[ARTíCULO] Baile y música, pareja inseparable en el rock (PARTE I)

Los bailes que estaban de moda en Estados Unidos, en los años 20, eran principalmente el célebre charleston, el black bottom y algunos otros de pasitos cortos y rápidos con nombre de animales: turkey trot (trote del pavo), fox trot (trote del zorro)… A medida que la música se aceleraba, los movimientos se hacían más veloces y arrebatados.

También, en la misma década, personas negras en Estados Unidos bailaban un ritmo llamado Texas Tommy o breakaway, cuya traducción sería romper y alejarse, y eso era, dado que la pareja daba un corte al paso que estaba haciendo, se alejaba el hombre de la mujer y luego volvían a acercarse para seguir bailando juntos. Este baile fue popularizándose y en 1927 los diarios lo rebautizaron como Lindy Hop, el salto de Lindy… pero, ¿quien era Lindy? Bien, era una manera cariñosa de llamar y homenajear a Charles Lindbergh, quien recientemente había realizado la proeza de cruzar el Atlántico con su avión Spirit Of St. Louis.

El Lindy Hop se bailaba al compás de las orquestas populares de swing de la época: Cab Calloway, Benny Goodman, Count Basie, Duke Ellington. Así, la relación entre el baile y la música fue in crescendo y era mutuamente estimulante, puesto que los bailarines bailaban mas rápido cuando los músicos aceleraban el ritmo, cosa que incitaba a las personas a realizar bailes más frenéticos. De este modo es que se alcanzaron niveles increíbles de expresión y creatividad en ambas áreas.

Cabe destacar lo siguiente: como parte del desarrollo de estos bailes populares, en 1937, Benny Goodman dio un recital en el Paramount Theatre de Nueva York, recinto en donde los asistentes se sintieron tan motivados por la música que empezaron a bailar en los pasillos de la sala. Al día siguiente los diarios nombraron de jitterbug a ese baile y a partir del jitterbug surgieron bailes como el boogie-woogie y el swing-boogie. Asimismo, comenzó a usarse el vocablo jive para denominar genéricamente a todos los bailes, fueran de 6 u 8 tiempos, sucesores del Lindy Hop. En todos los casos se seguía danzando al ritmo del swing y del dixieland.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, las big bands se redujeron y se transformaron o en grupos de bebop, ritmo que incitaba al baile y mismo que será abordado en la siguiente entrega.

 

Por: J. Alejandro Rojas Luna

 

PageLines