CINE Guardianes = Superhéroes rusos

Durante la Guerra Fría entre la entonces Unión Soviética y los Estados Unidos, los del bloque comunista desarrollaron experimentos genéticos para desarrollar súper soldados, pero al desintegrarse en varias naciones el experimento quedó en el olvido hasta que un villano poderoso amenaza a la nueva Rusia y el mundo entero, por lo que los servicios de inteligencia rusa buscan reunir al equipo sobreviviente para enfrentar este reto.

Esta es la premisa principal de la película rusa Guardianes, del director Sarik Andreasyan, apodada por algunos medios como Los Vengadores Rusos, sin embargo, es una apuesta interesante y elogiable que se animen a hacer estas cintas en otras latitudes, ya que sin los grandes presupuestos de Hollywood, el largometraje consigue armar una historia sencilla pero entretenida y con efectos especiales bastante decentes.

Destacan los espectaculares paisajes rusos y una mirada, aunque sea de ficción, a un país que por mucho tiempo permaneció cerrado y bajo la propaganda negativa que los intereses políticos occidentales han hecho de aquella nación.

El equipo de súper héroes rusos está conformado por Ler, quien tiene el poder de manipular las rocas para usarlas como armas o crear armaduras de defensa; Arsus, con el poder de transformarse parcial o totalmente en un enorme oso; Khan, con una enorme velocidad y destreza en el combate con armas blancas y habilidad de teletransportación en espacios cortos, y Kseniya, una mujer con gran capacidad de pelea y poder de hacerse invisible al igual que lo que ella requiera.

Sin grandes complicaciones en el guión, ni mensajes políticos o de propaganda, la cinta cumple con entretener y se une a la moda de películas sobre seres humanos poderosos… Y claro, hay escena postcréditos que refiriere a una secuela.

Por: Mario González

PageLines