Tiger Army

Plaza Condesa / 7-12-2019

El pasado sábado 7 de diciembre del 2019 se presentó por tercera vez en Mexico Tiger Army, ahora acompañado de las bandas locales Los Pardos Eddie y Los Grasosos, siendo la sede El Plaza Condesa

Los Pardos

La cita era a las 18:30, llegué 10 minutos antes, y para ese momento ya se encontraban en el escenario, y listos para tocar, Los Pardos, banda de punk-a-billy de la Ciudad de Mexico, integrada por: Fran Serrano (voz y guitarra), Crystian Villa (batería), Fercho Carmona (guitarra) y Javi Bu (contrabajo). Asi, con sus primeros guitarrazos comenzaron a tocar la rola “Rabia”, seguida de “Viejos vicios”. La intensidad en todo momento fue a más por medio de ritmos rápidos de punk, misma que aumentó con otra rola llamada “Don Nadie”. Posteriormente, el momento del Horror punk y cine de terror mexicano llegó con “Hasta el viento”, seguida de “Camino”, y para finalizar “Bajo el manto”.

Al momento en que se encontraban Los Pardos había poco quorum, el cual aumentó conforme pasaba el tiempo. Cierto, para ser El Plaza Condesa parecía poco público, pero en otros espacios como el Alicia, el Gato Calavera o Tony El Gordo, el número era suficiente. A pesar de esto, la interacción con el público fue buena y la respuesta de la banda también, incluso regalaron una playera a la audiencia. No hubo ningún inconveniente en cuanto al sonido durante su presentación y su desarrollo sobre el escenario estuvo enfocado a hacer un buen show con gran tendencia hacia el punk, sonido que sirvió de preámbulo a la audiencia para lo más movido de la noche.

Eddie y Los Grasosos 

Eddie y Los Grasosos de la CDMX prosiguió con su estilo más apegado al Rockabilly/Rock&Roll bailable de los años 50. Fueron los copetes más grandes del lugar y cuidado que no se despeinen, haciendo honor al nombre de la banda “los grasosos” (no se podían poner vaselina porque ya estaba registrado). Conformados por Eddie (voz y guitarra), Johnny Patán (contrabajo, coros), Dany Osito (guitarra líder, coros), Dr. Chris Twist (batería), Jazz (coros y voz secundaria) y… el “trompetista” (por favor, si alguien puede pasar el nombre porque no lo recuerdo, no lo encontré y merece su reconocimiento). 

Este fue acto con menor velocidad que el anterior por las canciones más apegadas al periodo de los cincuentas y el tono bailable. Sin embargo, su desarrollo sobre el escenario fue muy bueno, tomándose muy en serio su papel de rockeros de los cincuentas (recordándome mucho a James Dean y Richie Valens); y como un agregado los malabares y coreografía de Dr. Christ en la batería fueron actos que llamaron mucho la atención.

Lo malo de su acto fue el ingeniero de audio, que no le hizo justicia a la guitarra de Eddie, ya que se perdía en el resto de los instrumentos y la hacía parecer un solo adorno. Por otro lado, entre los asistentes nunca vi a nadie intentar bailar Rock & Roll, fue una lástima porque ese era el momento indicado.

¡Recuerden siempre apoyar a su banda local!

Tiger Army

A las 20:20 hrs salió al escenario Tiger Army, esta vez con Nick 13 (fundador y miembro permanente), Djordje Stijepovic (ha tocado para Drake Bell, Lemmy Kilmister en proyecto alterno y Molotov), Mike Fasano (ha tocado en bandas como Ryan Roxie, Warrant, Gilby Clarke, Don Felder y Eric Clapton).

Comenzaron con “Tercio de muerte”, preludio de su más reciente álbum Retrofuture, y enseguida se escuchó “Beyond the vell”. La primera llamada para el mosh pit, que fue justo detrás de mí, estuvo a cargo de “After world”, para tomar un respiro con “Ghostfire, dark & loline night”, subiendo un poco la intensidad con “Devil you don’t know”.

Después de esta tanda de rolas Tiger Army nos regresó a su primer disco con “Devil girl”, para de nuevo ponernos intensos y un segundo mosh con “Cupid’s victims”, esto para bajar por segunda vez la intensidad con rolas más bailables y para cantar junto con Nick tales como “Prisioner of Night” y “Mi amor la luna”.

Nick se tomó un momento para establecer postura política sobre la situación con el presidente Trump, lo que desencadenó la rabia (el momento más punk) con “Fuck the world” y con ello el tercer mosh pit.

Las siguientes rolas para mi gusto son tranquilas, pero bonitas, fueron: “Eyes of the night”, “Pain” y “Paste will always be”. Después prosiguió un recordatorio de la rola más característica de la banda, la cual se debe de mencionar enseguida de pronunciar Tiger Army, misma que curiosamente cumple veinte años, estoy hablando de “Never die”.

Alrededor de las 21:30 hicieron el segundo enconre (en el primero solo salieron y entraron al escenario, menos de un minuto les tomó) y regresaron para tocar “Pepeline”, de su EP Dark Paradise, donde se mostraron las respectivas muestras de talento de Djordje y Mike. Todo esto sentó las bases para rematar con “Hechizo de amor” y “Sea of fire”.

Aunque para Nick ésta fue la última tocada del año, él mencionó que la considera parte del tour que dará el próximo año en Canadá y Estados Unidos. Cabe destacar que si bien el actual tour tiene la finalidad de promover el actual disco de Tiger Army, pues la banda aprovechó para dar una repasada a su discografía, tocando así cinco canciones de Retrofuture, tres de V, tres de Music from regions beyond, tres de Ghost tiger rise, dos de Power of moonlight, dos del homónimo Tiger Army, y una de su más reciente EP Dark Paradise. Con este repaso la banda pudo atraer a seguidores que ya le habían perdido la pista a sus materiales más recientes; mientras que los que apenas los están conociendo fue una buena forma para acercarse a sus primeros trabajos. 

Aunado a lo anterior, es un buen gesto que artistas de otra lengua hagan el intento por hablar español, y Nick no fue la excepción, esto por medio de sus sus rolas y algunos comentarios.

Y que decir de la respuesta del público que pasó por diferentes momentos, desde los previamente mencionados mosh pit (en los que te dabas cuenta porque la banda que le gusta apantallar se quita la playera) hasta instantes en los que la gente bailaba solo en su lugar, ya sea haciendo movimientos tipo de psicodelia, levantando los brazos o alguno que otro bailando ska en su lugar, y también hubo muchos aplausos siguiendo los ritmos de la batería.

Por último, Tiger Army ya suma tres visitas a la Ciudad de México: 2016 y 2017 (con dos fechas seguidas), fueron los años de los viajes previos que coincidieron con la temporada de Halloween y el Día de Muertos, festividad que parece gustarle a Nick. Así, este 2019 la fecha no coincidió con el citado Día de Muertos, pero como diría Mark Hoppus: “Podemos tener Halloween en Navidad”. 

Texto: Jorge Jordan

Fotos: Héctor Rojas Flores