[LIBROS] Instrumental: Memorias de medicina, música y locura

“Me violaron a los seis años.
Me internaron en un psiquiátrico.
Fui drogadicto y alcohólico.
Me intenté suicidar cinco veces.
Perdí la custodia de mi hijo.
Pero no voy a hablar de eso.
Voy a hablar de música.
Porque Bach me salvó la vida.
Y yo amo la vida.”
James Rhodes – Autor de ‘Instrumental’

 

‘Instumental’ es una autobiografía que habla acerca del dolor profundo y cuyos matices debió experimentar James Rhodes, concertista de piano británico reconocido ampliamente en la escena donde él se desenvuelve por romper rígidos esquemas, esto debido a que no teme utilizar vestuarios llamativos que rompen con los formalismos y la sobriedad de las salas de concierto, además que interactúa y platica con el público entre pieza y pieza.  Rhodes es una persona singular.

Así, el autor escribe y divulga al lector acerca de Bach, Beethoven o Rajmáninov, sus tres compositores de batalla y lo hace con fascinación, conocimiento e irreverencia, ya que para él estos personajes son el equivalente a inmensas estrellas de rock.

Rhodes, pues, habla acerca de música y recomienda discos en cada capítulo donde también hace sugerencias de piezas para escucharlas mientras se lee. Asimismo,  proliferan apuntes sobre la biografía del músico en cuestión y su obra. Incluso este libro cuenta con una lista de reproducción, misma que se pude escuchar a continuación:

… Pero en Instrumental el autor no sólo se refiere a la música, ya que también nos cuenta su vida.

Rhodes, como el mismo lo dice en la cita del inicio, fue violado durante la niñez por su profesor de boxeo, acto que duró alrededor de cuatro años hasta que a los diez dejó la escuela, pero con secuelas físicas como lesiones en la espalda, trastornos digestivos, adicciones, tics; además de daños psicológicos, entre ellos: trastorno bipolar, estrés postraumático agudo, síndrome de Tourette, anorexia, ideación suicida y trastornos disociativo y límite de la personalidad.

Así, la combinación de situaciones derivó en alcoholismo, drogadicción, prostitución, lesiones auto infringidas, intentos suicidas y el consecuente internado en un psiquiátrico.

Lo anterior pareciera ser el fin para muchas personas, pero para este personaje fue la posibilidad de encontrarse con la música, la cual el autor considera un instrumento de salvación, puesto que los sonidos armónicos a la fecha le ayudan, como él dice, a mantenerse “a dos semanas malas de distancia de un pabellón cerrado”.

Con esto en cuenta es que Instrumental es una lectura atendible, una que, entre otras cosas, pondrá al lector en contacto con cosas tales como el Adagio de Bach, pieza que dentro de un ala psiquiátrica le ayudó a combatir sus demonios y a transformar su existencia.

Escuchemos:

 

PageLines