[COMICS/SPLASHPAGE] Reborn o el más allá para ateos épicos

 

Título: Reborn (números 1-5)

Editoria: Image Comics (2016-2017)

Autores: Mark Millar (Escritor) Greg Capullo (Dibujante)

 

La premisa es sencilla: en esta historia cuando mueres en la Tierra, tu ser reencarna en Adystria, un mundo de fantasía lleno de héroes, monstruos, hechiceros y hadas. Si fuiste bueno en tu paso por la Tierra, rencarnas en un héroe de gran voluntad y poder (a mayor bondad vivida, mayor el poder heroico); si fuiste malo, rencarnas en un monstruo sin prejuicios ni moral (a mayor maldad vivida, mayor el poder monstruoso). Hasta el momento no hay puntos medios, aunque sí cuenta, y mucho, el hecho de cómo hayas tratado (bien o mal) a tus mascotas.

La protagonista es Bonnie Black, una mujer de 78 años que vivió plena y bondadosamente hasta que a su muerte es llamada a Adystria, para convertirse en su máxima y veinteañera campeona. ¿Qué y a quiénes encontrará del otro lado?, es parte de lo que hace entretenida esta historia, así como saber quién te ayudará y quién no, pues el cambio de vidas puede hacer estragos en el carácter de las personas que Bonnie creía conocer.

Tal vez por ser planteada con sencillez, Reborn es disfrutable pero también un tanto confusa o inacabada; por ejemplo, Adystria no es un equivalente a la polaridad cielo/infierno: así como la gente bondadosa es recompensada con habilidades y poderes, los malvados no sólo no son castigados, sino que son recompensados con habilidades y poderes con los cuales pueden seguir disfrutando de su esencia maligna e incluso competir por dominar a los otros.

De esta forma, Reborn parece responder más a la estructura de personajes de un juego de rol que a un razonamiento filosófico, axiomático o maniqueísta, no queda claro que se trate de una lucha del bien contra el mal, sino simplemente de unos contra otros.

Lo que sin duda resulta en un atractivo recomendable es el trabajo de Greg Capullo, preciso y con el suficiente detalle para atraer la atención del lector hacia secuencias complicadas de escaramuzas uno a uno y batallas campales, con la aparición de criaturas imposibles y el uso de rostros que, con atinadas expresiones, también participan en la narración no verbal.

 

Por: Víctor De Lucio @elipsigrafo

PageLines