LIBROS Prohibido suicidarse en primavera de Alejandro Casona

El complejo de la mente humana es quizá precisamente ese detalle, un complejo; una fijación abstracta que difumina aún la poca visibilidad delante de nosotros: a lo que la mayoría llamamos vida. En “el hogar del suicida” el doctor Roda intenta estudiar la mente del que pretende despojarse de su vida ya que una parte de su pasado la familia de él recurrió a quitarse la vida.

Alejandro Casona da mérito recalcado e imprescindible a la minúscula estancia del humano, y no sólo de un ser, sino del ir y venir general de cada aspecto cíclico de la vida. 

Sin embargo, el espectador de la obra en este caso es el lector, dará crédito a cierta intimidad con el pensamiento individual respecto al tema con un tabú social, meramente confinado al rechazo en todo rededor del humano. La desesperación y la ironía son mezclas al sazón de adentrarse con la idea de cada acto descrito por Casona y no da pauta al detenerse con la lectura mutua de cada línea y la participación interna del pensamiento, y aún más del sentimiento, del conocimiento, la razón y la conciencia que cada uno que conlleva a juzgar la historia, el tema y nuestro contexto social.

Es la vertical en el materialismo que une a una imaginación sacrificada en los personajes, poseen cualidades bilaterales por la pérdida de largos días; son el sostenimiento en ellos mismos por esperanzas olvidadas. Y a manera de lúcida resaca, de amargura quizá o felicidad también; en realidad juzgará cada lector, se germinan personajes minuciosos para contraponer al término del suicida y a lo que lo orilló a incrustarse en ese término. 

Alejandro Casona fue dramaturgo y maestro español de la Generación del ´27 y esta obra de teatro en tres actos se estrenó en México el 12 de junio de 1937.

Por: Alan Garay

PageLines