ENTREVISTA | Darla, amor mío. Historia de inicio o fin, una conversación acerca de seres sobrenaturales y el proceso de creación literaria

Darla, amor mío. Historia de inicio o fin, es la novela debut de Alejandra Arriaga, autora que conformó una historia de intriga, valentía y fortaleza que gira en torno al tema del vampirismo y otras presencias sobrenaturales. 
La protagonista del relato es Darla, personaje que habrá de emprender una odisea donde descubrirá secretos que le permanecieron ocultos con objeto de protegerla y bajo esta premisa es que platicamos con la escritora quien nos explicó situaciones provenientes de mundos donde hay poderes más allá de lo humano.
Iniciamos:
De entre la tradición y literatura que existe de vampiros hay distintas clases de ellos y Cuentan con diferentes características. ¿En dónde entra el vampiro de tu novela?

Entre mis influencias principales está Bram Stoker y Anne Rice, a quien considero mi ídola. Mi tipo de vampiro no es primigenio como el de Stoker, pero sí es uno que forma parte de la evolución como sucede con los de Rice que tienen muchas variantes. El mío no es el vampiro clásico que nada más tiene necesitar de alimentarse sino que tiene más trasfondo.

¿A partir de que momento defines que quieres dedicarte a escribir? Esto considerando que somos un país que no se distingue por sus altos indices de lectura. De hecho, acorde con el INEGI apenas leemos 3.8 libros al año.

Desde muy chiquita estuve en una escuela de refugiados españoles, el instituto Luis Vives, donde nos manejaban mucho la cuestión del humanismo, ya fuese escribiendo o en cualquier otro arte. Particularmente fue en la secundaria donde tuve más contacto con los libros, ya que además nos estimulaban con la cuestión creativa de escribir y contar historias. Ahí detecté que me gustaba escribir y eso se reforzó con la influencia de lo que había leído años antes. Desde ese momento comenzaron a tomar forma los personajes de mi novela. Asimismo, el impulso definitivo ocurrió cuando estudié literatura italiana y una maestra de crítica en particular me dijo que si esto me gustaba pues que me dedicara a ello. Esas fueron las raíces de mi trabajo.

De hecho, en el formato físico de esta novela, hay una dedicatoria donde comento que si no hubiese sido por la orientación de una de las profesoras del instituto yo no hubiera podido desarrollar esta obra. Desde que escribí la primera hoja y hasta que publiqué el libro pasaron 10 años.

¿Este libro se trata de una edición independiente, no es así? ¿Cómo fue tu proceso para conseguir materializar tu trabajo?

Sí, es una edición completamente independiente, tuve el apoyo de mi papá en la cuestión económica y todo lo demás fue a partir de lo que yo había estudiado acerca de edición en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Es el período cuando tomé mis primeras notas, las empecé verificar y seleccioné entre aquello que me gustaba y separé lo otro que requería mejorar la estructura. Conforme comencé a transcribir, porque tal cual se trataba de textos escritos en cuaderno profesional, me di cuenta que tenía un libro de más de quinientas páginas. Así es que analicé que eso no lo iba a leer nadie más allá de mi papá, mi mamá y mis amistades, y fue por eso que decidí hacer un libro más accesible. Lo primero que pensé fue hacerlo en dos partes, pero conforme generé la estructura de forma más seria pude definir todo el rumbo y desarrollo de los personajes hasta que terminó en una trilogía. De este modo es que quedó definida la impresión, misma que al llevarla con profesionales de empaste me explicaron cómo podía quedar mejor.

Por cierto, los primeros libros ni siquiera tienen el código ISBN, porque todo fue familiar, posteriormente se anexó ese código.

¿También cuentas con estudios de crítica literaria, verdad? ¿Cómo es analizar tu propia obra considerando que tu especialidad se enfoca en revisar la obra de los demás?

Así es, yo estudié Literatura y Letras Modernas Italianas con especialidad de crítica. No concluí la licenciatura, no tengo el título, pero si concluí la especialidad. No obstante, todas las cuestiones que estudié de edición, estructura, análisis, entre otras, me sirvieron para mi trabajo.

En mi caso he tenido diferentes etapas, por ejemplo, hasta la preparatoria había leído mucho, pero no contaba con la parte crítica, ya que me dedicaba a escribir conforme las ideas venían a mí, y eso lo plasmaba en los personajes y las situaciones, pero cuando entré a la facultad detecté que para cualquier tipo de texto, ya fuese incluso para la tarea de una clase, es necesario dejarlo reposar con objeto de detectar posteriormente detalles básicos como palabras y acentos mal empleados.

Me sirvió entonces dejar descansar el texto y al retomarlo comencé a trabajarlo de modo crítico. Debo reconocer que fui muy dura conmigo misma porque le hacía muchos cambios, consideraba que había cosas que estaban todas mal, porque me parecía que no estaban bien argumentadas o estructuradas.

Fue necesario entonces volver a soltar el material y aproveché para enfocarme justo en la materia de Critica Literaria, desde la cual podía trabajar textos en inglés, así fue que trabajé a Bram Stoker y me adentré en los vampiros primigenios. Ahí detecté que me estaba atando yo sola, porque había distintos tipos de vampiros como los de Stephanie Meyer o Guillermo del Toro. Es decir, había muchos tipos y yo no debía cerrarme para permitirme jugar con los personajes.

En esa época terminé mi tiempo en la carrera, solté de nueva cuenta la novela, después viajé a Londres y al regreso retomé mis notas. Con todo esto en cuenta es cuando me sentí lo suficientemente madura para acabar el libro, además consideré que el trabajo le podría gustar a alguien más.

En resumen, este fue un recorrido de 12 años, el cual comenzó como algo no profesional, quizás hasta recreativo, después ocurrió la parte critica donde fue necesario soltar el texto y al final tomé la conciencia de sacar el libro hasta quedar conforme.

Desde el principio de tu novela se nota una marcada presencia femenina, ¿esto fue intencional o circunstancial para contar la historia?

Hay un porqué, y a lo largo del libro se va explicando el motivo que sea una presencia femenina poderosa la protagonista. Esta historia esta conformada como una trilogía, así que conforme se avanza son descubiertos los motivos para que el personaje femenino tenga esa relevancia, pero el lector tiene que averiguarlo por su cuenta para no hacerle un spoiler.

Haciendo un contraste con la realidad ¿qué te representa contar con personajes femeninos fuertes considerando que somos un país donde el tema del feminicidio afecta en buena medida?

En mi caso no me asumo como feminista, ya que este trabajo es producto de las influencias que tuve al principio. Ejemplo: quizás alguien que en su momento vio Buffy La Cazavampiros o Charmed puede ver influencia de estas series en mi obra e incluso hacer cierto match con los personajes al detectar algunas semejanzas.

Pero la verdad es que el texto no lo manejo desde algún sentido feminista o del poder femenino como tal, sino como una cuestión donde simplemente se expone que las mujeres también pueden protagonizar este tipo de historias. Por igual hay personajes masculinos que cuentan con poderes y todos en conjunto asumen las consecuencias de lo que está por ocurrir. La historia se enfoca más en el equilibrio donde los personajes se necesitan entre sí. No para generar más violencia.

Tocante a los feminicidios justo se deben a la falta de conciencia donde no tenemos que ataca ni a la mujer ni al hombre ni a los animales. Debe quedarnos claro que somos una sociedad y que podemos trabajar en equipo sin importar condición social.

Me gusta mucho una pregunta que le hacían a la madre Teresa: ‘¿Por qué no nos acompaña a una manifestación en contra de la guerra?’ Y ella respondió que jamas asistiría a una manifestación de ese tipo, sino a una por la paz, porque por el simple hecho de utilizar la palabra ‘violencia’ se marcaba una tendencia y una energía que no debía estar presente.

¿Te fue complicado integrar en una misma historia personajes sobrenaturales provenientes de diferentes mitologías?

No es una historia cien por ciento de vampiros, sino que como la misma sinopsis lo dice se trata de una historia de descubrimiento donde el personaje principal debe ir adaptándose. En este sentido, puedo comentar que hay demonios, brujas, ángeles, cazadoras y cazadores de ambos bandos. De este modo, hay elementos de las influencias mencionadas como Bram Stoker, Anne Rice, y series como Charmed o los libros Nocturna, Obscura y Eterna, de Guillermo del Toro. Hay muchos matices con los cuales fue posible jugar.

Al principio a mí me fue muy sencillo, porque siempre me ha gustado la mitología, por eso en la historia los lectores podrán encontrarse nombres míticos. Me gustó mucho jugar con el hecho que hay tanta cultura en torno a estos temas. Por ejemplo, a un mismo demonio se le puede llamar de modos distintos en lugares diferentes. Ahí esta el caso de Lucifer, quien cuenta con diferentes nombres, pero siempre sigue siendo el dueño y gobernante del inframundo.

Por eso esto ya lo tenía muy integrado en mi sistema de escritura, lo difícil fue en la siguiente etapa, que es donde la historia avanza para darle forma a la trilogía. Ahí es donde debía estar muy atenta de mi genealogía de personajes para no generar contradicciones y así lograr el enlace entre una parte y la otra.

¿Respecto al material que definitivamente quedó impreso fue así como querías que resultase o fue necesario eliminar material que quizás pudieras utilizas posteriormente?

Esta primera parte de la trilogía quedó exactamente como yo quería, pues es un corte ideal con algunos ligeros ajustes. Pero para las partes siguientes sí hubo que suprimir contenido como algún capítulo que ya no correspondía por cuestiones de estructura, otros permanecieron pero con ajustes mayores para darle continuidad y congruencia a los personajes, situaciones e historia en general.

¿Qué idea final es la que quisieras utilizar para definir toda la labor que se requirió para materializar este que es tu primer libro?

Concluyo comentando que este proceso no me gusta interpretarlo como largo, porque siento que todo ocurrió cuando debía suceder. En su momento, cuando me critiqué severamente, ahí sí fue difícil porque me decía que el texto debía ser perfecto, pero aprendi que no hay perfección en la literatura. En al caso de Bram Stoker, Anne Rice, Guillermo del Toro, en cuanto al tema de los vampiros se refiere, podemos verlos desde ambos lados, desde lo que consideran que son trabajos perfectos o bien con muchas deficiencias .

Es por eso que haber soltado un momento la historia y después haberla retomado fue lo que facilitó que evolucionara hasta el punto de conformar esta trilogía. Fue importante detectar que las partes que por el momento no utilizaba no se debía que fuesen necesariamente malas sino que no correspondían en esos momentos a lo que quería contar.

A final de cuentas la idea es soltarse y dejarse llevar para alcanzar cualquier meta.

Por: J. Alejandro Rojas Luna

PageLines