ENTREVISTA El futuro distópico visto a través de la pantalla azul de Dan Wells

Blueescreen. Trilogía El Mirador

Dan Wells

Vergara & Riba Editoras

2017

Dan Welles se encuentra entre las plumas más afinadas en lo que se refiere libros cuyos relatos abordan desde distopías apocalípticas, tal y como se manifestó la saga Partials, hasta el género del thriller plasmado en No soy un serial killer.

Así, el escritor nacido en Utah, Estados Unidos, asistió a la más reciente edición de la Feria del Libro de Guadalajara 2017 con objeto de presentar Bluescreen. Trilogía El Mirador, su más reciente trabajo, mismo que motivó platicar con él acerca de su relación con la tecnología y las referencias hacia la cultura popular mexicana por medio de su personaje principal, entre otros tópicos.

Círculo Mixup: Hablando un poco acerca de tu trabajo previo No soy un Serial Killer, ¿cuáles piensas que son las diferencias entre John Cleaver, tu cazador, y otros cazadores famosos?

Dan Wells: John es diferente de varios cazadores porque él no quiere ser un cazador. Él es muy bueno en ello, pero sabe que si deja salir ese lado de su personalidad sería muy difícil volver a estar bajo control. Si él mata unos cuantos monstruos quizás ya no sería capaz de dejar de asesinar, y en su lugar terminaría matando gente. Así, él odia hacerlo y trata de evitarlo, pero al mismo tiempo es arrastrado a ello, como un adicto, y no puede parar.

Corrígeme si me equivoco, ¿pero visualizaste que John pasase de ser un vigilante asesino serial, al estilo “Dexter”, para después convertirse en un tipo de “Van Helsing”?

No estaba pensando en Van Helsing específicamente, pero quería hacerlo más activo en la segunda trilogía: cazar a los monstruos en lugar de retroceder y esperar por aquellos que iban por él. Más que cualquier otra cosa el cambio en el estilo de John ocurrió por el hecho que yo quise forzarlo a interactuar con la gente. Él siempre es más interesante cuando tiene con quien platicar y discutir, así que le di un equipo para que lo hiciese a menudo.

Bluescreen contiene muchas referencias tecnológicas, tanto objetos y actividades que son parte de la cotidianidad como cosas y situaciones provenientes de la imaginación. Asimismo, hay distintas referencias culturales tales como las de Marisa Carneseca, la cual es el personaje principal y tiene orígenes mexicanos. Al respecto, ¿qué tipo de investigación realizaste para comenzar esta trilogía?

Hice mucha investigación en un montón de áreas diferentes, también dispuse varios de mis pasatiempos y afectos. Leí blogs de tecnología y revistas todos los días, porque nosotros ya vivimos en el futuro y nuevas cosas son inventadas diariamente. Juego videojuegos constantemente, los basados en el fin del mundo son mis favoritos.

Y acerca de las referencias culturales yo solía vivir en México, en Chihuahua y Ciudad Juárez, lugares donde caí enamorado con la gente y la cultura, por eso quise representarlos en un un libro. Marisa y su familia surgieron directamente de esa experiencia, y varias de las palabras que ella utiliza vienen de ahí, incluso el nombre de su restaurante, “San Juanito”, lo utilicé por ser uno de los pueblos donde viví.

Grandes corporaciones como Google y Facebook controlan y se adueñan de cantidades enormes de información proveniente de sus propios usuarios, cuestión que curiosamente nosotros mismos permitimos con tal de compartir nuestras vivencias con la gente. ¿Durante el proceso de escritura pensaste específicamente en algunas corporaciones o tuviste eventos noticiosos en mente?

No específicamente, pero sí, durante esta trilogía se hacen varios comentarios directos acerca de las corporaciones masivas, la cultura de internet y el fin de la privacidad.

Cuando comencé a planear estos libros traté de imaginar cómo sería el futuro de la privacidad en internet, y decidí que quizás no existiría, porque la gente probablemente podría aceptarlo. De ahí es donde proviene la cámara que utiliza el personaje Shara, porque si a final de cuentas todo lo que uno hace va a terminar estando online, ¿entonces por qué no sólo transmitirlo tú mismo y hacer algo de dinero con ello?

¿Cambió tu apreciación e interacción con la tecnología después de terminar de escribir tu novela? ¿En la actualidad qué tanto utilizas tecnología y redes sociales?

Aún uso mucha tecnología, estoy presente en Facebook y Twitter todo el tiempo, pero definitivamente esto ha cambiando. Dejé de usar Google, por ejemplo, y empecé a usar VPN (Virtual Private Network. Traducido como RPV: Red Privada Virtual, además de programas encriptados de chat, y cosas de ese tipo para poder ocultar tanto como fuese posible mi información.

No sé si estas medidas van a beneficiarme, pero ahí están.

CM: Finalmente, ¿tus hijos leen tus novelas o ellos están interesados en otro tipo de libros?

DW: Tengo seis niños, de 6 a 12 años de edad. Los dos adolescentes han leído la mayoría de mis libros y sus favoritos son los de la serie de John Cleaver (No soy un serial killer). Mi tercer hijo, el cual tiene once años, acaba de terminar Bluescreen y quedó MUY ENOJADO conmigo por algunos de los giros que ocurren al final.

 

Por: Alejandra Arriaga y J. Alejandro Rojas Luna

PageLines