ENTREVISTA El lenguaje claro y sin palabras de Balmorhea próximo a escucharse en la Ciudad de México

Balmorhea (pronunciado Bal-mor-ey), la banda fundada por Michael Muller y Rob Low, guitarristas quienes tomaron su nombre de un pequeño poblado localizado en el sureste de Texas, es en sí misma el resultado de la conjunción de géneros y corrientes provenientes del folk, la música clásica, el rock, sonidos étnicos, post-rock, minimalismo y todo aquel recurso sonoro que sirva como salvoconducto para llevar los oídos del escucha a sentir e interpretar una amplia gama de emociones.
Así, con motivo de la visita que el dúo y el resto de compañeros  hará el próximo 20 de febrero al Teatro Milán de la Ciudad de México, esto como parte de la gira de promoción de su actual álbum Clear Language (2017), es que pudimos establecer comunicación epistolar con Michael Muller para indagar acerca de particularidades del sonido que yace en esta agrupación a la cual gradualmente se le han sumado otros compañeros.
He aquí:
 

Círculo Mixup: Esta es la primera ocasión que Círculo Mixup tiene la posibilidad de platicar con Balmorhea. Por favor comenten el camino que ha seguido la banda desde su formación y las etapas por las cuales han pasado para grabar sus seis discos de estudio. ¿Por qué eligieron la música instrumental como medio de expresión?

Michael Muller: Balmorhea inició en 2016 con Rob Lowe y Michael Muller. Nuestro primer disco fue como dúo y lentamente hemos estado expandiendo tanto instrumentos como músicos a través de los años. Nuestro disco más reciente, Clear Language, fue lanzado el pasado otoño con la disquera Western Vinyl. Nuestro ensamble actual en vivo consiste en seis personas e instrumentación que oscila entre piano, guitarras, bajo, chelo, violin, percusiones y sintetizadores. Nosotros nunca intentamos hacer únicamente música instrumental, ya que es sólo una de las formas con las cuales trabajamos en el proceso de hacer música. Nosotros disfrutamos el espacio y abrimos la interpretación al escucha, la falta de letras deja al oyente que interprete la música tan libremente como lo necesite.

¿Cómo es actualmente la escena musical en Austin para bandas con sus características? ¿En qué tipo de espacios suelen presentarse y cuentan con suficiente acceso a medios de comunicación para difundir su música?

Hay mucha musica sucediendo en Austin actualmente. Alguna es buena, alguna no tan buena. La variante general entre géneros se balancea del folk y la música de ‘Texas’ al indie rock, el garaje y el punk. Nosotros nos situamos justo afuera de esos límites y pienso que eso nos da un espacio único para existir. Nos gusta tocar en espacios tranquilos para escuchar música, lo cual es opuesto a los clubs de rock o bares. Teatros e iglesias parecen ser las mejores arenas para nuestras presentaciones en vivo. La escena musical aquí cuenta con mucho apoyo de la radio, los periódicos, y los oyentes de música son muy entusiastas para ir a ver conciertos alrededor. Nuestra banda no podría estar donde hoy se ubica si no contara con una gran ciudad llena de semejante afecto y gente que apoya.

Pregunta técnica: Comenten acerca de los instrumentos que utilizan. ¿Cuál es el equipo convencional con el que trabajan y qué instrumentos que no son habituales en otras bandas ustedes sí utilizan? ¿Han realizado modificaciones a sus instrumentos para obtener algunos sonidos en particular?

Contamos con dos campos principales de instrumentos: eléctricos y acústicos.

Eléctricos: Piano digital de escenario, guitarras (con varios pedales), bajo, sintetizador, caja de ritmos, sampler, ecos grabados.

Acústicos: Guitarras, banjo, contrabajo, chelo, violin, vibráfono, batería y voz humana.

En el pasado usamos melódica, guitarra tenor, marimba, tambores metálicos e incluso una máquina de escribir como instrumento de percusión. También nos gusta utilizar arcos dobles en las tablas del vibrafono. Esta técnica emite un ligero tono sostenido que complementa algunas canciones perfectamente.

La unica modificación que que hemos hecho a los instrumentos normales ha sido alterar las cejillas/capos de nuestras guitarras acústicas para que la barra plana cubra únicamente la tercera, cuarta y quinta cuerda, dejando la primera, segunda y sexta cuerda abiertas. Así, cuando en una afinación E-standard se mete el segundo traste, entonces la guitarra puede cambiar a una afinación ‘E’ abierta. Hemos usado este ‘truco’ en muchas de nuestras guitarras acústicas y en las composiciones donde elegimos con el dedo (tocar ritmo y melodía al mismo tiempo) a lo largo de nuestro catálogo.

El actual disco es Clear Language, ¿cuándo comenzaron a crearlo y cómo definieron el sonido que que querían plasmar esta ocasión?

Empezamos a escribir el material para Clear Language y a grabar los demos para ello en la primavera de 2016. Después experimentamos con varias ideas durante el verano y terminamos con las doce ideas que consideramos eran las más fuertes. En octubre y noviembre Clear Language fue grabado y mezclado en Church House Studios, aquí en Austin con el ingeniero y productor David Boyle. Nuestro objetivo fue no apresurarnos y dedicarnos todo el tiempo que fuese necesario a trabajar en el estudio. Esto nos permitió minimizar la presión en el proceso y también conceder a la música y la grabación el espacio que necesitaba para respirar y florecer.

Actualmente consumimos la música demasiado rápido, ¿qué detalles finos destacan de algunas canciones para que la gente preste atención en ellos?

En la era actual de constante asalto a nuestros sentidos y el bombardeo sin fin de estímulos, yo creo en el acto de implorar una regla donde se cuente con tiempo y espacio tranquilo para dedicárselo a la música, ya que hacerlo es un completo disfrute. A menudo el tiempo y el espacio entre las notas es tan importante como las notas musicales en sí. La música es una cosa muy poderosa y es una pena que muchos de nosotros (yo incluido) no le dediquemos el tiempo y quietud que merece.

Van a presentarse en Teatro Milán de la Ciudad de México, para quienes no los han visto en vivo ¿cómo les describen un concierto de Balmorhea?

Tratamos que nuestra presentación en vivo sea atractiva y que no solo se mantenga en una única sensación. Tocamos una mezcla de anteriores y nuevos cortes, algunos lentos y sombríos, y algunos avanzan mucho más rápido con un ritmo más optimista, así todos pueden tener la oportunidad de tomar algo de nuestra experiencia. Estamos emocionados de regresar a la Ciudad de México y en un lugar tan encantador para tocar. No podemos esperar.

¿Cuáles fueron los mejores disco que escuchaste de 2017. ¿Qué otros artistas nos puedes recomendar?

Los mejores discos que escuché en 2017 fueron The Lost’, de Otto Totland; Balsams, de Chuck Johnson, y The Shameless Years de Rafael Anton Irisarri. Asimismo, un viejo disco que fue una gran fuente de inspiración para Clear Language fue Belladona, disco que Daniel Lanois hizo en 2005. Este álbum fue descubierto apenas hace 5 años, pero es una amalgama de tonos puros y exuberante dinamismo de instrumentación, ambos elementos son verdaderamente únicos y profundamente emotivos. Vale la pena darle una larga escucha.

¿Palabras finales para nuestro lectores?

Beban más agua y respiren más profundamente.

Por: J. Alejandro Rojas Luna

 

Agradecemos a MalfiCo por las facilidades para la realización de esta entrevista.

PageLines