El pasado sábado 7 de marzo se llevó a cabo un festival que reunió como actos principales en su cartel a: Christopher Cross, Fobia y Pat Benatar con Neil Giraldo.

Pese a todo pronóstico relacionado con las inclemencias del tiempo, el Remind GNP resultó ser un éxito de asistencia y realización.

Ciudad de México.- El Parque Bicentenario, ubicado en los dominios de la alcaldía Azcapotzalco, se ha convertido poco a poco en un recinto que gusta, pero sobre todo que cumple con las expectativas de marcas y promotores para la organización de conciertos, festivales y eventos, siendo el caso del nostálgico Remind GNP, que si bien en concepto no ofreció absolutamente ninguna novedad, la curaduría musical dejó completamente satisfechos a los asistentes.

El festival contó con dos escenarios, uno pequeño en el cual desfilaron diversas propuestas locales encaminadas al soul, al jazz, al blues y a la música del mundo y la mezcla de géneros. Por su parte, el escenario principal -a mediana capacidad- se dio por inaugurado con la actuación del Grupo Morsa, uno de los más famosos conjuntos “tributo” al cuarteto de Liverpool, con quienes los asistentes -en su mayoría adultos de 45 años en adelante-, desataron un evidente Karaoke viviente. Con los ánimos ya muy a tope y con un gran cierre, Morsa, liderados por Víctor Rosas, reventaron el lugar con su interpretación de “Twist & Shout” ¡Se necesitaría ser un cadáver para no mover -por lo menos- el pie o la cabeza!

Dando continuidad a lo anunciado en su cartel, el legendario y multipremiado Christopher Cross, hizo gala de su elegancia y maestría musical al lado de su banda, todos grandes ejecutantes, quienes casi de forma imperceptible al ojo humano mostraron su talento, destacando invariablemente la presencia de: Mary Sue Englund, Stephcynie y Marcia Ramírez, sus tres cantantes de apoyo. Si bien el momento de la tarde para Cross se dio con su mega hit, “Sailing”, piezas como “Arthur’s theme”, “All right”, “Ride like the wind” y “Say you’ll be mine”, sirvieron como enlace perfecto con su audiencia mexicana.

Llegó el turno de Fobia para subir al cuadrilátero, quienes de paso sea dicho, fueron la única propuesta nacional programada en el escenario principal para interpretar música propia. El fenómeno que rodea a la agrupación capitalina es muy similar al que se gesta en torno a Caifanes, se trata de bandas que dividen público y opiniones.

Pareciera que está de moda odiar a los grupos que viven un segundo aire, especialmente por un sector al que me atrevería a denominar como “trues”, ese que se jacta de ser el público que les siguió de cerca durante su primer periodo de actividad, sin embargo, la noche del sábado tanto los “old school’s” como las nuevas generaciones ¡Corearon a corazón y pulmón todas y cada una de sus canciones! “Microbito”; “Miel del Escorpión”; “Muy Maniaco de mi parte”; “Veneno vil”; “Vivo”; “Hipnotízame” y “Hoy tengo miedo”, formaron parte de su set.

Por último, Pat Benatar y Neil Giraldo complacieron a sus fans -la mayor parte de la concurrencia fue a verles de forma exclusiva-, tras una larga espera de por lo menos 25 o 30 años. La particularidad de Benatar, es que no se siente extraña en ningún escenario, si bien han quedado atrás sus más grandes años de gloria, el espíritu combativo de uno de los pilares del Pop-Rock de los ’80 sigue intacto. “Hit me with your best shot”, “All fire up”, “We belong” y especialmente “You better run” y “Love is a battlefield” sonaron magistralmente, en gran medida por la ejecución de Neil Geraldo, un guitarrista consagrado y como pocos que, al no ser la figura principal de una banda, poco a poco ganó terreno hasta convertirse en el contrapeso del grupo de Benatar.

Resulta curioso toparse con el hecho de que, a estas alturas de la vida, dos artistas con la relevancia de Cross y Benatar con su inseparable Neil Giraldo, hayan visitado la CDMX por primera vez este 2020, por lo menos en calidad de actos en vivo, lo que hizo que la espera de sus fans fuera mucho más genuina.

Por: Joel Rodríguez Díaz