Describir el sentimiento de internarnos en cualquiera que sea la narración y sorprendernos cada vez más y más cuando las páginas comienzan a pasar casi sin percatarnos ante nuestros propios ojos, es una de las satisfacciones más gratas que nuestro instinto lector puede disfrutar.

Al igual que introducirse en cada escenario propuesto por esas letras, sentir un momento de frío, acariciar la obscuridad, contemplar con nuestra piel los troncos que habitan un bosque, oír los crujidos de los huesos mudos al ser quebrados, erizarnos ante los capítulos más crueles; todos esos aspectos sin diluir se amplifican en Música Nocturna.

Es un título publicado por Tusquets Editores en su colección Andanzas con la autoría de John Connolly quien estudió filología inglesa en el Trinity College y periodismo en el Dublin City University. Reside en Dublín, pero pasa parte del año en Estados Unidos, donde se desarrollan sus obras.

¿Es algo para poder acostumbrarse? Por suerte no; los relatos que se incluyen en este compendio son el suspenso andando, se puede respirar el sobrio frío de algunas zonas descritas por el autor, como los enormes salones que cruzaremos, al igual que los bosques profundos donde ni la luz de la luna se atreve a entrar. Así los objetos viejos y abandonados, estáticos y sucios son emblema curioso que en muchas ocasiones palpitan al llamado de no poder despegarse de la narración de Connolly.

Esta novedad literaria traducida por Victoria Ordóñez Diví está dividida en trece textos, donde cada uno de estas partes extienden y prolongan el susurro de la esencia que cada una de ellos contienen; son cúmulos incesantes de curiosidad literaria y provocativa que aclaman a una lámpara en la madrugada para continuar la lectura, donde en lapsos se ha de enfría un té o un café por hipnotizarnos entre las líneas de los relatos.

El beneficio de la duda te hará despegar la imaginación a las posibilidades que se dejan entre ver en cada una de las estructuras del clímax de las historias narradas por el autor y por supuesto de los desenlaces. Esos espacios entre los latidos de nuestro corazón se prolongarán lo bastante para ocasionarnos una caricia escalofriante en todo nuestro cuerpo, al descubrir a cada paso de la lectura la vívida intención y aspecto de cada uno de los personajes, los paisajes y los escenarios.

Como sentirse acechado por la obscuridad, percibir los riesgos y suspirar la muerte que deambula todo el tiempo cerca… como escuchar simplemente la música nocturna.

Es autor de la novela Malvados, del volumen de relatos de terror Nocturnos, y de la serie de novelas policiacas protagonizadas por el detective Charlie Parker, tituladas Todo lo que muere (Shamus Award 1999, finalista del Bram Stoker Award y del Barry Award 1999), El poder de las tinieblas, Perfil Asesino, El camino blanco(Barry Award 2003), El ángel negro, Los atormentados, Los hombres de la Guadaña, Los amantes,Voces que susurran, Más allá del espejo, CuervosLa ira de los ángeles, El invierno del lobo, y La canción de las sombras. Connolly fue el primer escritor no estadounidense en ganar el prestigioso Shamus Award.

Por: Alan Garay