Una intensa, polémica y dramática edición del KnotFest se vivió en la Ciudad de México, con buena música y ambiente festivo hasta que en el escenario principal se salieron las cosas de control, previo a las actuaciones de Evanescence Slipknot por lo que estas tuvieron que ser canceladas, el percance fue atribuido a fallas en las vallas de seguridad, situación que fue aprovechada por personas que las saltaron para invadir la sección preferente y la espera de 3 horas antes de anunciar la cancelación provocó la furia de un sector del público que causó destrozos e incendió instrumentos y equipo de sonido.

En lo que respecta a la música, el resto del cartel se presentó con grandes actuaciones de las bandas nacionales e internacionales y entre las que pudimos presenciar destacamos las siguientes:

Never Again!, un grupo originario de Tijuana que presentó su propuesta post hard core, derrochando energía sobre el escenario y con buena aceptación por los presentes.

Torcido Monkey Dream, el cuarteto poblano que fusiona sonidos metaleros con funk y rock demostraron su buena técnica y armaron el slam con su música.

Cemican, con todo el poder de su folkmetal demostró por qué ha tenido una gran recepción en los festivales metaleros en Europa, su originalidad, tanto en su música como en su imagen y concepto, ha colocado al grupo tapatío como uno de los mejores exponentes del metal mexicano.

Poker, el trío de chicas colombianas se presentó con una gran actitud en el escenario, la particular interpretación gutural de la vocalista Laura Angulo y la energía que despliegan sobre el escenario con su trashmetal tuvieron una gran recepción en el público mexicano.

Nothing More, directamente desde Texas se presentó con gran entusiasmo en su actuación, fusionando varios estilos de rock y hardrock que fueron del agrado de los presentes.

Papa Roach, con 26 años de carrera ya es un clásico del hardrocknumetal, la banda californiana combinó la promoción de su más reciente álbum Who do you trust? con algunos de sus temas emblemáticos, despertando la euforia de su público.

Behemoth, su black y deathmetal fue muy ovacionado en el escenario principal, el cuarteto polaco mostró su virtuosismo en el género, apoyado del histrionismo y fuerte presencia escénica de su vocalista y guitarrista Nerval.

Cherry Bombs, un grupo de chicas estadounidenses que realizaron un performance que combinó coreografías, pirotecnia y artes circenses con sampleos metaleros y de hardrock, dadas las circunstancias se convirtieron al final en las headliners del evento.

Así, de manera accidentada terminó una edición más del KnotFest en México, en el que al final será más recordada por los incidentes y la cancelación de los dos grupos más esperados por encima de las excelentes actuaciones que se habían brindado a lo largo del día.

Texto: Mazahuani

Fotos: Mario González