Paul Krugman ganó en 2008 el Premio Nobel de Economía por su  “análisis de los patrones del comercio y la localización de la actividad económica”, cuestión interesante para un sector de personas especializadas en las finanzas internacionales, ¿pero por qué los estudios de un personaje como él pueden ser relevantes para la gente común? Pues porque justo en los tiempos que corren los elementos económicos son determinantes en nuestras vidas sin importar el contexto dentro del cual participemos.

De este modo, Paul Krugman visitó la Ciudad de México para participar en un ciclo de conversaciones que ha iniciado el periódico The New York Times (#ConversacionesNYT) con objeto de abordar temas de interés entre la sociedad. Así, justo en los tiempos actuales donde el burócrata con más alto rango en Estados Unidos: Donald Trump, ha sido consistente en articular una ofensiva mediática para evitar que los mexicanos sigan “estafando” a ese país, es que resulta relevante tomar en consideración el criterio de un Premio Nobel que considera que “el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no cumplió con la oferta de sus promotores de generar más crecimiento económico y desarrollo para México… El TLCAN lo que ofrece sobre todo es certidumbre y no sólo tarifas bajas para realizar comercio entre tres países”, argumento el académico, quien además consideró que el acuerdo trilateral, vigente desde enero de 1994, hoy tiene 25 por ciento de posibilidades de ser cancelado por las presiones de EU., cuyas demandas calificó de “píldoras venenosas” impulsadas por la ira de Trump.

Complementario a lo anterior, destacó que en caso de cancelarse el acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, habría dos posibles finales: Uno “suave”, donde concluiría el acuerdo, pero seguirían aplicándose las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), lo que reduciría el Producto Interno Bruto mexicano en un 2%, y con ello se perdería la certidumbre. Y la otra opción sería el final “duro”, en el que Trump decidiera, por ejemplo, imponer aranceles del 30% a los productos provenientes de México, lo que generaría un impacto mucho más negativo en la economía… Sin embargo: “De cualquier manera, México va a sobrevivir, tiene fuerza de trabajo y ha adquirido posibilidades de manufactura”, aseguró Krugman.

En la misma charla, llevada al cabo en el Museo Tamayo, Gerardo Esquivel, académico de El Colegio de México y coordinador de investigación del Instituto Belisario Domínguez del Senado, dijo que el TLCAN en su momento consiguió aumentar el volumen de comercio a partir de su entrada en vigor. Desde antes del tratado, agregó, México ya enviaba 80 por ciento de sus exportaciones a Estados Unidos.

Así pues, a grandes rasgos estos fueron los puntos abordados durante esta conversación donde el invitado especial también hizo consideraciones favorables en torno a Andrés Manuel López Obrador.

De tal suerte este es parte del pensamiento de un Premio Nobel.

Por: J. Alejandro Rojas Luna