[ARTíCULO] Esbozo de lo que se entiende por música pop en Japón

Después de Estados Unidos, Japón es el segundo mercado discográfico del mundo. A pesar de que los artistas occidentales cada vez tienen más presencia en el mercado japonés, éste es un mercado básicamente doméstico que se basta por sí sólo para generar el 70% de las ventas (hasta 9 millones de copias de un álbum sin apenas realizar ventas en el extranjero).

Esta industria discográfica posee unas características únicas que las distingue de sus homólogas occidentales. Por ejemplo, la radio tiene un impacto relativamente pequeño en las ventas de discos. Las normativas en materia de emisión son bastante estrictas, tendiendo a eliminar la competencia entre las radios y dando lugar a programas anodinos y predecibles. Por otra parte, las revistas de música son una de las piedras angulares de la industria discográfica japonesa. Un gran número de revistas da puntual cuenta de los nuevos lanzamientos discográficos y de las noticias de los grupos y solistas japoneses.

Orígenes de la música popular, estilos e influencias

El auge del pop japonés en los 60 fue el resultado de esta “japonización” de la música pop occidental. Fue precisamente durante esta época cuando instrumentos musicales, como las guitarras eléctricas y las baterías, se incorporaron a la música popular japonesa.

De esta etapa se considera que la única canción japonesa que se ha convertido en éxito internacional a la fecha es “Sukidaki”, compuesta por Hachidai Nakamura e interpretada por Kyû Sakamoto. Número 1 en Estados Unidos y 6 en el Reino Unido.

Desde entonces, el J-pop engloba una amplia variedad de estilos musicales, que incluyen rock, pop, r&b y hip hop, entre otros, y empezó como una imitación japonesa de la música occidental.

Aunque hoy en día todavía pueden verse esas influencias, el J-pop se ha convertido en un estilo musical con sus propias características.

J-pop en occidente

Muchos cantantes japoneses, como Ayumi Hamasaki y Amuro Namie Matsudao Gackt, han intentado trasladar su éxito a los mercados internacionales con resultados desiguales. Por lo general, suelen pasar sin trascendencia debido, fundamentalmente, a las diferentes actitudes con las que los japoneses y occidentales conciben la música. Mientras que a muchos occidentales la música japonesa les parece poco imaginativa e inspirada, como una copia de su propia música, para los japoneses, imitar a un maestro hasta la perfección y luego superarlo, es una tarea respetable, como una vuelta a los orígenes. Esto mismo sucedió con la tecnología y véanlos ahora.

Dejando la música pop aparte, los occidentales buscan el exotismo y la originalidad en la música japonesa y una prueba de ello es que los artistas japoneses que han demostrado tener éxito fuera de las fronteras japonesas, han sido aquéllos que han sabido incorporar con éxito elementos asiáticos en su música. Dentro de los artistas de música pop japonesa que han tenido repercusión en el extranjero, se encuentran las Shônen Knife, una banda de Osaka cuyo rock simple e imaginativo causó furor en círculos underground de Europa y Estados Unidos, a pesar de que sus álbumes eran complicados de conseguir y Pizzicato Five, uno de los creadores del género Shibuya pop, y que han gozado de más éxito fuera que dentro de Japón.

Algunos géneros que marcan diferencias: Música de anime

Dentro del anime se podrían distinguir tres tendencias: la utilización de temas expresamente compuestos para el anime, la utilización de canciones como tie up (canciones usadas para propaganda), o el anime como plataforma para el lanzamiento de grupos.

Los temas de inicio y del final pueden ser compuestos expresamente para el anime y cantados por los actores de doblaje del mismo, unas veces con el estilo del personaje al que ponen la voz, otras con su propio estilo. Megumi Hayashibara (Rei Ayanami en Evangelion, Haruka Urashima en Love Hina) y Minami Takayama (Nabiki en Ranma 1/2, Conan en Detective Conan), del grupo Two-Mix, son ejemplos representativos de esta tendencia.

El anime como plataforma para el lanzamiento de grupos:

Muy pocos animes se hacen con la intención de vender discos, aunque hay casos como Kaikan Phrase, un anime basado en el shojo manga de Mayu Shinjo en el que se contaba la historia de la formación y triunfo de un grupo de rock llamado Lucifer, que acabó formándose también en la realidad. Este aspecto se entrelaza con la música de televisión y películas donde desde el auge de la televisión en Japón a mediados de los 60, sucedió que temas de idols y de cantantes de la new music fueron empleados para anuncios televisivos.

A principios de los 90, empezó a ser común que canciones empleadas en series, anuncios y programas de televisión se convirtieran en éxitos. Por las características propias de la industria discográfica japonesa, la televisión es un poderoso medio para promover las ventas de discos. Un vistazo a las listas de éxitos durante la primera mitad del 2003 revela que de los 10 singles más vendidos, 8 han sido temas principales de programas de televisión o películas.

La promoción por este medio también se revela como un poderoso instrumento de marketing para dar a conocer nuevos singles y artistas o para la creación de la “imagen de marca” de ese artista.

La relación entre la música y los programas de televisión puede clasificarse en tres tipos: uso de la canción como tema principal de un programa, la promoción de la canción dentro de un programa de música o variedades, o el programa en sí como plataforma para lanzar canciones.

Sin embargo, no fue hasta mediados de los 90 con Namie Amuro (precursora de la estética gal) cuando el pop japonés empieza ser conocido de nuevo más allá de las fronteras japonesas. En esta época el pop japonés estaba influido por el eurobeat y el dance, con grupos como SMAP o V6, típicos grupos de chicos que cantan y bailan en la más pura estética Take that o Back Street Boys fue haciendo menos dance y más pop surgiendo grupos como MAX, SPEED, Kinki Kids, Da Pump, Every Little Thing.

En la actualidad, a la hora de hablar del pop japonés, el principal referente es Ayumi Hamasaki quien es también presencia en el mundo de la moda. Sus canciones, consideran sus seguidores, describen sus emociones de una manera directa, lo que la ha hecho popular entre amplios sectores de jóvenes japoneses.

Por: J. Alejandro Rojas Luna

PageLines