La música es un elemento donde distintas culturas y tradiciones pueden coexistir e influir entre sí, muestra de ello es TransitarEs, dúo conformado por Ruth Ramírez (mezzosoprano del INBA) y Gerardo Matamoros (tenor del INBA, guitarrista y cantaor) a la guitarra, quienes con base en su álbum debut Viajes del Corazón (2018) amalgaman elementos de la música popular mexicana con el flamenco español.

Asimismo, el pasado 22 de febrero presentaron su disco en el Museo Mural Diego Rivera, situación que dio motivo para platicar con ambos artistas en torno su trabajo y lo basto que puede llegar a ser la conjunción de sonidos en un mismo proyecto:

He aquí el dialogo:

Círculo Mixup: ¿Dónde se localiza la formación musical de ambos? Esto porque la propuesta de TransitaEs denota estudio amplio de los géneros que abordan.
Gerardo Matamoros: Mi formación musical comienza desde muy temprana edad, en mi casa siempre hubo una guitarra y empecé a tocarla desde que la pude cargar. Haber comenzado a tocar tan pequeño este instrumento me dio el espacio suficiente de experimentar y pasearme por muchos géneros tales como la guitarra clásica, el jazz, el rock, el blues y hasta el flamenco, entre otros.
Mi padre, que es un melómano, se encargaba que hubiera buena música siempre. Recuerdo en la niñez haber escuchado música novo hispana, el famoso disco de Paco de Lucía donde viene la canción “Entre dos aguas”, también a Manolo Sanlúcar, Pat Metheny, Al Di Meola; en fin, la guitarra fue aquello que me hizo acercarme y entender la música.
 
Ruth Ramírez: Desde mi infancia había música como la de Beethoven y Mozart, pero también se escuchaban boleros. A los 15 años tuve la fortuna que a la vuelta de nuestra casa se estableció una peña de música latinoamericana, y podría decirse que ahí nos la vivimos, para mí fue un descubrimiento conocer la riqueza de esos ritmos y con artistas de primer orden, porque fue justo cuando ocurrieron los golpes militares en Argentina y Uruguay, de ahí que vinieron a refugiarse artistas increíbles, tuve el honor de conocer a Alfredo Zitarrosa, además de tríos y otros solistas, en fin, fue un movimiento que a mí me marcó y comencé a cantar por esa razón ese tipo de música. Más tarde, como a los 18 años, decidí tomarme esto con mayor disciplina, así que entré a la escuela a estudiar técnica de canto y teoría musical, entre otras áreas.
Estos fueron los orígenes y hasta la actualidad donde emprendimos este proyecto que conjuga música latinoamericana con tintes flamencos.
 
CM¿Y cómo derivaron para trabajar en conjunto y darle forma al proyecto?
GM. Podría decirse que fue un accidente, Ruth y yo trabajamos en el mismo sitio, somos integrantes del coro de Madrigalistas de Bellas Artes y, un buen día, platicando, nos encerramos en un cuarto de estudio y comenzamos a crear con la guitarra y la voz, todo fue muy espontáneo, fuimos dejándonos llevar por lo que se iba suscitando. Ruth es una persona con facultades increíbles en la voz, que es muy versátil, tersa y fina, eso me dio apertura para experimentar con los sonidos.
Actualmente estamos en el proceso de definición y quizás ese trabajo no se termine, ahora decidimos hacer un repertorio de música latinoamericana donde algunas canciones las sazonamos con flamenco, hicimos un bossa nova, y blues en algunas canciones de manera sutil.
La etiqueta de como nos definimos como dúo creo que la dará tanto el público como la trayectoria que desarrollemos, misma que nos ubicará en alguna escena musical especifica.
 
RR. Gerardo es un genio con la guitarra, como dicen los flamencos: ‘tiene duende’, además es una persona creativa y muy abierta a la experimentación. Es cierto que todo sucedió de manera espontánea y agregaría que salió del corazón trabajar en torno a las canciones y hacerles arreglos, donde abordamos también la mezcla del son mexicano con sonidos flamencos.
Por ejemplo, Gerardo es autor de una petenera, relacionada directamente con el río Papaloapan. Eso es parte de lo que nos ha permitido viajar y querer contar historias que toquen al público. Las canciones son pequeñas historias en donde están retratados nuestros amores y desamores, ahí es donde finalmente nos exorcismos todos.
 
¿Cómo definieron el rumbo que tomaría el sonido de TransitarEs?
GM. Últimamente he visto que en el mercado de la música se han dado fusiones interesantes, por ejemplo, está el dueto guitarristico de Rodrigo y Gabriela, quienes hacen canciones desde el folclor hasta el heavy metal, las transforman en rumba y todo por medio de guitarras acústicas. También está el caso de Lila Downs que hace una fusión de neo folclor muy a su estilo, y nosotros estamos en la búsqueda de abordar la música popular, pero con nuestro sello personal de incursionar con un modo de tocar la guitarra y cantar que no suene a los demás.
En nuestro disco, de manera introductoria, iniciamos con flamenco por medio de una soleá por bulerías para después fusionarlo con el Huapango.
Es un modo de fusionar las músicas trasatlánticas, la parte baja de Andalucía con México, y con los detalles provenientes del blues se obtiene una especia de trinidad musical de fusión.
Esa es la corriente que nosotros estamos siguiendo.
 
Actualmente la oferta de música para escuchar se ha multiplicado debido a internet, ¿Qué han hecho ustedes para difundir su trabajo? 
GM. Dentro del oficio de ser músico en otros tiempos se decía: ‘¿vas a ser músico, y de que vas a vivir?’. El clásico tópico.
Pero creo que actualmente el destino está alcanzándonos a todos en cualquier profesión, a todos nos está costando trabajo profesionalizar nuestro oficio. Por eso vemos abogados u dentistas dedicándose a cosas que no son las que estudiaron, porque la sobrespecializacion hace que se agoten las posibilidades y ahora se requiere de toda la inteligencia para profesionalizar lo que uno hace. Esto no es privativo de la música.
Nosotros tenemos la fortuna de contar con un trabajo fijo que nos mantiene, somos un par de músicos con trayectoria donde ya saltamos el umbral que nos permite vivir de lo que amamos hacer. Este proyecto viene a ser una consecuencia de. Y las cuestiones publicitarias, de marketing y promoción son especialidades que uno contrata y paga por separado, nosotros mismos vamos aprendiendo cómo es esta parte del movimiento para llevar la música a donde queremos.
 
RR. Efectivamente somos afortunados de poder llevar al cabo nuestros proyectos de personales a la par de nuestro trabajo fijo. Creo que en este disco la música habla por sí sola e independientemente de las etiquetas, eso nos permite seguir explorando y marcando nuestro estilo. Estamos en ese desarrollo y evolución personal, y como duo también estamos aprendiendo el rollo del marketing y el trabajo en las redes sociales. Laura Díaz (Barullo Digital), nos ha apoyado infinitamente para andar este camino. Por eso nos tiene muy contentos y emocionados presentar esta primera obra discográfica y esperamos que el público nos diga qué siente al escuchar este disco.
Viajes del Corazón todavía tiene una andanza joven, ya que lo lanzaron hace poco tiempo. ¿Qué primeras reacciones han obtenido?
RR. Hemos tenido buen recibimiento en general por parte de quienes lo han escuchado por internet y todavía esperamos la segunda parte de este álbum representada por el disco físico, que es el formato que prefiere la otra parte del público, pero en tanto las primeras reacciones han sido favorables.
GM. Los comentarios recibidos han sido muy buenos y una parte fundamental de esto se debe a nuestro productor Germán Lobos que hizo un excelente trabajo al meterse en nuestro delirio tratando de entender qué es lo que queríamos hacer.
 
¿Cómo llevaron al cabo el proceso de grabación del álbum?
GM. Fue todo un proceso, porque la grabación coincidió con que me fui a vivir a Sevilla un tiempo para hacer estudios sobre flamenco, entonces en mis idas y regresos es que íbamos grabando el disco. Así pues, lo fuimos grabando por partes desde 2012 y después sucedió la post producción.
RR. Esto trajo sus cosas positivas, porque cada vez que Gerardo regresaba de España traía consigo un baúl de ideas y de arreglos en la cabeza, mismos que se aplicaron a la música que íbamos grabando.

GM. El trabajo en estudio se grabó completamente en Clave Producciones, que es el estudio de Germán Lobos, nuestro productor. Él es compañero de toda la vida, es un gran músico,  cantante y maestro del Conservatorio Nacional, y ha sido el ingeniero de audio consentido del gremio de la música clásica nacional, es uno de los hijos pródigos que se encarga de capturar lo que se hace en este ambiente. La idea de que él nos hiciera la producción fue de Ruth.

RR. Germán, además de ser un amigo muy querido, tiene la cualidad, siendo cantante, de saber muy bien lo que espera de alguien que trabaja con la voz, sabe que correcciones hacer y sugerencias realizar, en ese sentido nos protegió mucho mientras estábamos grabando.
 
¿Qué elementos destacan del disco para que el escucha se adentre en él?
GM. El disco abre con un palo flamenco, en el argot flamenco un palo es un estilo y un ritmo, que en este caso se llama soleá, palabra cuyo significado es soledad, pero dicha a la manera andaluza del sur de España.
El disco entonces inicia con la guitarra tocando por soleá, eso para un disco donde se incluye música de Álvaro Carrillo u José Alfredo Jiménez, hace que te preguntes qué hace la presencia de ese elemento para abrir y eso le otorga mucho interés, porque te prepara para lo que irás escuchando poco a poco. Esa soleá se enlaza con un canto a cappella, pero de manera melancólica, porque se armonizó en tonos menores; originalmente fue concebida en tonos mayores, pero aquí se hizo de este otro modo para generar melancolía.
Esto te prepara de tal manera que cuando escuchas las guitarras siguientes ya no te parece tan atrevido el hecho de meter una guitarra flamenca mezclada con un son o un bolero.
Es una invitación al escucha para que abra su mente, y el resultado es muy armónico y orgánico. Son músicas que se hermanan de manera extraña, eso lo hemos descubierto, ya aunque cerebralmente se cuestione, pues al momento de escucharlo te dices: ‘ah, caray, esto no parece tan descabellado’.
Esa sería la gran pista por descubrir para el escucha, ya que se trata de arreglos musicales y de voz que cambian la idea original, pero sin perder su esencia.
 
RR. El inicio de soleá es el que traza el camino de “Colibrí y la flor”, el tema abridor, que de manera atrevida quisimos hacerlo a cappella, de este modo iniciamos con acompañamiento de guitarra, pero después me quedo sola cantándolo y hasta que al final de la pieza se vuelve a integrar el instrumento. Esto  sienta las bases para ir a otro tema de un género distinto. Este jugar con nuestras herramientas hace que la escucha se vuelva cada vez más interesante.

Quiero mencionar que algunos de los temas tienen diferentes guitarras, una de ellas Gerardo la mandó hacer en Sevilla, también hay guitarras con cuerdas de metal e incluso eléctrica, eso da colores diferentes porque uno no sabe exactamente qué sucede al principio, pero después el escucha reconoce la canción que había oído originalmente por parte otros artistas. 
La idea fue sorprender al escucha en cada tema, pero sin dejar irreconocibles las canciones.
 
GM. Así es, el disco abre con la guitarra que se inspiró en la ocasión que yo, caminando por el Distrito Federal, vi a una mujer muy alta, rubia y blanca que caminaba en sentido contrario a mí sobre la misma banqueta, y cuando pasó al lado mío me tocó el hombro y se siguió caminando. Eso a mí me pareció fascinante, porque fue un suceso que duró segundos, pero se quedó grabado en mi inconsciente y tuve que hacer un tema relacionado con eso, es por eso que la melodía se llama “Un Ángel”.
En cuanto al tema de las peteneras me leí un montón de libros del son latinoamericano y también del flamenco, de ida y vuela, es decir como España influyó en el son, pero después cómo el son, ya como género consolidado desde el siglo XVII, influyó tremendamente a la música europea, tales son los casos de la barroca, la zarzuela y la música romántica en general. Johann Sebastian Bach compuso zarabandas, courantes, gigas, danzas inspiras en el folclor latinoamericano.
Hacer esta petenera fue algo congruente, ya que el texto de la canción es propiamente la leyenda de La Llorona presente en todo México.
 
RR. La interpretación de las canciones tienes que ver con nuestra educación sentimental e imaginario colectivo, considero que las canciones también son poesía, porque tienen el don de la palabra de transmitir sentimientos y emociones que todos hemos experimentado.
Nos sirven para conversar con los demás y llegan el punto donde se convierten en personas y circunstancias especificas con las que todos nos sentimos identificados.
 
GM. Otro detalle que puede atrapar es que dentro del disco hay dos tracks, que en realidad son uno mismo, desconocidos para la gente porque los escribí yo, se trata de “La mujer del velo negro”. Ésta es una composición que trata de la migración de la petenera, la petenera es un son creado en Veracruz bajo la leyenda de una sirena que emerge del lago del Petén, hoy Guatemala. Petenera es el gentilicio de Petén, es decir, una mujer de la region del petén maya.
Como sucede con muchos sones en la petenera se improvisan versos y se improvisa música, se trata de un sistema dentro del son veracruzano, mismo que tuvo influencia española. Cabe destacar que hay un error histórico que se difunde y en donde se considera que los españoles trajeron la petenera desde allá, pero lo correcto es que los españoles trajeron sus músicas e influyeron para que surgiera el son afroamericano. Y el caso de la petenera es uno que surge de la sinergia entre las leyendas urbanas y sus ritmos prehispánicas, esto en combinación con la música española. En mis caso quise hacer una petenera mexicana enlazada con la petenera ligeramente aflamencada, eso es lo que propone “La mujer del velo negro”.
Y la letra de ambas canciones es muy bonita, porque trata acerca de la leyenda de La Llorona que va y sacrifica a sus hijos en un río. Estos elementos le pueden servir al escucha para conocer en torno a los dos tracks que compuse con mucho cariño para esta producción.
 
¿Qué relación llevan con el formato físico de la música para plasmar el trabajo? Actualmente el formato físico representa un esfuerzo extra en relación al digital.
RR. Fue todo un tema decidir sacar o no el disco en físico porque la gente lo escucha o lo baja de internet, pero también pensamos que el discurso que llevan los textos y el diseño lo hacen un objeto atractivo para quienes siguen comprando discos. Yo sigo comprando discos físicos y me gusta mucho el sonido que sale de ellos, porque suena diferente.
 
GM.Físicamente el diseño del disco ya está hecho, nos lo hizo Cristina Orozco con un gran trabajo. Los formatos digitales han sido funcionales para el mercado y el consumo global de un producto, han facilitado la vida para los distribuidores y la industria de la música en general porque se traspasan las fronteras sin problema, en ese sentido han sido benéficios; pero, por otro lado, el formato digital en las plataformas no ha podido superar en calidad de sonido a los formatos físicos, ahí es donde está la diferencia sobre todo si reproduces la música en un aparato de gama alta, y también hay diferencia cuando se trata del formato análogo.
Cuando escuchas un disco de acetato te das cuenta que hay muchos armónicos en la música que prevalecen en el formato físico, pero desaparecen cuando la música se digitaliza. 
Considero que es excelente que la música se digitalice, pero dudo que desaparezca el formato físico porque aunque ahora sea una minoría quien lo consume esto se convierte en un acervo que debe prevalecer.
Uno como artista si es que quiere permanecer en los archivos personales de la gente, en las fonotecas culturales y otros medios, entonces debe editar su trabajo en físico.
 
¿Cuáles son los instrumentos con los cuales general el sonido que actualmente manifiestan?
GM. Yo en lo personal utilizo el micrófono DPA, que es uno especializado en instrumentos acústicos como es el caso de la guitarra. Creo que en la actualidad es la mejor opción para sonorizar una guitarra acústica en vivo, porque es un micrófono de condensador en un formato portátil que le saca el mejor sonido a tu guitarra.
En cuanto a marcas tengo muchas y el uso depende de cual se me antoje tocar determinado día, pero ahorita mi consentida es una Mario Romero, que es un artesano sevillano a quien le encomendé la construcción de mi guitarra y con ella hoy me siento muy cómodo. Tengo varias eléctricas e iré experimentando con ellas para tocar en vivo. En estudio, para grabar el disco, utilicé mi Fender Telecaster, y en vivo tengo una Gibson SG. También tengo guitarras clásicas de concierto, una Lucio Nuñez, una Barrera, que es de un excelente constructor de Michoacan que tiene su taller en el Distrito Federal. Y tengo una guitarra de cuerdas de metal tipo Ranger/ Country, y esa es Fender, misma que utilicé para grabar en el estudio, y también, acorde con los recursos técnicos del lugar donde nos presentemos, la utilizaré.
 
RR. Justamente en mi caso estamos investigando qué tipo de micrófono es el mas conveniente para poderlo usar en nuestras presentaciones. 
 
¿Planean salir de gira en el corto plazo?
GM. Sí la estamos previendo, al momento de esta conversación es un poco temprano, pero ya se irá formalizando la gira.
Estamos tratando de hacer un formato divertido y entretenido, además de informativo para la gente, ya que se tratarán de presentaciones llenas de anécdotas, imágenes, paisajes, cosas divertidas e interesantes con respecto a la fusión musical. Son canciones que la gente podrá reconocer, salvo las mías al comienzo, y cantar dentro de su cabeza.
La grata experiencia de asistir a un concierto de TransitarEs está garantizada, primero por el repertorio porque abordamos canciones históricas dentro de la música popular y, enseguida, porque son conciertos amenos en su diálogo.
 
Hemos llegado al final de la conversación, ¿hay algo con lo que les gustaría concluir para invitar a la gente que escuche Viajes del Corazón?
GM. Que no se van a arrepentir de escucharnos, porque el proyecto TransitarEs y el disco Viajes del Corazón es una experiencia grata garantizada al contar con canciones que hoy en día son universales, pero con un sabor particular.
 
RR. Seguramente la gente que nos escuche se va a quedar muy satisfecha porque vamos a dibujar una sonrisa en su rostro y van a acabar tarareando las canciones con nosotros.
 
Por: J. Alejandro Rojas Luna
 
 
Agradecemos a Barullo Digital por las facilidades para realizar esta entrevista.