ENTREVISTA Carlos Sadness se alista para presentarse en el Plaza Condesa… y además con nueva música

Carlos Sadness es un cantautor catalán que lo mismo puede tejer coros y versos situados en el rock pop, que rimas provenientes del hip hop, entre otras vertientes, aspectos que gradualmente le han valido captar atención desde que debutó en 2007 con el disco El Presidente de los Estados de Ánimo… Incluso antes porque proviene de la época de MySpace
Así, este artista nativo de la era donde Internet cambió para siempre las reglas de la industria musical, ahora trae consigo una nueva canción que sirve de introducción a su siguiente producción. Asimismo, Sadness se dice preparado para la presentación que habrá de tener el próximo 1ro de diciembre en el Plaza Condesa, sitio donde interpretará material que a la fecha lo ha hecho llenar con anterioridad otros foros en la ciudad de México.
Aquí sus comentarios:
 
Círculo Mixup: Carlos, ¿cómo comienza a cobrar forma la idea de querer volver la música tu profesión? Esto porque el ambiente musical es azaroso. 

Carlos Sadness: Empece a interesarme en la música siendo adolescente, en ese entonces, monté bandas de rock con amigos del colegio, pero no pensaba que me dedicaría a esto, porque hasta esos momentos había destacado en áreas como el dibujo y la ilustración, de hecho pensaba que mi futuro iba a ir por ese camino.

Conforme fui avanzando en los estudios me enfoqué en la publicidad, donde llegué a ejercer la profesión, no obstante, nunca dejé la música de lado e incluso tomé clases de canto. A medida que fue creciendo la técnica fue cuando el compromiso musical comenzó a superar al trabajo publicitario. Eso ocurrió justo cuando terminé la carrera.
Y mi primer disco lo grabé hace cinco años, desde entonces la música se ha convertido en el eje principal y estoy muy feliz con ello, porque he encontrado un espacio creativo para hacer cosas que me llenan mucho y me parecen interesantes. Siento que soy afortunado por poderme dedicar a todo esto.
 
¿Cómo es la escena catalana para artistas con tus características?
En Cataluña siempre hay algún grupo interesante sonando; yo creo que cuando en España hablamos acerca de identidades, pues las hay dependiendo de las ciudades, ya que cada una cuenta con características propias. En Madrid, por ejemplo, reivindican el rock más clásico, mientras que en Cataluña considero que somos más experimentales y que no se busca hacer cosas que se parezcan a otras. Ahí están casos como los de Dorian, que es un proyecto donde se muestra una personalidad muy concreta y peculiar.
 
Haciendo retrospectiva ¿qué te representa el proceso que seguiste al inicio para materializar tus primeros trabajos?
Al final esto ha sido algo paulatino y ahora estamos en un momento muy bonito, porque podemos venir a México, Colombia o Argentina, y suceden cosas muy interesantes, pero todo esto se originó en el underground, tocando en sitios sin ningún tipo de licencia, peligrosos y hasta de manera ilegal.
Hay un recorrido que se dio poco a poco y hay una pieza clave: Internet, donde hacer una página de MySpace fue el principio de algo hasta lograr que las discográficas se interesaran en el trabajo de uno y comentaran: “por ahí hay un chaval en Barcelona que tiene muchas visitas en su MySpace y no está firmado con ninguna discográfica”.
Eso abrió camino a la posibilidad de hacer una pequeña gira y llegar al punto del proceso de grabar los dos primeros discos, desde ahí la atención y el trabajo ha sido constante. 
 
¿Qué significa para ti participar dentro de la industria actual donde la música se distribuye principalmente en formáis digitales, mismos que representan buena exposición, pero no necesariamente ingreso económico a los artistas?
A quienes nos toca desarrollarnos en la actualidad no sentimos desengaño por la presencia de las plataformas digitales. Nunca estuvimos en la posición de decir que antes ganábamos mucho dinero por la venta de discos y ahora ya no. Entendemos que para gente con más tiempo en la industria eso ha representado un gran problema, pero nosotros nos hemos acostumbrado a esto, aunque no sea necesariamente justo.
Yo creo que poco a poco las discográficas ejercerán mayor presión para que la ganancia sea más equitativa para todos, aunque eso será algo difícil debido a que los medios digitales actualmente tienen mucha demanda. 
No estar en Spotify, por ejemplo, limita que la gente pueda conocer tu música, ya que es el escaparate actual con el que contamos para que la gente nos consuma, por eso es que de momento no estamos en la posición mas cómoda para negociar eso.
Pero al mismo tiempo los artistas nos hemos acostumbrado a ganar dinero de otras formas como es el hecho de la venta de los boletos para los conciertos, merchandising, o que una marca se estimule a participar con nosotros. Ahí es donde podemos ganarnos la vida, obviamente seria genial poder ganar dinero de las reproducciones digitales, porque se trata de nuestra música.
 
Tu disco más reciente es La Idea Salvaje, y data de 2015, ¿consideras que cumpliste los objetivos que te planeaste con él o todavía quedan cosas pendientes por realizar? 
Es un disco especial para mí porque lo compuse absolutamente solo, yo hasta ese momento siempre había compuesto con la ayuda de amigos o alguien de quien me fiara, porque consideraba que todavía me faltaba algo para hacer canciones por mi cuenta y sin la ayuda del consejo de alguien que supiera de música.
Y resultó que este es el disco con el que mejor me ha ido. me ha alegrado mucho y me ha enseñado que fue buena idea confiar en mí, seguir mi propio criterio e instintos. Ahora afronto la composición de otra manera y me atrevo a cosas que antes no hacia, eso me ha permitido alcanzar puntos muy interesantes.
También es el disco que me ha traído a Latinoamérica y para cualquier artista eso es un gran estimulo.
 
Ya cuentas con una nueva canción: “Volcanes dormidos”, misma que es el avance de tu siguiente disco ¿qué detalles destacas de ella para que el publico ponga atención? 
El detalle a destacar es que hay pasajes de la canción que están cantados en Swahili, idioma africano. Cuando comencé a hacerla cantaba medio en broma como si fuese una especie de ritual de tribu, pero me gustó la forma en cómo sonaba y empecé a averiguar acerca del Swahili, estudie la sonoridad de esa lengua, misma que que se destaca aproximadamente a la mitad de la canción. 
Fue muy buen aprendizaje poder trasladar eso a la pieza.
 
¿Y por qué seleccionaste esta canción para que fuese la primera representación de tu siguiente disco?
Se debió a que fue la segunda que compuse del disco nuevo y es la que escribí inmediatamente después de publicar el anterior. A veces las canciones que compones al principio sirven de puente entre un disco y otro, ya que traen algo del trabajo anterior, pero proyectan cosas nuevas de lo que vendrá.


¿El siguiente disco del que hablamos lo hiciste pensando todavía en plasmarlo físicamente o tu prioridad está en el formato digital?
Si a mí en estos momentos en la discográfica me dijeran que el disco sólo va a salir en digital no me representaría ningún drama, porque creo que al día de hoy es prescindible el material físico, al menos para mi público, que es gente entre 20 y 30 años. 
Pero sí es cierto que CD permite mucho arte gráfico, mucha estética, áreas con las que estoy muy ligado y seria una lástima que se perdiera ese contenido del disco, pero hay otras vías para ampliar la experiencia como son los videoclips o Instagram, donde puedes subir imágenes cada día. Ahora el peso real no lo tiene el disco en sí, sino las canciones que la gente escucha y comparte.
 
¿Para quienes no te han visto todavía en vivo como les describes tus presentaciones?
Lo que pretendemos en cada concierto es emocionar tanto en el sentido literal, cuando se escuchan las canciones, como en el metafórico por medio de las vibraciones. Planteamos los conciertos como una fiesta emocional más que una demostración de virtuosismo. Es decir, tocamos las canciones lo mejor posible, pero no buscamos que se acuda a presenciar solos del mejor baterista, guitarrista o vocalista, pues queremos que el público vea a gente que pone su corazón en ello. La idea es crear un ambiente y una fiesta de emociones.
 
¿Palabras finales con las que quisieras despedirte de esta conversación? 
Invito a la gente para que acuda el 1 de diciembre al Plaza Condesa, espacio donde tocaremos canciones del primer disco que no hemos interpretado hasta ahora en Mexico, y para mi será una etapa muy bonita en este país, porque además ya falta menos tiempo para que salga el siguiente álbum donde todo será diferente.
 
 
Por: J. Alejandro Rojas Luna
 
 
 
Facebook: /Carlos Sadness
 
Twitter: @carlossadness
PageLines