[CONCIERTO] PSYCHEDELIC FURS: La plumilla del post punk

Fue en el año de 1977 cuando lo Psychedelic Furs se fundaron y tomaron su nombre inspirados por la canción “Venus in Furs” (1966) de Velvet Underground. Aquella melodía que resuena en la cabeza con un toque hindú y una tonalidad psicodélica –que marcha en un espiral ascendente y después descendente-, casi de ensueño, marcó de manera rotunda el “espíritu” de la banda.

Es curioso observar la evolución de una banda 40 años después de que iniciaron y más aún cuando lo que está en juego es la propia realidad del post punk. Se trataba de experimentar con música electrónica y disco; mezclarla con nuevas tecnologías de grabación y hacer uso de técnicas vanguardistas de producción. Y más importante, todavía, generar música vinculada con el arte y la política de la época. Influencias específicas de la teoría crítica, el cine de los 70´s y el performance explotaban en cada nota del post punk.

¿Cuál fue el resultado de esta explosión post punketa de los Psychedelic Furs en el Plaza Condesa el 3 de agosto pasado?

El público era una mezcla generacional de gente ecléctica y bastante clavada. Se observaban espectadores solitarios deambulando con sus audífonos previos al concierto y otros tantos bebiendo alegremente en multitud.

Cuando estalló en el aire “Dumb Waiters” la ecléctica multitud se mecía a un ritmo de ensoñación que al iniciar “Heartbeat” se transformó en un momento donde “la ciudad duerme.” Y es eso, en el post punk todos duermen para cumplir lo que en vigilia no se alcanza.

En “The Ghost in You” los Psychedelic Furs penetran al fuero interno, a ese lugar donde el tiempo no depende de la historia. En el mismo sentido escuchamos “Heaven”, un lugar personal donde el cielo es nuestra creación. Con “Believe” los Psychedelic Furs le dan un giro a la noche, “We don´t know why we believe”. La multitud se mira entre sí, ya que la fuerza y contundencia de aquella frase no pasa desapercibida. También en el post punk se trata de cuestionamientos y de verdades que duelen. No todo mundo duerme y sueña cosas bellas…

Por eso en “Love my Way”, “Angels don´t cry” y “Heartbreak Beat” los Psychedelic Furs nos alimentan de amor por todos lados, por todos los poros y con todos sus instrumentos.

Al final y para la despedida Tim Butler arrojó su psicodélica plumilla, misma que fue atrapada por Abraham Morales, quien confesó enmarcaría para mirarla hasta el fin de sus días. Y es que también atrapar plumillas forma parte del post punk. No se puede quedar uno instalado en un lugar esperando que las cosas sucedan. Hay que moverse, hay que transformarse, hay que ir en espiral ascendente y descendente deambulando por la ciudad.

Por: Valentina Morales Torres

Facebook: Niet Snaio Valia

Twitter: @Deleuzeval

Fotos: Zulz

PageLines