Capitana Marvel (Boden y Fleck, 2019), introduce en el cine al personaje creado por Roy Thomas y Gene Colan en 1969: Carol Danvers, una humana que adquiere sus poderes por accidente, que es adoptada por una raza alienígena llamada Kree, que se encuentra en guerra con otra raza, los Skrulls, con quienes compite por territorios planetarios y espaciales.

Desde el inicio de la película, la protagonista intuye que algo no está bien, que hay secretos e información incompleta que debe ser aclarada, al mismo tiempo que debe sobrevivir en un contexto de conflicto bélico que provoca su captura y subsecuente regreso al planeta Tierra por ahí de 1996.

Resultó cierto, la película procura subrayar el hecho de que la protagonista es mujer mediante situaciones y retrospectivas de inequidad de género. También fue cierto que procuró refrescar al personaje para acercarlo a la gente que, similar al Capitán América, ninguna de las encarnaciones de Capitán(a) Marvel ha sido entrañable o especialmente carismática. Y también fue cierto, a la película le fue bien en taquillas.

Capitana Marvel no trae una gran creación de personajes, apenas delineados, tampoco plantea una historia profunda, ni parece haber sido nunca la intención; sólo es una serie de cosas que pasan para llegar del punto A al punto B con revoltura de escenas de acción, humor, contexto noventero deslavado, y que conllevan al autodescubrimiento de la independencia femenina con todo y gatito (perdón: flerken) marginal y chorro de referencias para los conocedores del cómic (porque al parecer los lectores de cómics disfrutan más las películas de superhéroes, ¡quién lo hubiera pensado!).

Otra vez, nada nuevo en un estatus quo del cine de superhéroes, en un momento en que no hay: estudios, creadores, equipos cinematográficos con la capacidad de generar un cambio, ni grandes públicos que lo exijan ni lo requieran.

Marvel Studios’ CAPTAIN MARVEL
Captain Marvel (Brie Larson)
Photo: Film Frame
©Marvel Studios 2019

Y no es que esté mal, es una fórmula práctica y se mantendrá en la industria mientras sea así (¡mainstream!). La película funciona y resulta accesible a un público amplio; podría decirse que la crítica habría sido más benévola si Capitana Marvel hubiera sido brandeada by Pixar” en lugar de Marvel Studios. Incluso el insulso e involuntariamente sarcástico “Thank you, Stan” abona intensa-mentea la alegría y tristeza del corazón palomero. Ahora a esperar Avengers: End Game (Russo y Russo, 2019) para saber en qué continúan las aventuras de Carol Danvers.

Por: Víctor De Lucio @elipsigrafo