[ENTREVISTA] 10 años de Los Daniels, el retorno a los orígenes y la vista en el futuro cercano

Nacer, crecer, desarrollarse, sostenerse y no morir dentro de la escena musical nacional no es empresa sencilla, menos aun en los tiempos actuales, razón por la cual contabilizar diez años de trayectoria es algo digno de llamar la atención, siendo este el caso de Los Daniels, banda con la cual aprovechamos esta coyuntura para platicar con Ismael Salcedo, vocalista y guitarrista del cuarteto, quien rememoró los orígenes del conjunto, el panorama actual y los cambios que ya se aplican de frente al futuro inmediato.

 

Círculo Mixup: Al momento de sacar cuentas resulta que Los Daniels están en su año 10 de existencia. ¿Cómo recuerdas los primeros momentos de la banda? En específico cuando todavía no contaban con un nombre para el conjunto.

Ismael Salcedo: Definitivamente estábamos muy entusiasmados, ansiosos y muy seguros de hacer cosas, ya que nos conocíamos de proyectos que tuvimos antes, además de bandas con las que alternamos.
Esto llevo a que tomáramos la decision de hacer nuestros discos en nuestro propio estudio, lugar donde conforme componíamos ahí grabábamos los temas.
Todo eso fue antes de tener un nombre, simplemente nos juntamos en el estudio y empezamos a trabajar sin parar, encerrados alrededor de dos meses todos los días, y así es como grabamos el primer disco de Los Daniels: Se renta cuarto para señoritas (2007)
¿Una vez integrados qué cosas comenzaron a implementar en su forma de trabajar con base en la experiencia de sus proyectos previos?
Todo fue muy rápido y orgánico, algo que le dio mucha frescura al trabajo fue que dejamos que cada uno de nosotros fluyera, ya que cada quien contaba con bastante experiencia, habíamos estado en bandas anteriores y teníamos bastante tiempo tocando.
Eramos entonces una banda que, aunque nueva, ya tenia un camino recorrido previamente. Había tanto experiencia como conciencia de errores que habíamos cometido anteriormente y que aquí no queríamos repetir, por lo cual fuimos mas objetivos a la hora de hacer las cosas. Eso generó rapidez, espontaneidad y que cada quien metiera un estilo. Por eso no costó trabajo hacer las primeras canciones.
Lo que sí sucedió, por consecuencia natural, es que con los siguientes discos las cosas fueron más difíciles, porque la gente cada vez ha exigido mas. Nunca es lo mismo hacer las primeras diez letras que las siguientes cincuenta. La semántica ya no puede repetirse, por ejemplo.
Las complicaciones llegaron con el tiempo, pero al principio todo fue muy sencillo para nosotros.
10 años es tiempo de vida importante para una banda, ¿puedes situar el momento clave dentro de la historia de los Daniels, mismo que ahora nos permiten estar platicando?
El momento fundamental y parteaguas de toda esta historia fue cuando nos presentamos en el Vive Latino (2008), eso ocurrió al día siguiente que cumplimos un año de formación, era nuestro aniversario. Se dice que ahí contamos con asistencia de alrededor de 15, 000 personas. Al termino de ese concierto se nos acercó gente de EMI Music, quienes nos citaron a sus oficinas la siguiente semana y firmamos el contrato con ellos.
Después, no pasó más de un año cuando nos volvieron a llamar, pero ahora para juntarnos con Sony Music. Así, en conjunto invirtieron para el tercer disco de Los Daniels: A Casa (2010), el primero en salir con una disquera trasnacional. De ahÍ se desprendió la canción “Quisiera saber” con Natalia Lafourcade. Yo fui a su propia casa a grabar y producir su voz.
Permíteme un paréntesis ¿Ustedes por qué nunca han cantado en inglés como si lo han hecho otras bandas en un intento de internacionalizarse por esa via?
Primordialmente nuestra estrategia ha sido generar resonancia a nivel nacional. Por el tipo de música que hacemos no consideramos que componer en inglés nos internacionalice si antes no somos profetas en nuestra tierra. Nos consideramos parte de se legado del rock en español. Como letrista de la banda me he influenciado de artistas como Spinetta, Gustavo Cerati; música del movimiento de Rock en tu idioma, desde Radio Futura, Enanitos Verdes, La Unión, Caifanes.
Seguí desde niño este movimientos y es parte de las influencias que me caracterizan.
Sí escucho música en ingles, pero te soy honesto, siempre estuve más enfocado en la misma música que en la letra, porque al traducir las letras me parecían sosas, incluso sin sentido. Ahí fue que me clavé en escuchar más música de gente que habla nuestro idioma, ademas de leer mucha poesía. Eso me ayudo mucho, ya que antes yo no había escrito canciones, previo a Los Daniels yo era bajista, llevo alrededor de 25 anos tocando y esto fue un reto para mi.
Por otra parte, ya hemos podido a ir a países y festivales en Indonesia, Bali, Yakarta, Japón. Hemos alternado con artistas como The Libertines y Ratatat, y hemos entablado buena relación con ellos.
No descartamos alguna vez cantar en ingles, pero no es el la linea a seguir, hay mucho trabajo que hacer en el país, llegar a mas gente y consolidarnos.
Ustedes se formaron en 2007, lo cual significa que les ha tocado de lleno participar en este mercado musical donde la venta de discos ya no es determinante para el desarrollo de un artista. ¿Ustedes como hicieron rentable su carrera?
Nosotros desde que empezamos nos hemos mantenido del show en vivo, ya que a final de cuentas es el origen para cualquier banda.
Desde que empezamos nunca hemos sido un grupo que haya vendido grandes cantidades de discos, incluso mucha de nuestro publico nos ha consumido a través de la piratería, cosa que no aplaudo, porque evidentemente afecta a la compañía que nos firmó, sin embargo, a nosotros no nos ha afectado porque en la actualidad seguimos teniendo muchos shows, mismos que generan las entradas de recursos que permiten seguir invirtiendo en la banda, esto a pesar de formar parte de una trasnacional.
No hemos dejado de hacer el trabajo que antes hacíamos de manera independiente. Estamos por terminar nuestro contrato con la compañía y tenemos la intención de regresar a los orígenes independientes. Ahora hay muchas formas de difundir la música al publico no solo de un país sino de todo el mundo. Para nosotros lo más conveniente es no dejar de invertir en la banda, nuestro público sabe que el dinero que entra se utiliza para seguir invirtiendo en ella con cosas como hacer nuestro merchandise, por ejemplo.
¿Y en estos tiempos de música digital todavía tiene sentido hacer discos físicos?
Ya casi no consumo discos físicos, pero mi compañero Rasheed Durán (batería) es un melómano que tiene alrededor de 7 mil discos en su casa, muchos viniles, entre ellos.
Pero definitivamente tener un disco, abrirlo, checar el arte que participa de un concepto y escuchar las canciones en el orden que se acomodaron, es parte vital de una forma de escuchar que desafortunadamente se ha ido perdiendo. El disco cada vez se consume menos, no considero que el disco en sí sea la llave para que la gente te conozca y consuma, pero es la manera de llegar a la raíz de cómo se hizo la música, quién la produjo, quién hizo el arte, por qué hizo el arte así, qué tiene que ver el arte con la música, por qué las canciones están en ese orden, por qué se seleccionaron esas canciones.
Todo eso enriquece a un disco físico, aunque hoy la gente prefiere hacer playlists sin involucrarse en el concepto de las bandas y solo en la canción que les gusta.
Eso ha complicado la labor de los artistas para que sus discos se consoliden, porque la gente no está consumiendo todo el trabajo, salvo aquellos que sí son fanáticos. Por eso me siento feliz de ser parte de esta generación de artistas que todavía editamos discos.
Conforme han pasado los meses desde el lanzamiento de Inmortal (2016), su más reciente trabajo, ¿cómo han sentido el desarrollo del mismo al presentarlo en vivo?
Este disco ha representado el mayor reto desde que lo creamos, porque no estábamos acostumbrados al tipo de sonido que aportó el productor Rafa Arcaute (Babasonicos, Aterciopelados, Illya Kuryaky & The Valderramas, Andrés Calamaro, Calle 13). Éste es el tercer disco con Sony Music y el ultimo de nuestro contrato, por lo que estuvimos muy presionados los últimos tres años para llevar el sonido de la banda a niveles mas consumibles desde la vision de nuestra compañía, no la nuestra.
Sabíamos que habíamos firmamos un contrato y que formamos parte de un negocio, también que debíamos darles gusto y redituar, entonces el reto fue dejarnos dirigir por un productor de renombre y que sabía qué hacer para llevar el sonido de la banda a algo distinto.
Fue un riesgo que tomamos todos y del cual estamos orgullosos porque sí se logró la calidad de producción y el sonido que se buscaba, no obstante, no es el disco que hicimos para estar tocándolo en vivo, puesto que nuestro público ve a Los Daniels como una banda de energía y con canciones para brincar, echar relajo en los conciertos, no para llorar y pensar en problemas.
Eso lo sabíamos y dividió tanto a la crítica como al publico para determinar si se trata del mejor o el peor disco que hemos hecho a la fecha.
Básicamente, en cuanto a producción y sonido es el mejor disco de Los Daniels, pero no es un disco para ser tocado en vivo.
Y de frente a la fecha del 11 de marzo, misma donde habrán de presentarse en Doppler Bar, ¿qué les representa tocar en este sitio?
El Doppler Bar es el primer lugar que visitamos en Texcoco, esta es la tercera vez que tocaremos en él, siempre ha estado lleno y ha sido muy cálido el contacto con la gente. Son experiencias íntimas para nosotros tocar en este tipo de lugares, que si bien no son grandes sí tienen la capacidad para convocar al publico que nos ha visto crecer.
Actualmente estamos retomando lo que en un principio hacíamos y consiste en no dejar de asistir a los lugares que nos vieron crecer, como el Doppler y espacios similares en el resto de la república.
A veces los grupos se encarecen y deja de ser posible para los lugares pequeños poder contratarlos. Muchos lo hacen como estrategia para que los vean como artistas grandes, pero en nuestro caso funciona tocar en todos lados y estar cerca de la gente. El mejor instrumento de difusión de la banda, e incluso de la venta de los discos, es tocar. Somos una banda que cuenta con músicos de excelente ejecución en vivo, así nacimos.
Somos una banda que sabe resolver y conoce cómo hacer sonar bien lo que hacemos, ya sea en espacios pequeños o hasta el mejor escenario, que ya lo hemos hecho.
Es la filosofía que hemos retomado y por eso regresamos a Doppler con todo el gusto. Traemos un par de músicos invitados, diversos arreglos en temas que venimos tocado desde hace tiempo y también tocamos canciones de la producción mas reciente, pero de manera mas energética a como suena en el disco.
 J. Alejandro Rojas Luna
PageLines