Exposición con la obra de Juan Carlos del Valle, basada en el contraste de tonos oscuros e iluminados, pinceladas toscas y detalles sutiles. Precisamente la introducción al inicio de la sala cabildea entre los significados y los efectos de la oscuridad y la luz, así como su uso en las artes plásticas: lo misterioso, lo religioso, lo espiritual, lo fantástico, lo terrorífico, las bajezas humanas; todos estos elementos presentes también en la realidad por lo que ninguno nos es ajeno.

Llámese intervención o encuentro, las pinturas de Juan Carlos del Valle están acompañadas de obras representantes del romanticismo oscuro (segunda mitad s.XVIII-primera mitad s.XIX) pertenecientes a la Colección del Museo Nacional de San Carlos (CMNSC), con autoría de: Francisco de Goya y Lucientes, Alberto Durero, Fernando Medina, Luigi Calamatta, Johann Wilhelm Cordes; entro otros.

Ambos acervos se entrelazan mediante diez temas (coincidencias, contrastes): “el vuelo de la imaginación; la comprensión de la oscuridad; la manifestación del misterio; el terror; los cuentos de hadas; las brujas; el mal; la noche; la muerte; el infierno; y la salida simbólica hacia la luz”.

Juan Carlos Del Valle (Ciudad de México, 1975), ha presentado su obra en exposiciones desde 2004 en diversas galerías, universidades y museos alrededor de la República Mexicana, así como en diversas publicaciones. Su educación abarca tutoriales y talleres con pintores como Manuel García Jurado, Demetrio Llordén y José Manuel Schmill.

La exposición “Relumbrante oscuridad: la manifestación del misterio. Encuentros entre el neo-romanticismo de Juan Carlos del Valle y la CMNSC“, estará abierta hasta el 25 de febrero. Museo Nacional de San Carlos, Puente de Alvarado #50, Col. Tabacalera, Ciudad de México.

Por: Víctor De Lucio @elipsigrafo