El sábado 23 de marzo ocurrirá un concierto significativo debido al trabajo y dedicación depositado en concretar el álbum The Golden Hour, disco debut de la banda SOLS que ubica su sonido en el rock progresivo de alta calidad y nacional.
De este modo, Julia Zenteno, guitarrista y fundadora de la agrupación, platicó en torno a la realización de este material que está por develar su esencia y secretos. 
 
Círculo Mixup: SOLS está por presentar el álbum debut The Golden Atom, del cual ya se conoce el sencillo “Acanto”, así pues, para llegar a este punto, ¿cuáles fueron las etapas clave y trabajo realizado que permitió conformar la banda y derivar en esta producción?Julia Zenteno: Comencé a componer y trabajar la música desde 2013, ahí empezó el proceso, incluso algunas de estas canciones llegué a interpretarlas sola con mi guitarra y una loop station, pero, posteriormente, tras un tiempo de vivir fuera de México, al regresar me reencontré con amigos de la escuela de música y algunos nuevos que terminaron formando parte de SOLS. Así, a base de probar y experimentar se fue consolidando la alineación, lo cual nos llevó a que durante 2018 nos dedicáramos a la pre-producción del disco. Tuvimos muchos ensayos para pensar en la instrumentación y la distribución de las partes de cada quien, además del trabajo de arreglos realizado entre todos. También hicimos grabaciones a modo de estudio casero con nuestro amigo Ulises Chávez.
También hubo trabajo para transcribir la música de partitura, de eso se encargó otro amigo, Rodrigo Flores. Con base en eso decidimos quiénes serían los colaboradores del disco y de ahí partimos a Holanda con nuestro productor Felipe Souza, y con el apoyo adicional de Ricardo Jiménez, que es otro de nuestros productores. Allá es donde nos alcanzaron los colaboradores externos y ahora sí comenzamos a grabar el disco formalmente.
 
The Golden Atom se grabó en Holanda, ¿en qué estudio realizaron las sesiones y qué los motivó a viajar hasta allá?
Grabamos en un estudio que se llama Sandlane Recording Facilities, y fue una recomendación muy afortunada por parte de una co-productora, además de nuestro productor Felipe Souza, porque el ingeniero y productor que trabaja en ese estudio, Joost van den Broek, hace muchas cosas de metal sinfónico y rock progresivo. Además es tecladista de una banda llamada Ayreon, y pues también es experto en grabar orquestas de cámara sinfónicas o coros. Así, ese estudio tenía las condiciones ideales para grabar el disco en el formato en vivo que lo hicimos. Eramos nueve músicos tocando al mismo tiempo. Nunca hubo tomas repetidas ni indicaciones del tipo ‘córtale aquí o allá’. Fueron tomas de corrido con micrófonos ambientales y sin truco, tal y como grababan The Beatles antes.
Este estudio nos permitió grabar todo el disco en cinco días.
 
The Golden Atom se conforma de ocho canciones, todas ellas instrumentales, tomando como punto de referencia “Acanto” ¿qué técnicas de grabación emplearon para obtener el sonido distintivo.
Todos los temas se grabaron con los mismos principios de grabación, en vivo, con tres-cuatro micrófonos ambientales en el cuarto. Cada guitarra estaba microfoneada con un ampli y estaban muy cerca entre sí, no había paneles que aislaran el sonido. Ahí fue muy importante la mezcla de sonido. Asimismo, teníamos el violín aparte en un cuartito, ese era el violín de Andrea, mientras que el otro violín de Nirl Cano salía por otro amplificador de guitarra eléctrica. La batería de Mike Nu Na estaba al fondo con unos paneles para que no se contaminara el sonido y teníamos dos bajos, uno de Marco Machera más enfocado a efectos mientras Javi Reyes hacía el bajo más tradicional. Nacho Gómez se encargó del piano y los teclados.
 
Esta canción originalmente nació con patrones rítmicos y melódicos a partir de la guitarra y el violín, pero cuando grabamos estas partes las distribuimos para que el violín de Andrea y la guitarra de Gaby Suárez se acoplaran haciendo pizzicatos a los cuales se sumó el resto de la banda y las texturas. Al final hay un solo de guitarra que grabé yo.
Esta es una canción muy cambiante y cuenta con contrastes intensos que hacen alusión al título, pues el acanto es una planta muy filosa y dulce. Eso aporta una imagen entre lo agresivo, rockero y las partes dulces que se localizan principalmente hacia el final de la pieza.
 
Tengo entendido que un sueño sirvió como inspiración y referencia para el título del álbum. Julia, ¿tienes afinidad por los temas científicos? ¿Y por qué decantarse en hacer un álbum instrumental y no uno con voces?
Sí tengo afinidad por los temas científicos, aunque no soy una persona que sabe de la ciencia y el funcionamiento de las cosas, pero siempre me han interesado cuestiones como la física y la medicina, esto reconociendo que son terrenos muy bastos.  
Me llaman la atención cuestiones como el espectro electromagnético, los átomos  y el universo en su conjunto.
Estás cosas me intrigan porque además están unidas a la naturaleza de quiénes somos. Esta cuestión del átomo es simbólica porque remite a valorar lo más pequeño que deriva en crear organismos grandes. Éste es parte del mensaje que trata de transmitir el disco, decirle a la gente que lo que cada quien tiene es algo valioso sin importar si es pequeño u grande, pero a partir de algo muy pequeño se puede crear algo maravilloso.
Por otro lado, he explorado bastante en el terreno de la composición, en 2013, cuando comencé a componer las piezas actuales, sentí que estaban completas y no necesitaba una voz o palabras que las explicaran. En la música hay un dejo de inocencia y comunicación universal al no usar un idioma, eso permite tocar a personas de cualquier cultura.
Quizás en algún momento haya algo con voces o con algún coro, no estoy cerrada a eso, pero me gusta la universalidad que se logra por medio de la música sola.
 
El lanzamiento del disco viene acompañado del concierto de presentación que se realizará 23 de marzo junto con las bandas Echotest (banda de Julie Slick, Adrian Belew Power Trio y The Crimson ProjeKct) y Mylets.
Al respecto, siendo una banda independiente, ¿qué ha representado para ustedes organizar este concierto y hacerse acompañar de ambas agrupaciones?
Siendo una banda independiente producir este evento ha sido un reto muy grande, venimos organizándolo desde noviembre del año pasado y hemos estado coordinando los viajes de los grupos y colaboradores que vienen desde Italia y Estados Unidos. Ha implicado un esfuerzo económico por parte de muchas personas y también ha sido un proceso de aprendizaje importante realizar este evento que es grande. Nos ha apoyado gente muy querida, pero definitivamente rentar un foro, hacer uno mismo la publicidad con flyers y posters, además de difundir entre los medios, es más difícil de lo que parece porque son muchas áreas que cubrir. Es una cosa bastante ardua y gratificante a la vez poder hacer este concierto donde el disco se presentará en formato físico, y un mes después saldrá en digital. Por cierto, posterior a este evento, tenemos planeado sacar dos sencillos más.
Y en el concierto podrán ver a SOLS tal cual grabamos el disco con nuestros colaboradores Marco Machera (bajo con efectos), Alessandro Inolti (batería y percusión), Henry Peter Kohen (guitarras), y Andrea Calderón (violín). 
También podrán escuchar a los grupos con las cosas nuevas que traen Echotest, que presentará su actual disco Daughter Of Ocean, material que grabaron durante los meses recientes.
¿Qué relación mantiene SOLS con el formato físico ya sea en disco compacto u vinilo? Esto porque la imagen que acompaña a “Acanto” en Bandcamp es muy bella y muestra que ponen particular atención en la parte visual.
Nos importa mucho, sabemos y entendemos la transición que estamos viviendo como sociedad, pero hay una profundidad en el contacto con el objeto físico y el arte en general que percibo que nos estamos perdiendo.
El formato físico permite la posibilidad de saber cómo están hechas las cosas, poder leer y ver el arte, es ahondar en lo que te está ofreciendo un proyecto. Yo soy gran consumidora de CDs y vinilos, compro muchos más que cosas como ropa o hasta comida en el supermercado. Puedo salir de una tienda de discos hasta con seis.
Así crecí, escuchando discos y leyendo booklets para conocer los estudios donde se hicieron las grabaciones. Por otro lado, estoy en contra de la cultura de la inmediatez y solo escuchar un single, porque nuestro trabajo representa tanto esfuerzo para poder producir un disco. Hay un trabajo muy fuerte detrás de ello y nosotros queremos que la gente se dé la oportunidad de escuchar un disco, y sabemos que hay muchas personas que lo disfrutan. Queremos rescatar aunque sea un poco la cuestión de la apreciación del arte.

¿Cómo evalúas la escena del progresivo en México? Ya que se trata de música que no necesariamente tiene la misma exposición que géneros comerciales, aunque su nivel sea más alto.
Siento que la etiqueta o bandera del rock progresivo está orientada a cierto tipo de espacios o público, pero  considero que está música es accesible para cualquier tipo de persona. A lo largo del tiempo me he llevado la sorpresa de dar con audiencias que inicialmente no están familiarizada con el género, pero se dejan llevar y les gusta. Siento incluso que hay nueva música progresiva que se ha gestado desde tiempo atrás, misma que está permitiendo conocernos entre las propias bandas y músicos individuales. Eso nos está fortaleciendo para exponer nuestro trabajo.
Del mismo modo, al menos en ciertos círculos, se está dignificando más está labor para dejar de ser considerada como música de bar. Soy de la idea de que hay que llevar esto hasta donde sea y hacerlo en espacios donde el sonido se pueda escuchar lo mejor posible.
 
¿Julia, palabras finales para despedirte de esta comunicación?
Los invito a que se acerquen a las redes sociales para enterarse de nuestros conciertos y actividades, que conozcan nueva música. 
Y por supuesto, que acudan a la presentación del disco en el Foro Cultural Hilvana este 23 de marzo.
 
Por: J. Alejandro Rojas Luna
 
Facebook: /music.sols/
Instagram: @Sols.music
Página web: www.sols.band