Odisseo, quinteto nativo de Ecatepec, se encuentra consolidando una nueva etapa con motivo de significativos cambios estratégicos tanto a nivel de sonido como en la sensible posición de la voz, razón por la cual, y con motivo del lanzamiento del sencillo “Los Imanes”, presentado en sociedad el pasado 9 de febrero, es que platicamos con Daniel León, guitarrista de la banda, para conocer acerca del rumbo actual de su música, el siguiente álbum, instrumentos musicales y la presentación que se habrá de llevar al cabo en el Lunario del Auditorio Nacional el próximo 20 de abril. 
Círculo Mixup: Cada elemento dentro de una banda tiene un peso significativo, pero el del vocalista es muy sensible por el contacto con la gente. ¿En retrospectiva cómo consideras la incorporación de Juan Pablo López en 2017?
Daniel León: Fue muy sorpresivo que desde el inicio concordara tan bien con la dinámica de la banda, ya que en Odisseo sabemos que el vocalista es la cara que nos representa en el escenario, pero no necesariamente es la mente creativa de la banda. Juan Pablo se unió a la agrupación con el mismo rol que tenía la persona anterior (Esteban González) de representarnos ante la gente, pero a él se le facilitó mucho más porque no tenía la responsabilidad de escribir las canciones en su totalidad, pues ese peso lo cargamos otras personas dentro y a él lo dejamos que tanto explorase como fuese creativo.
Esto ha sido muy sano para nosotros, porque nos dio el chance de incorporar una nueva voz, eso siempre suele ser complicado, pero nosotros nos la jugamos y hasta ahora todo va muy bien.
Les tocó nacer como grupo en 2010, época donde comenzaba a cobrar auge la difusión de la música plataformas de streaming. 
¿Ustedes qué estrategias, con aciertos y errores, han usado para hacer visible y rentable su trabajo?
Cabe destacar que Odisseo surge durante la transición al streaming, porque nuestros dos primeros discos, el EP Los Salvajes (2011) y el LP Sí, Yo soy (2012), aparecieron cuando solamente había una distribución por iTunes y la gente sólo podía comprar la canción para descargarla. Después, al disco Días de fuego (2014) ya le tocó aparecer por completo en Spotify y el resto de las plataformas de streaming, así pues, en nuestro inicio tuvimos dos discos que se distribuyeron de manera distinta a la actual. Asimismo, tampoco existía la monetización ni las pautas que ahora hay para promover la música.
Básicamente tuvimos que adaptarnos y aprender lo más rápido posible de estos tiempos donde es muy importante hacer marketing a través de las plataformas digitales. En estos momentos hay bandas que surgen y ya lo tienen todo a la mano, pero nosotros dimos el brinco de MySpace a Facebook y lo que hoy en día.
Lo que yo recomiendo a las nuevas generaciones es que no le carguen todo el peso a las plataformas digitales, porque a final de cuentas es muy fácil distribuir, pero lo más complicado es promover, porque para que ello suceda se requiere que la canción sea buena. Se tienen que cumplir ciertas reglas para que la canción llegue a muchos oídos, hay que componer buenas canciones, calendarizar y agenda muy bien el lanzamiento para que todo funcione como un paquete destinado a los fans el mismo día y hora.
Después viene hacer un muy buen plan de estrategia/marketing para que la información se expanda a un número mayor de personas de lo que puedes llegar orgánicamente. Esto es como una cadenita de pasos a seguir y deben cumplirse.
 
Pasemos ahora a Los imanes, canción recién estrenada, evidentemente tiene poca andanza el material, pero ¿cómo evalúan los resultados inmediatos de esta producción? ¿Cuáles fueron los cambios más relevantes en relación a lo hecho anteriormente?
Si sacamos cuentas, al momento de realizar la entrevista, esta canción lleva diez horas de haber sido lanzada, y siento que la gente la está recibiendo de manera impresionante, caso distinto al de “Invencibles”, que fue donde presentamos a Juan Pablo como nuevo vocalista, y e donde hubo opiniones divididas entre la gente ante este cambio.
Sin embargo, acorde con los comentarios que he estado leyendo en distintas plataformas acerca de “Los imanes”, la gente considera que la banda está dando un salto de calidad en cuanto a la sintaxis de nuestras letras, la producción y la mezcla. Invertimos más en la producción, que ahora es más dedicada y delicada por igual, en comparación con lo que hacíamos antes.
Obviamente la gente se deja llevar mucho por el color de la voz, el instrumento más visible, porque es donde se narran las historias, pero incluso si le quitaras la voz a esta canción, y las que se hicieron con el otro vocalista, seguimos siendo el mismo Odisseo, ese que cuenta con muchos sintetizadores, guitarras con efectos que siempre nos ha gustado utilizar, dado que nos gusta la época del pop rock de los años ochenta, además que se escuchan las influencias lo-fi que siempre hemos incorporado, pero con una orientación más actual.
 
Ahora escuchamos mucha música y más rápido, ¿que detalles le destacas a la gente de las nuevas canciones? ¿ellas ya reflejan por completo el sonido que tendrá el siguiente disco en su conjunto?
Sí, lo que han escuchado con “Invencibles” y “Los Imanes” es justo lo que hemos ido experimentando con el resto de las nuevas canciones. Tenemos pensado editar el siguiente disco durante el segundo semestre de este año. 
En este sentido, el nuevo material será un poco distinto desde el punto de vista de la mezcla, y eso es reflejo de la evolución y los tiempos que vivimos en comparación con los otros discos que se hicieron hace 7 y 5 años, respectivamente.
Considero que si no hay evolución y adaptación entonces llega un momento donde te conviertes en un artista obsoleto. A manera de ejemplo pongo el caso de los Rolling Stones, banda de rock muy influenciada por el blues, pero que hicieron la canción “Miss you”, que reflejó la música disco y los ritmos más bailables que se escuchaban en esos momentos. No dejaron de ser ellos mismos y consiguieron hacer una de las canciones más populares en su historia.
A su manera Odisseo pasa por algo parecido, porque la generación ya cambió, los morrillos que antes nos escuchaban ya son adultos. A esto hay que sumar que ahora hay chicos que escuchan otro tipo de música y nosotros tenemos que tratar de conectar con ellos. Eso es parte de lo que estamos haciendo, nuevas búsquedas creativas y adaptación al presente.
 
¿Con quién han grabado el nuevo material?
Tanto “Invencibles”, “Los Imanes”, y el siguiente sencillo que estrenaremos en un par de meses, los hemos grabado con un productor nuevo que se llama Eric Vázquez, para quien Odisseo es su primer gran trabajo dentro de la industria. Decidimos apostar por él porque necesitábamos a alguien que recibiera una oportunidad así en su vida profesional, esto con objeto que él dé todo lo que esté en sus manos para hacer el mejor trabajo posible. A su vez, lo juntamos con alguien de mucha experiencia, Eduardo del Aguila, el cual fue ingeniero de Zoé por 20 años, ganó Grammys con ellos, también es ganador de Grammy con Natalia Lafourcade con el disco Hasta la raíz, e hizo el disco más reciente de Mon Laferte. Eduardo entonces grabó las canciones y al juntarlo con alguien que hasta cierto es punto es novato, pero tiene mucho talento, es lo que nos ha dado buenos resultados.
 
¿Cómo se llevan con la parte de hacer videos? ¿les gusta ponerse a disposición de la interpretación que pueda tener de alguna canción el director con quien trabajan?
Odisseo es una banda muy visual, habemos tres diseñadores gráficos al interior y tomamos todas las decisiones en cuanto a materiales gráficos y audiovisuales se refiere. Tanto para “Invencibles” como “Los Imanes” decidimos no volver a aparecer en los videoclips hasta nuevo aviso, esto con la idea de que las canciones se ilustren con situaciones en la vida de las personas.
En este sentido, dejamos que los directores aporten ideas, pero procuramos que sean ideas que primero provengan de nuestras cabezas para que ellos las aterricen acorde con lo que queremos mostrar de nuestra música.
“Los Imanes” es un video que ilustra lo que narra la canción, además que cuenta con un enfoque futurista aplicado al tema de las relaciones de amor, odio y separación, las temáticas que abordan normalmente nuestras canciones.
 

¿Cómo es la relación actual de Odisseo el formato físico? ¿tienen proyectado seguir plasmando su música en él?
Para nosotros el formato físico se convirtió en un objeto de colección, nuestros primeros materiales se distribuyeron a través de tiendas Mixup e incluso todavía se pueden encontrar en ellas, pero con el cambio generacional ahora pensamos en ese formato enfocándolo en la gente que realmente quiere tenerlo en sus vitrinas y lo ve como objeto de deseo.
Sigue siendo importante vender discos físicos en nuestras presentaciones y en nuestra tienda en línea, pero ya no nos preocupa tanto distribuir a nivel nacional como antes, porque al final el verdadero ingreso viene de las regalías por reproducciones digitales.
El disco que viene sí lo vamos a editar en físico, empezando por estos primeros sencillos. En lo personal ya no compro discos CDs, pero sí conservo una colección bastante grande. Actualmente me estoy enfocando en comprar vinilos de mis discos favoritos.
 
Pregunta enfocada a gente que toca instrumentos o quiere comenzar: ¿ustedes que instrumentos, marcas o modelos, utilizan habitualmente para trabajar y les han realizado algunas modificaciones para conseguir el sonido de Odisseo?
La instrumentación de la banda es muy variable, no estamos casados con ninguna marca, pero como guitarrista uso una Epiphone Sheraton 2, es una guitarra que cuenta con pastillas Humbucker, con ella escribí los primeros discos de Odisseo, pero ahora estoy dando el brinco en “Los Imanes”, y para las canciones que vienen, a una Fender Stratocaster Classic Series 70’s con pastillas Single Coil. Para el sonido de esta canción también experimenté con un amplificador Roland Jazz Chorus, además de un pedal Reel Echo Danelectro.
Rodolfo Guzmán, el tecladista, utiliza muchas marcas de sintetizadores, acaba de comprar un Dave Smith, bastante chingón con el cual grabamos parte de “Los Imanes”. Utilizamos también mucho software, ya que estamos abiertos a utilizar nuevas tecnologías. Edgar Macin, en el bajo, utiliza un Musicman y un Fender Jaguar. Con la batería de Manuel Uribe somos menos exquisitos, porque cuando viajamos nunca la llevamos y nos la ponen donde vayamos a tocar. Pero sí tenemos una Tama, no ubico el modelo.
Nuestros instrumentos no tienen modificaciones, pero sí tienen una combinación de efectos que logran el sonido que buscamos.
 
Regresan a la Ciudad de México para presentarse el 20 de abril en el Lunario del Auditorio Nacional. ¿Cómo han planeado este concierto?
Es un foro que ya habíamos hecho hace algunos años , pero no de la manera que ahora va a suceder, Odisseo es una banda que viaja y produce sus propios conciertos en cualquier parte de la república y tamaño de recinto. A diferencia de los conciertos que hemos hecho anteriormente éste tendrá otra magnitud y será más espectacular. Al ser nosotros diseñadores metidos en el tema gráfico/visual, ahora creamos una experiencia para el público a través de la iluminación, queremos que se sienta como una instalación artística de luces, semejante a lo que sucede en eventos como Mutek y otros festivales relacionados al arte. Eso es lo que vamos tratar de hacer en el Lunario.
 
¿Algo con lo que te gustaría despedirte de esta conversación?
Recapitular que la canción se estrenó este 9 de febrero y ya está en todas las plataformas digitales, el videoclip se estrenará el 14 de febrero y que la gente esté atenta de la información que seguirá surgiendo.
 
 
Por: J. Alejandro Rojas Luna