Billy Idol

Palacio de los Deportes

17 de octubre 2019

La lección más importante que dejó el punk a finales de los años 70, fue que había que transformarse y evolucionar. Uno de los alumnos más avanzados de la clase fue Billy Idol, quien se convirtió en el punk favorito de MTV en los 80 con videos como Dancing with myself, White Wedding, Flesh for fantasyRebel Yell y Eyes without a face. Casi cuarenta años tuvieron que pasar para que pudiéramos escuchar esas canciones en vivo en México.

Con un Palacio de los Deportes casi lleno, el ex-Generation X y su inseparable cómplice Steve Stevens no mostró misericordia, y desde el principio utilizó sus mejores cartas, así se presentó con Cradle of love Dancing with myself, la descarga de hits continuó con la sexy Flesh for fantasy. En todo momento, el Sr. Idol demostró el buen nivel en el que se encuentra su voz, y a pesar del ya famoso audio del “Palacio de los rebotes”, el inglés pudo conectar sin problema con el público de la capital mexicana. El momento más emocional de la noche, se vivió cuando contó la historia de la muerte de su padre, el cual falleció de cáncer. Recordó como no pudo estar con él en esos momento tan difíciles, y que la canción Ghost of my guitar sirvió para estar unidos. Enseguida nos regaló una introducción acústica a su emblemático tema Eyes without a face. Más adelante, también recordó sus orígenes como punk en su banda Generation X, e interpretó el primer sencillo de aquella agrupación, así sonó Your generation. “Yo estuve ahí” gritó con su particular timbre de voz.

La noche nos tendría resevado el gran momento cuando sonaron los acordes de Rebel yell, canción que el público acompañó con los ya clásicos gritos de “more, more,”. Otro elemento a destacar fueron los solos de Steve Stevens, que quizá se extendieron más de lo necesario. Billy Idol y compañía se despidieron conla espectacular White Wedding y su energética versión de Mony, Mony, haciendo valer la espera de casi cuatro décadas.

Por: Jacobo Vázquez López