COBERTURA 28 de abril de 2018, fecha del parto natural de Cntrl Fest

PEPSI CENTER WTC

\\28 de abril de 2018//

Se considera que cuantos más atajos de teclado conoces, mayor dominio demuestras como usuario de computadoras. 

Así, pulsando la tecla CTRL al mismo tiempo que otras se consigue que el sistema operativo y sus programas copien, corten, peguen, guarden, abran y hagan un sinfín de operaciones. Y es justo esa analogía la que identificó al Cntrl Fest, festival que vivió al cabo su primera edición con base en un cartel que congregó en un mismo espacio a músicos legendarios con exponentes contemporáneos que comparten código genético dentro del tejido sintético del synth pop, el new wave y el Electronic Body Music. 

Nonotak Studio, el proyecto colaborativo entre Takami Nakamoto y Noemi Schipfer, quienes crean instalaciones donde se combina música en directo e iluminación, se encargó de abrir la sesión por medio de conexiones auditivas y visuales convertidas en canciones sujetas a la interpretación de cada espectador.

Acto seguido ocupó el escenario Tom Furse, el hombre encargado de los sintetizadores en The Horrors, y quien en dentro de este recinto presentó debutó con su acto solista ante el público que lo vio ocupando sintetizadores y cajas de ritmos para generar ambient y beats bailables.

Tocó el turno de Richard Devine, músico y productor identificado por crear y distribuir milimétricamente sonidos electrónicos antiguos con tecnología de punta muy difícil de descifrar, pero que sorprende por encandilar por su complejidad.

Tres actos con sus manifiestos y argumentos musicales habían transitado y ahora llegaba el momento de presenciar a The Horrors, banda que desde hace diez años se ha mantenido en evolución constante, ya que en sus orígenes hizo excelente post-punk, pero al día de hoy es sumamente detallada al integrar shoegazing, dream pop, psicodelia y rasgos industriales en su sonido, elementos que en su conjunto estallaron ante la audiencia dejando constancia que se trata de una de las mejores bandas del presente.

A The Horros le siguió uno de los referentes obligados al interior de la música electrónica hecha en México desde principios de la década de los 80’s: Década 2, agrupación que en su momento existió por obra de Mateo Lafontine y Carlos García, y en la actualidad es individualmente Lafontaine quien mantiene vigente la historia de manipular sintetizadores análogos y digitales para encauzarlos a la creación de secuencias, armonías y atmósferas. Auténtico reconocimiento por parte de la gente a Década 2.

Bajo esta tónica ocupó después posición Black Line, otro proyecto colaborativo distinguido por la experimentación sonora dirigida por el icónico vocalista y fundador de Nitzer Ebb: Douglas McCarty, quien se combina con el productor Cyrux Rex. Ellos se encargaron asfixiar con sonidos crudos e implacables provenientes desde lo mas hondo de la música industrial y el EBM.

Con base en lo anterior todo estaba dispuesto para las presencias fantasmagóricas de Gary Numan y Front 242, respectivamente, ya que después de algunas horas del parto de CNTRL_F el escenario se transformó en su totalidad, pasando de ser un lugar visible para los vivos para convertirse en un escenario de los espectros. Gary Numan, el habitante de la “Ghost Nation”, el portador del “Halo”, el tripulante de “Cars” en la era post post industrial, un amigo incondicional “Are Friends Electric?”….Gary Numan cuyo nombre es ruina, “My name is Ruin”….Gary Numan cuya presencia desborda el escenario y se transmuta en tonalidades apocalípticas pero al mismo tiempo renacentista, ofreció al público un concierto honestamente increíble. 

Minutos después, la presencia de Front 242 fue aclamada por el público. Posterior a la experiencia oscura y sinérgica de Gary Newman, esta banda creo una atmósfera electro industrial que puso a bailar a todo mundo. A decir verdad se escucharon canciones como “Until death”; “Commando” que encendió el recuerdo de la guerra y la milicia; y finalmente el escenario explotó con “Headhunter”, una maravillosa muestra de la fuerza de Front 242 por criticar y atacar el funcionamiento del sistema político y económico. Al final la presencia de espíritu chocarrero de Front 242 se combinó a la perfección con el espectro de la muerte de Gary Numan.

Y cerró Luke Vibbert, especialista en la concepción de electrónica acida, house, IDM, drum n’ bass y derivados del hip hop, quien confirmó lo dúctil y versátil que es la música hecha con tecnología de punta.

Cntrl Fest concluyó de este modo y apagó su programa, mismo que ya comienza a cargarse con nuevas herramientas para lo que será su siguiente edición.

Por: Valentina Morales Torres y J. Alejandro Rojas Luna

Fotos: Héctor Rojas Flores

PageLines