“No habrá despidos en el Instituto Mexicano de la Radio (IMER)”, afirmó esté día Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia de la República, y agregó: “Se va resolver  antes del viernes, toda la situación económica y todas las deudas que se tienen por el recorte y, como lo presentó el presidente de la República, antes del viernes se va a resolver todo esto”.

Lo anterior es la respuesta con motivo de la serie de  reacciones que causo el anuncio del 25 de junio donde se dio a conocer que a partir del próximo 1 de julio, debido a restricciones presupuestales, el IMER se verá forzado a cerrar estaciones, con lo cual se dejarían de transmitir 2 mil 900 horas de contenido, situación que se liga con que 241 personas contratadas por servicios profesionales y honorarios serían despedidas, esto debido al bloqueo de los recursos financieros con los que opera el IMER, acción que derivaría, entre otras cosas, en afectar al Sistema Nacional de Noticiarios (SNN), además de restringir transmisión de las estaciones Reactor 105.7 FM, Opus 94, Horizonte 107.9, Radio México Internacional, Música del Mundo, Interferencia HD y Jazz Digital.

Así, productores, guionistas, locutores y demás prestadores de servicios, se dijo en un inicio, laborarán hasta este viernes 28, día en que concluyen sus contratos, aspecto que representa una reducción del 35% del personal, ante el recorte presupuestal que aplicó el gobierno federal.

De este modo, este es parte del marco de contexto de lo que está ocurriendo con la radio pública cuyo carácter es social, no exclusivamente por su contenido sino por los recurso económicos que requiere para su funcionamiento. Las radios públicas son distintas entre sí, las hay universitarias, estatales, indigenistas, comunitarias y no todas persiguen los mismos fines, pero la labor de todas ellas funciona como complemento, motivo por el cual es digno de atenderse el caso del IMER, espacio que en su conjunto alberga hasta el momento diversas opciones para una audiencia que hoy más que nunca requiere estar informada y en contacto con la cultura.

Por: J. Alejandro Rojas Luna