Murray A. Lightburn es compositor, músico, vocalista  productor, director y cree fervorosamente en el poder que tiene tanto la música como el arte en su conjunto, aspectos que Murray ha plasmado en The Dears y por cuenta propia, terreno donde este año lanzó Hear Me Out, segundo álbum que sirve de medio para regresar a presentarse a la Ciudad de México este 9 de marzo. 
De este modo, platicamos con Murray acerca de la concepción de su actual obra.  
 
Círculo Mixup: Murray, justo este 22 de febrero que realizamos la entrevista ha sido lanzado Hear Me Out, tu segundo álbum solista. ¿Cuáles fueron las etapas que seguiste para grabar y concretar el material? 
Murray A. Lightburn: Comencé a escribir el álbum, formalmente, en el verano de 2016. Trabajé cada día por un par de meses. Tenía restricciones de tiempo por el tour que estaba por comenzar con The Dears ese otoño. Así, grabé demos y tanto lentamente como cuidadosamente comencé a tocar esos demos para gente que pensé que podría involucrarse con el proyecto; músicos, productores, disqueras, managers, etcétera. En ese intervalo hice el tour del disco Times Infinity Volume Two con The Dears, además que trabajé con algo de música para el video juego We happy few, y produje el nuevo álbum de Hawksley Workman. El día después que quedó terminado ese disco comencé a grabar mi Hear Me Out con Howard Bilerman. Fue un proceso rápido de cambio, ya que todos los participantes sabían muy bien lo que estábamos haciendo. Cuando estuvo terminado toqué el álbum para Dangerbird quienes se ofrecieron a lanzarlo. El día que finalmente fue lanzado estaba increíblemente aliviado.
 
¿Es significativa la diferencia que entre componer canciones para una banda como es The Dears que hacerlo para tu trabajo solista?
Hay una gran diferencia. Cuando escribo para The Dears, hay muchos parámetros a los que me debo adherir. Con esos parámetros en cuenta hay de por medio mucha experimentación. Cuando trabajo en material por mi cuenta casi no hay parámetros o reglas para lo que puedo hacer, no hay banda personal.
Por mi parte puedo decidir qué instrumentación y orquestación no generará problemas en el futuro. A su vez, puedo presentar las canciones de cualquier manera que yo quiera. Lo que quiero hacer solo es menos experimental; eso lo reservo para The Dears. 
¿Para este segundo álbum qué técnicas, o instrumentos que destaques, aplicaste para obtener el sonido que podemos escuchar a lo largo de las diez canciones que integran el disco?
Este álbum se acercó en buena medida a la forma tradicional. Hay algunos toques de ‘mellotron’, pero aparte de eso lo principal es la guitarra, batería, bajo y órgano. Hay cuerdas en un 70% del disco. Yo toqué vibráfono y las campanas tubulares. De igual modo toque la guitarra con la banda y la mayor parte del tiempo fue con mi guitarra Harmony, la cual es un instrumento con un sonido muy obscuro que quedó muy bien colocado para el álbum. Y para las cosas brillantes, por supuesto, use mi Fender Jazzmaster del ’66.
 
¿En el presente qué relación llevas con el formato físico de la música?
Personalmente me gusta una simple y casi mínima aproximación el empaque de los discos. Dejé de incluir letras también. Realmente prefiero que la audiencia simplemente ‘suelte la aguja’ sobre el disco y sueñe junto conmigo en vez de enfocarse en un empaque elegante.
Invierto mucho tiempo obteniendo la secuencia de música correcta, así que espero que que la gente que aún consume música de esta forma obtenga algo d ella jornada de escuchar el álbum y de toda la intención. Imaginen cómo sería leer una novela capítulo por capítulo, pero no en orden. Eso es algo que pienso debe ser evitable.
 
¿En qué momento consideraste que Hear Me Out estaba concluido definitivamente? 
Mi cerebro no trabaja exactamente de esa manera… como dije comencé a escribir en el verano de 2016. Busqué grabar este disco porque fue obvio para mí durante el tiempo que dediqué para grabar los demos de las canciones “When They See Me” y “Hear Me Out” la dirección que debía tomar el disco en su conjunto. Trabajé de manera extremadamente organizada, así que el disco se convirtió en otro proyecto entre otros con los cuales estaba comprometido. Todo lo que necesitaba era tiempo y los recursos, cosa que no pude tener por casi dos años e incluso cuando esa ventana era era pequeña lo que hice fue ejercitar la paciencia todo el camino, algo con lo que muchos artistas, yo incluido, tenemos problemas para lidiar con eso. Quise que todas las circunstancias estuvieran a favor antes que el disco fuese lanzando al público porque realmente he creído en lo que estoy haciendo.
 
Debido a que actualmente la música se escucha demasiado rápido ¿qué detalles destacas a la gente para que pueda poner atención en ellos?
El disco fue grabado en una cinta de 24 tracks y 2 pulgadas. La banda tocó en el estudio sin “punch-ins”, asi que escucharán muchos detalles humanos. En “I Give Up” puedes escuchar el piano colocado perfectamente en la bocina izquierda y es tocado con excelencia por Liam O’ Neil. Hay mucha madree en este álbum, algo que ya no escuchas mucho en discos modernos. Espero que todos puedan escucharlo.
 
Te presentarás esta ocasión en Departamento de la Ciudad de México. Al respecto, Hear Me Out cuenta con varios instrumentos, ¿qué formato emplearás para realizar tu presentación? 
Estoy tocando principalmente solo con mi guitarra. Quiero transmitir al a la gente el lugar de donde vinieron mis canciones. Habrá un cuarteto de cuerdas para una parte del et. mi cabeza siempre está llena con esos sonidos. Será una muy íntima noche conmigo.
Murray, ¿tienes palabras finales para despedirte de esta conversación?
Realmente estoy viendo hacia delante para estar en México otra vez. Es uno de mis lugares favoritos en la tierra y siempre me hacen sentir que estoy en casa.
 
Por. J. Alejandro Rojas Luna
Redes sociales de Murray A. Lightburn: