[ENTREVISTA] La supersónica propuesta de Okills

Alberto “El Arcas” Lugo (voz y guitarra), Leonardo “El Kmarón” Jaramillo (guitarras), Carlos J. García (guitarra), Kevin Yousef (bajo) y Antonio “Tony Alda” Aldazoro (batería), responden bajo el nombre conjunto Okills, banda venezolana con dos discos de estudio en su haber, y ahora residente de la Ciudad de México, misma que entre otros espacios para consolidarse en la escena local estará presentándose en la actual y decimoséptima edición del festival Vive Latino.
 
Es así que platicamos con Kevin Yousef, quien describió pasado y presente de la banda que repunta la difusión de América Supersónica (2016), su disco más reciente.
Partamos de la básico: ¿De donde se origina Okills?
Nosotros somos de Venezuela, Caracas, y desde los 13-14 años nos interesamos en la música, participamos en distintas bandas donde ganamos experiencia, pero fue hace seis años que decidimos formalizar el trabajo y armamos el proyecto que hoy en día es Okills.
 
¿Es correcto que ustedes basaron su nombre en la expresión “Okey”, la cual se dice fue usada en la guerra de secesión estadounidense para indicar que tras algún combate no se habían reportado bajas y anotaban en un pizarrón “0 Killed” (cero muertos). 
Sí, es correcto, estábamos buscando un nombre que pudiese entenderse en cualquier idioma. Primero nos pusimos OK, pero era tan fácil y popular su uso redes sociales o en los buscadores que optamos por investigar acerca del origen de la palabra OK y la modificamos a Okills, que resultó mucho mas fácil para participar en redes sociales y que la gente nos buscara en Internet.
¿Por qué hacer música que sea tan diversa en géneros y corrientes? Uno los escucha y se detectan elementos de rock pop, bossa nova y sonidos populares de Venezuela, entre otros.
Nunca nos ha gustado encasillarnos en un género, sino dejarnos llevar por el momento. Para nosotros un disco es como una fotografía del momento, si hoy hubiésemos grabado América Supersónica seguramente nos habríamos influenciado por todo lo que nos ha pasado en México y el resultado habría sido distinto.
Por ejemplo, en nuestro primer disco estábamos muy apegados a la onda indie, sonábamos un poco mas pesado, pero para este disco nos sentamos pensando en componer canciones donde pudiésemos englobar todas nuestras influencias, entre ello los sonidos caribeños.
Así es como lo llevamos a Mauricio “Maurimixxx“ Arcas, percusionista de los Amigos Invisibles, para que nos ayudara a agregar estos nuevos elementos a nuestra música. De este modo se convirtió en nuestro productor y así salió América Supersónica.
Recientemente viven en México, ¿cómo es la escena venezolana en la actualidad y en qué momento decidieron salir de Caracas para vivir en la Ciudad de México, misma que reflejan en el video “Tiempo”, en el cual bromean en torno a su arribo?
Venezuela en la industria musical tiene una situación muy extraña, porque hay mucho talento, pero la prioridad del venezolano hoy en día no es el entretenimiento, tiene otras cosas mas importantes en las cuales pensar. Además, la salsa y el reggaeton están mucho mas presentes. Así, las bandas de nuestro estilo si alcanzan a escucharse, pero tienen un limite de exposición.
Por otro lado, la industria musical venezolana no alcanza a sostener que tu música sea escuchada fuera de las fronteras. Por eso, eventualmente, uno tiene que salir de la zona de confort y cruzar fronteras para ser escuchado mas lejos.
Nuestro productor fue quien nos recomendó venir a México, aprovechando que él tenia bastante experiencia en el mercado, nos contó de lo bueno del publico y lo mucho que se escuchaba el rock. Como referencia, nosotros crecimos viendo MTV, y ya nos considerábamos fans de Caifanes y Café Tacuba, entre otras bandas.
Nosotros llegamos aquí después de cinco anos de carrera y lo hicimos en nuestro mejor momento, porque en Venezuela, durante la gira América Supersónica, llenamos lugares que antes no habíamos conseguido. Ahí fue cuando decidimos que era nuestro momento de salir.
Llegar a aquí fue reiniciar, porque pasamos de tocar en lugares llenos a shows en sitios con tres personas (risas). Eso nos mostró que debíamos trabajar muchísimo hasta que poco a poco se dieron situaciones favorables, como cuando la canción “Tiempo” fue programada en la estación de radio Reactor. Gracias a eso nuestro actual manager nos escuchó y contactó. Eso fue a los cuatro meses de haber llegado.
Y enero de 2016 fue nuestro primer show importante tocando con bandas locales como Comisario Pantera y Caloncho, eso nos permitió ir montando una base de fans.
Básicamente, la experiencia de los cinco años previos nos ayudó mucho.
Y acerca de “Tiempo”, ese fue el primer video que grabamos en México y lo hicimos dos semanas después de haber llegado.
Fue un video sarcástico, ya que evidentemente nadie nos conocía y nosotros hablábamos de haber llegado a lo grande. Pero en realidad estábamos asombrados de lo grande de la ciudad.
 
¿Grabar América Supersónica fue un proceso donde ya tenían definido lo que querían plasmar o fue uno de estos trabajos que van siendo modificados conforme avanza el trabajo?
 
Fue un disco que representó muchos cambios y trabajo. El proceso consistió en hacer muchas maquetas por separado y después unirlas, luego empezamos a tocarlas en vivo y fueron recibieron mas cambios. Después nos reunimos con Maurimixxx y las piezas cambiaron un poco mas, y en el estudio ,al momento de grabar todavía se les hicieron mas modificaciones.
Nos gusta el proceso en el cual las canciones se van macerando, darles tiempo, escucharlas y que poco a poco evolucionen.
Maurimixxx es un productor que no impone, pues el dice: “Al final ustedes son los que van a tocar las canciones por muchos años y deben gustarles principalmente”. El propone ideas y ayuda en la parte rítmica para que no se sientan aburridas y no tengan altibajos.
 
¿Y qué tanto cambian las canciones al momento de trasladarlas a las presentaciones en vivo?
A nosotros nos gusta cambiar las canciones en su versión en vivo, donde solemos acelerarlas un poco para darles un poco mas de energía, les agregamos distorsión y arreglos mas rockeros, con ello conseguimos que la gente que nos sigue nos sienta que va siempre al mismo concierto. Ademas, durante shows grandes y festivales agregamos metales y percusiones.
El escucha promedio o casual de música suele no reparar en varios detalles que pueda contener un disco. ¿Qué detalles destacas que quizás han sido pasados por alto en algunas de sus canciones?
Tenemos varios guiños a otros artistas, el publico de Okills en Mexico es joven y no suele conocer varias referencias, tal es el caso de la canción “Asesina”, donde se hace alusión a Óscar de León.  En las redes sociales nos han preguntado quién esa persona y les hemos explicado que es un salsero venezolano.
Hay otro guiño a Hector Lavoe, en la canción “Humano”, él es otro salsero, pero puertorriqueno. Y en “Ariel”, se canta: “Quiero bailar como Ariel”, que es un integrante de Billo’s Caracas Boys, una orquesta musical venezolana.
Son detalles con los cuales de primera instancia la gente no esta familiarizada, pero les causa curiosidad.
¿Y qué estrategia tienen montada en torno a la banda para este 2017 en curso?
Marzo es un mes importante para nosotros, asistiremos a SWSW, al Vive Latino, Vaiven y el festival  Pal’ Norte. También comenzaremos nuestra primera gira por la república sin abrirle a nadie. Nosotros solos. El año pasado giramos con Mon Laferte y Caloncho en la gira Mon La Fruta. También con Comisario Pantera
Este es el año donde queremos dar shows completos de Okills nuestra gira llevará por nombre México Supersonico 2017′.
 
Y con objeto de orientar al escucha que todavía no los ubica, ¿con qué otros artistas o sonidos se les puede asociar de forma correcta?
Por ejemplo, Fania o Café Tacuba, ya que de algún modo hay similitudes en algunas de nuestras canciones. Nos gusta mucho la música tradicional venezolana, somos fans de Simón Díaz,
Asimismo, en la ultima canción del disco, “Omegegú”, incluimos ritmos venezolanos que nos gusta tenerlos como parte de nuestra música.
Por ahí la gente puede asociarnos.
J. Alejandro Rojas Luna
PageLines