[CINE/TODDAO CINEMA NOVEL] Llega la nueva de Spider-Man y los chicos están perdiendo la cabeza

Spider-Man: de regreso a casa (Spider-Man: Homecoming)

Jon Watts (EUA, 2017)

Guion: Jonathan Goldstein, John Francis Daley, Jon Watts, Christopher Ford, Chris McKenna.

Fotografía: Salvatore Totino

Actores: Tom Holland, Michael Keaton, Jacob Batalon.

Los esfuerzos de la empresa Marvel vuelven a generar frutos de entretenimiento puro en su más reciente producto fílmico, la nueva película del superhéroe arácnido Spider-Man. Ya en Capitain America: Civil War (Russo y Russo, 2016) se había vuelto a presentar a este personaje, encarnado ahora en Tom Holland, de una forma sencilla y acorde al perfil humorístico que ha permeado en las anteriores entregas de los diferentes Vengadores y anexas.

En ese sentido, parte del score proviene de los temas usados previamente, al parecer para darle un sentido de uniformidad con el resto de filmes Marvel (del lado Paramount). Sorprende un poco la presencia en el soundtrack de The Rolling Stones y The Ramones, grupos que, en su época y aún tiempo después, llegaron a ser tachados de ruidosos, de escribir letras escandalosas y, en general, de ser peligrosos para la moral y las buenas costumbres; hoy sus canciones aparecen en un producto del mainstream cinematográfico, musicalizando escenas buena onda y de chaviza neoyorkina fresa, quizá sólo porque suenan cool.

En esta nueva entrega se le da continuidad a la reintroducción de Spider-Man, quinceañero super genio y deseoso de emprender aventuras. No se conocerá a fondo a ninguno de los personajes que lo rodean, apenas están delineados para hacer funcional la gran cantidad de situaciones y escenas de acción con las que se logra una cinta emocionante, fresca, amigable, muy al estilo también de lo que fuera el concepto del cómic Ultimate Spider-Man; ciertamente muy recomendable para que todo tipo de espectador vaya a verla.

Pero también es cierto lo que Adrian Toomes, el villano interpretado por Michael Keaton, espeta a sus secuaces y al mismo Spider-Man: “los ricos y poderosos, como Stark, no se preocupan por nosotros”. Tooms inicia como un contratista independiente para remover escombros resultantes de los acontecimientos en The Avengers (Whedon, 2012), convencido de esta oportunidad se endeuda con tal de cumplir con el trabajo, pero es intervenido por una agencia de gobierno que lo reemplazas sin mediar indemnización, al estilo “y hazle cómo quieras”.

Posteriormente, y sin quemar mayores detalles, se desata un mercado negro de armamento de última (y alienígena) tecnología, que pone en riesgo, entre otras propiedades, a los barrios comunes de Nueva York, sin que las autoridades muevan un dedo. Felizmente para la trama, Spider-Man toma en sus manos el asunto.

Lo anterior es solo un fragmento, un tema que apenas se asoma en Spider-Man: de regreso a casa, y que sucede sin amargar el resultado. El género de superhéroes, en el cine y en el cómic, no tiene mucho que ver con los temas cotidianos (incluso por definición), y es por eso mismo que resalta y, si se le permite, invita a reflexionar sobre qué lugares están ocupando los verdaderos malvados de la historia.

Por: Víctor De Lucio @elipsigrafo

-o0o-

PageLines