Pedro Subercaseaux García de la Huerta, conocido con aprecio como Pedropiedra, cuenta con uno de los criterios musicales más amplios que un artista pueda poseer, ya que desde sus inicios, sea formando parte de bandas o hasta su gradual derivación para ser solista, él ha mantenido la constante de no discriminar entre géneros, corrientes y estilos, pero sin perder la esencia de su sonido.
Así, con motivo del inminente lanzamiento de Aló, su nuevo disco de estudio, y la serie de presentaciones que realizará en nuestro país, es que compartimos la siguiente conversación:
 
Círculo Mixup: Pedro, han transcurrido tres años desde tu LP Ocho, y uno del lanzamiento del EP Bomba nuclear, ¿cuándo comenzaste a trabajar oficialmente en torno a Aló? Ya que tengo entendido que para esta ocasión compusiste alrededor de 40 canciones.
Pedropiedra: Las canciones las empecé a hacer en diciembre del año pasado y trabajé con el productor Cristián Heyne, él como que me puso a ‘trotar’ en la pista mucho tiempo, me dijo: “tráeme más canciones, escribe canciones todos los días”. Y así lo hice, entre enero y febrero me la pasaba escribiendo canciones, no siempre podía terminar todas, pero al final se conformó un universo de unas 42 composiciones. 
Muchas de ellas, aunque no terminadas o con alguna letra balbuceada, dieron la posibilidad de desarrollar ideas completamente trabajables. Todas esas piezas las comencé grabando en mi casa, después se grabó en un estudio profesional, pero muy chico y con lo básico. Por cierto, algunas cosas que grabé en mi casa y con el micrófono de la laptop se terminaron usando.
En ese sentido, siempre he sido desprejuiciado y poco exquisito, aparte porque este un disco donde no estábamos grabando baterías, que son más difíciles de registrar. Puede decirse que esta parte del trabajo se procuró hacerla de bajo perfil y bajo suelo.
 
Al momento de realizar esta conversación “Perdido en Viña del mar” es el sencillo más reciente y llama la atención que cuenta con rasgos de reggaeton, género que si bien se encuentra en boga, pues también cuenta con muchos detractores dentro de la audiencia en general. 
Siempre he hecho música de todos los estilos posibles, he estado súper abierto y nunca me he querido matricular como rockero, rapero u popero, a mí me gusta de todo y trato de tomar cosas de cualquier lado. En ese sentido, si bien esta canción es un reggaeton, considero que a la gente que no le gusta lo que le molesta del género es la estridencia, la misoginia o la violencia, eso es lo que no les gusta del reggaeton, porque tenerle mal a un ritmo es muy raro, incluso sospechoso. 
Han llegado a existir movimientos contra determinados tipos de música, por ejemplo, lo hubo contra la música disco en los setenta, pero al final creo que es gente fanática que está casada con una ideología. No estoy diciendo que a la gente que no le gusta el reggaeton esté mal o equivocada, pero las razones por las que en realidad no le gusta son las que mencioné anteriormente, y no es que en sí le tengan mal al ritmo, sino que se trata de la tonteraque rodea a ese movimiento.
Y respecto a mi canción, en efecto, tiene el ritmo del reggaeton (Pedro en este punto marca el ritmo en la conversación para ejemplificar. Nota del autor), pero es un rap donde se hace un poco de crítica al Festival de Viña del Mar, a la vanidad. 
Siempre he hecho las mismas canciones, refiriéndome al sentido melódico, y las letras se mantienen, lo que va cambiando es la ropa con que visto esas melodías y letras. 
Complementario “Perdido en Viña del mar” también recientemente se presentó el video de la canción “Hipnotizada”, mismo que es muy entretenido de ver, ya que que hay personas con disfraces e incluso apareces representando a un vampiro y también sale a cuadro Álvaro Enríquez (Los Tres). ¿Participaste en la idea de las imágenes o esto corrió a cargo del director Felipe Prado?
La idea fue completamente de Enrique Prado, a mí no me gusta hacer videoclips, no me gusta involucrarme mucho en ellos, pero me considero bastante dócil como para que los trabaje una persona a la que yo le tengo mucha confianza; es así como yo suelo pasarle la canción al director para que después me muestre una idea que yo generalmente acepto, esto a tal punto de tener que disfrazarme de vampiro como sucedió esta ocasión, cosa que al inicio no me causaba mucha gracia, pero la verdad es que fue cuestión de confiar en él, ya que se encargó de hacer un trabajo muy lindo al igual que sucedió con el primer video que también dirigió Felipe para la canción “Amar en silencio”.
“Hipnotizada” entonces se hizo en un bar antiguo de Valparaíso, en Chile, y como dices, me pareció muy entretenido porque esa es la idea, que la audiencia se entretenga cuando lo vea, ya que no quiero verme como el más mozo del mundo ni creerme el salvador de nadie dentro de un video, solo quiero hacer mis canciones y que no sean aburridas. 
En ese sentido, está bueno dejarse manejar la imagen por gente que tiene un concepto más acabado de esta área, porque yo me visto pésimo, no me afeito, como que no me recomendaría a mí mismo como asesor de imagen.
Dicho eso, que aparezca mi nombre en una canción junto con Álvaro Enríquez me llena de orgullo porque soy su mayor fan, por eso estoy muy contento de que haya aceptado participar conmigo.
Y otros detalle a destacar del video es que se grabó en Bar La Playa, que es un bar con más de cien años de existencia allí en Valparaíso y en donde ha ido mucha gente a echar una peda al menos una vez.
Y los exteriores fueron también en Valparaíso en una playa que se llama Las Torpederas, hay una escena donde están persiguiendo a la niña por las calles con antorchas.
Cabe destacar que los actores que aparecen se visten así siempre, ellos son así, son “vampiros reales chilenos”. Y me gustaría decir que aunque tienen una pinta que pareciera estar hecha para espantar a la gente, en realidad, por dentro son personas muy frágiles, sensibles. Eso me llamó mucho la atención porque es la contradicción total de lo que reflejan. Es una cosa muy linda y loca a la vez, ya que hubiera sido peor al revés: disfrazados como santos, pero que en realidad hubieran sido unos monstruos como lo son los políticos o los mismos sacerdotes.
 
¿Acerca de material físico tienes contemplado que existan copias para Aló ya sea en disco compacto u vinil?
Sí está planeado material físico, aunque no tanto como para los discos anteriores que han sido editados en Quemasucabeza, donde mantenemos la idea de seguir editando discos y vinilo, porque a pesar que la mayoría de la gente hace las reproducciones en las redes sociales y las plataformas digitales, todavía hay muchas personas que atesoran el objeto. Así que vamos a hacer tiradas chicas, ya no se pueden hacer 20,000 copias, pero con 1,000 o 2,000 es suficiente, y si se acaban haremos más.
Aprovecho para avisar que no habrá copias del disco en el show de Bajo Circuito de la Ciudad de México, porque debido al estallido social en Chile tenemos a todo el país detenido en distintas áreas. Eso hizo que los discos no llegaran a tiempo y el lanzamiento oficial será más adelante. No obstante, aquí en Ciudad de México presentaremos en vivo el disco completo. También estaré en Pachuca y Toluca.
Precisamente dentro del contexto complicado que se vive en estos momentos en Chile resulta emotivo notar que las canciones que has liberado hasta el momento se escuchan alegres y optimistas. ¿Qué piensas acerca de ello en estos momentos?
Hay una parte del disco que es bien alegre y optimista como dices, y hay otra con crítica social que refleja parte del hastío que se venía incubando en Chile desde hace tiempo. La verdad es que se trata de un disco que me tiene muy contento por el modo que terminó. Siempre quise hacer un disco con harto hip hop, con el sonido limpio, bailable y alegre, aunque tiene también un poco de amargura. 
Y sí, este compromiso en México ocurrió en el contexto del estallido social en Chile, lo cual hace difícil salir a promover un material, porque las personas no se sienten cómodas y no le interesa mucho escuchar un disco cuando al mismo tiempo en la calle está matando gente. Fue por eso que decidimos postergar el lanzamiento oficial del disco en físico para enero o febrero de 2020.
 
¿Y dentro de este marco cuáles son tus prioridades para concluir 2019 y proseguir con 2020?
Tengo varios compromisos en Chile que ojalá se puedan realizar dentro de lo que queda de este año, y durante el verano austral, enero-febrero, voy a venir al Vive Latino con una banda a tocar, y también tengo programado el Lollapalooza en mi país. La verdad es que voy al día, la planificación la hace otra gente, aparte soy padre de familia y por eso mi bola de cristal tiene alcance apenas para dos semanas.
 
Y para despedirnos: ¿dónde te puede localizar la gente en redes sociales, además de la posibilidad de adquirir mercancía tuya?
Mis redes sociales son pedropiedraofical tanto en Instagram como Facebook, y @pedropiedra en Twitter. Acerca de merchandising se puede adquirir en quemasucabeza.com, ahí están los discos que se envían a todo el mundo, gorras, playeras y demás.
 
 
Por: J. Alejandro Rojas Luna