fueron hechas con un sentido muy personal y hablan de cosas muy diferentes a la actual pandemia.

¿Dónde se realizó el trabajo de producción? Esto porque parte importante del material se concibió en tu propia casa.

Todo se hizo en casa de mi productor, que es Juan Padrayes (Axolotes Mexicanos), responsable de todos mis trabajos hasta la fecha. Él de hecho vive muy cerca de mi casa. Otras cosas las hemos grabado con Carlos Hernandez en su estudio que se llama el Castillo de Alemán. 

Sin embargo, el origen del 90% del disco se ha hecho en una habitación como la de cualquier chico normal. En mi cuarto es donde he compuesto todo y me he acompañado con mi guitarra, allí grabo algunas cosas que después le mando a Juan para ver qué le parece. Pero todo lo que se requiere hacer profesionalmente sí es en estudio porque yo no tengo idea de hacer esas cosas.

Es un disco lleno de detalles que se ha hecho a lo largo de ocho meses. La base siempre es el bajo y la batería, pero hay montones de cosas en cada canción. Trabajamos a tope para incluir violines, pianos, instrumentos de viento y efectos de sonido súper raros y cogidos de cualquier lado. Hay un montón de capas e instrumentación que hace que valga la pena escuchar con cascos/audífonos para no perderte nada.

Mientras platicamos “Dale una oportunidad al amor” es el sencillo que se promueve y cuenta con un video donde se capta a artistas y personas comunes compartiendo imágenes de su confinamiento en casa. ¿Cómo se movió esta idea?

Debido a que se tuvieron que parar todos los rodajes esta fue idea de mi manager, Adrián de Movidas Ardilla  y a mí me encantó; fue a partir de ese momento que empezamos a llamar a todos los amigos artistas y al publico también. Mucha gente se tuvo que quedar fuera porque fueron muchos videos los que recibimos. Y el video lo montó mi amigo Diego.

Ha quedado como un documento muy simpático y tierno de como hemos vivido este momento, en cinco años lo podremos ver y decir ‘mira, aquí estábamos todos encerrados en casa’, por lo cual me parece que es una pieza muy bonita.

Siendo artista independiente ¿cómo has conseguido financiar el área de los videos? Ya que se trata de un complemento del trabajo que reporta costos significativos.

Es una inversión que haces, cuando empiezas en la música es muy difícil que tengas un sello que te pague todo, yo hasta hace muy poquito me he pagado todo con mi propio dinero y ahorros, pero al final siempre vas a encontrar a algún amigo que esté empezando desde el área del video y te pueda apoyar.

Suelo trabajar con el dinero justo, pero suficiente, para que todo quede bonito.

¿Tragedia Española será material que se verá materializado en físico? ¿Qué relación llevas con los formatos físicos?

Si, este disco va salir en vinilo, a mí me encanta y colecciono discos al igual que tengo algunos cassettes. Me parece que ahora es un objeto de coleccionismo, porque no vas a hacer dinero con ello, tiene el mismo valor que una camiseta. Como producto ya no tiene el mismo valor porque está Spotify, iTunes o YouTube, ahora es muy fácil encontrar la música, pero en físico me parece una manera muy bonita de apoyar al artista. Me hace muchísima ilusión que éste vaya a ser mi primer vinilo en 12 pulgadas. Es un momento increíble para mí.

¿Cuál fue el origen de la portada del disco? Aparentemente es sencilla, pero la selección de colores y tonos le dan un toque singular.

La portada está sacada de una foto que me tomó Zazi White, y despides fue retocada y diseñada por el estudio Realmente Bravo. Ella es mi fotógrafa favorita y quien me ha hecho fotos para un montón de cosas. En el estudio cambiaron los colores para darle a la imagen un tono retro ochentero. Lo pusieron a dos tintas en rojo y blanco. La portada tiene una fuerza tal que me quedé enamorado en cuanto la vi.

¿De qué manera modificó la actual cuarentena tu calendario para promover tu trabajo y qué tienes perfilado para recuperar el paso conforme las actividades, con sus respectivas adaptaciones, se comiencen a regularizar en el área de la industria musical?

Ya teníamos unos cuantos conciertos organizados, aunque la gira estaba originalmente contemplada para otoño, durante octubre; previo a ello estaban contemplados unos festivales, pero en cuanto se pueda tocar otra vez habrá una gira por todo el país, eso es seguro, y ojalá en un futuro se pueda ir a México.

¿Lucas, cuáles son tus palabras finales para esta conversación, dónde se te puede dar seguimiento?

Confeti De Odio principalmente está en Instagram, donde aprovecho para contar lo que estoy haciendo. Los invito a que escuchen Tragedia Española, pero aunque se llame así podría llamarse perfectamente Tragedia Mexicana o tragedia en cualquier país, porque es un sentimiento muy personal que puede ser identificado en cualquier parte del mundo… Y espero que podamos vernos en Mexico lo más pronto posible.

Por: J. Alejandro Rojas Luna