Hasta el último mes de diciembre de 2017 México reportaba una tasa acumulada de 26, 573 personas asesinadas por diversas causas, pero destacando la referencia del inicio de la llamada guerra contra el narcotráfico impulsada por quien ocupó el cargo burocrático más alto en este país, Felipe Calderon Hinojosa. De este modo, hasta el citado mes, en México son muertas en promedio 80 personas al día. Esto con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística (INEGI).

Este es parte del contexto donde fue creado el documental La libertad del diablo, trabajo del director Everardo González (México, 1971), quien expone por medio de los testimonios de víctimas y victimarios, cómo el fenómeno de la violencia ha escalado de tal forma que ahora se ha insertado en nuestro inconsciente colectivo.

Aspecto fundamental a destacar: en el documental los personajes aparecen portando máscaras, porque al director quiso hacer un ejercicio donde cubrirse el rostro no equivaliese a ocultarse, sino a revelar de la forma más fidedigna las palabras de quienes hablan ante la cámara, esto a manera de establecer un mínimo de empatía con el espectador, pues se trata de experiencias y vivencias donde víctimas y a victimarios han establecido un vínculo definitivo en sus vidas.

Así, La libertad del diablo es resultado de un trabajo de investigación que abarcó cinco años, y en donde se indagó en fuentes periodísticas, policiacas, legales y con gente que vive el exilio político. Entre las personas entrevistadas, por ejemplo, se encuentran sicarios/gatilleros activos, quienes cuentan con la libertad de narrar sus acciones.

Con esto en cuenta, será este viernes 16 de marzo que el documental será exhibido, motivo por el cual hay que tomar en alta consideración esta pieza que forma parte de un cineasta que ha participado en cinco ediciones del FICM. Su ópera prima La canción del pulque (2003), obtuvo una Mención Especial del Jurado en el 1er FICM. Formó parte del 5° FICM con su largometraje documental Los ladrones viejos. En el 9° FICM participó con El cielo abierto (2011) y en el 10° FICM con Cuates de Australia (2011). Su documental El paso (2015) fue parte de la Selección Oficial del 13° FICM. Asimismo, La libertad del diablo ganó en Impulso Morelia 2016 el premio de distribución en México a través de Cinépolis Distribución y servicios de postproducción en el estudio Splendor Omnia de Carlos Reygadas.

Por: J. Alejandro Rojas Luna