Hablar de Ric Ocasek nos lleva a The Cars, una banda que dejó un legado de postales sonoras y visuales necesarias para entender la década de los años ochenta. The Cars fue como ningún otro proyecto, el mejor grupo para explicar de qué se trataba esa etiqueta surgida a finales de los setenta llamada New Wave, como ellos en alguna entrevista dijeron “el New Wave era ese lugar donde los críticos metían todo aquello que no podían entender, no éramos punks, no éramos disco, no éramos post-punk como Siouxsie and The Banshees”. Desde su debut discográfico en 1978, demostraron que lo suyo era hacer canciones pop perfectas, y “Just What I needed it”, su primer sencillo, lo confirma. No sería hasta su quinto álbum Heartbeat City (1984) que se echarían al mundo a la bolsa con los hits “You might think”, “Magic” y “Drive”, cada uno acompañado por su video como dictaban los cánones de la todapoderosa MTV en aquellos años. Y por si esto no fuera suficiente, Andy Warhol les dirigiría el video para la canción “Hello Again”, donde el padre del pop interpretaría el papel de un cantinero. ¿A caso puede haber algo más pop que esto?

Sin embargo, su siguiente álbum Door to Door (1987) no superaría el reto que había dejado su antecesor, y el grupo se separó. Ocasek complementaría su carrera solista con la de productor, firmando discos de Weezer, No Doubt y Nada Surf entre otros.

La New Wave norteamericana tuvo una característica muy especial, y era que se consideraba un movimiento simpático y divertido, pero no para tomarse en serio. Sería el mismo Kurt Cobain que al citar como influencia directa a Devo, revaloraría a nivel masivo el legado de los creadores de “Whip it”. Por otro lado, y ya en el siglo XXI, Brandon Flowers, vocalista de The Killers haría lo propio al mencionar como influencia de su música a The Cars, y el gran trabajo como compositor de Ric Ocasek.

El pasado 15 de septiembre de 2019 el corazón de Ric Ocasek dejó de latir, y con él, la vida de uno de los músicos que mejor entendía el concepto de lo que es la música pop. Quedan sus canciones, sus videos y la idea que la música que en un principio es difícil de clasificar, es la música que puede resultar más interesante y más inspiradora.

Por: Jacobo Vázquez López