[ENTREVISTA] Huecco, el Lobbo de la multiculturalidad musical

Iván Sevillano Pérez, es un cantante, compositor y músico español de procedencia extremeña (de la provincia de Cáceres, ubicada al norte de la comunidad autónoma de Extremadura), quien artísticamente es conocido como Huecco, nombre bajo el cual en sus canciones permanentemente amalgama diversos géneros, corrientes y estilos que dejan patente la convivencia e integración que el rock puede establecer con variados sonidos iberoamericanos y caribeños, muestra de ello son los pasajes donde logra escucharse rumba, bolero, samba, reggae, ska, bolero, son cubano, tango, entre otros acentos musicales.
De este modo, Círculo Mixup platicó con Huecco a propósito de su reciente visita a México en torno a Lobbo (2016), la producción actual donde existe balance entre la festividad, la celebración y los temas sociales.
 
Aquí está Huecco:
 
Círculo Mixup: Huecco, sitúanos acerca de tus antecedentes cuando aún no te dedicabas profesionalmente a la música.

Respuesta: Fíjate que desde bien chiquito mi abuelo me regalo una guitarra y comencé a tocarla, ahí comenzó todo. Posteriormente, por mi cuenta, comencé a escuchar heavy metal: Iron Maiden, Kiss, Judas Priest, Manowar y puras bandas de heavy de los setenta; después me abrí a otras cosas, ya que tuve un profesor de armonía cubano y comencé a meterme en la música latina, primero con los boleros.

Claro, era muy contradictorio, porque de escuchar solo heavy metal, entre los 15 y 18 años, después vino la pasión por el mundo del bolero. Fui dejando que me absorbiera, comencé a escuchar mas cosas latinoamericanas y de mi país, como el flamenco, género del cual sabía muy poco. Así comencé a desarrollar cultura musical, escuchando a artistas de otros países y géneros diferentes.
Luego estuve en una banda de puro heavy metal durante 10 años, Sugarless, y después me moví al proyecto personal Huecco.
Así que ya son 20 años en la música 
 
CM: Tu música tiene contacto con la multiculturalidad y el folclor ¿Por qué trabajar en torno a distintos géneros y corrientes, en vez de situarte en un solo estilo? ¿Y qué criterio sigues para incorporar música que en un comienzo te era ajena?  
 
Respuesta: No me gusta encasillarme solo en un solo estilo y a mí me gusta divertirme mucho con la música, siempre concibo mis discos y conciertos como un viaje donde se recorren distintos estilos musicales, de forma que aunque no te guste un estilo quizás sí te guste el siguiente. Así, puedo hacer un ska y pasármelo bien, pero puedo bajar y cambiar a un bolero, o bien saltar a una rumba española con las palmas y de ahí ir a una parte donde hago rock para hacer saltar a la fanaticada como si fuera un concierto de Rage Against The Machine. En todos los casos me lo paso pipa.
 
Primero me tienen que llamar la atención, y si ésta es mucha, entonces ya me meto a estudiarlos.
Pongo un ejemplo: hace poco escuchaba el requinto jarocho de un artista llamado Sonecito y se me vinieron ideas muy fuertes para la ‘rumbia’, la mezcla que hago de la cumbia con la rumba, y eso me gustaría hacerlo para el siguiente disco. Meterle de repente ese sabor de Veracruz a una de las rolas. Es una idea que ya me esta machacando la cabeza.
Se trata de sonidos que de repente me rasgan el alma, es algo que no lo controlo, de repente me llegan y es cuando debo de hacer algo con ellos. Hay gente como Lila Downs que lo hace, o uno escucha la visión de la cumbia que tiene Gogol Bordello, que es una banda de los países balcánicos, de Europa del Este.
 
CM: Al escuchar tu discografía se percibe que a nivel de composición hay una parte importante que aborda temáticas sociales. ¿Qué te representa que temas que quizás concebiste a nivel local y cercanos a tu cotidianidad, también resultan ser universales, tales como la violencia de género, el daño al medio ambiente o la migración forzada, entre otros?  
Respuesta: Mi música va en dos direcciones, y estoy cómodo en ambas, una es puro baile y fiesta donde busco que nadie se centre en otra cosa más que el ritmo y las sensaciones positivas. Me gustan las temáticas de amor y desamor.
Pero también hay otra dirección con enfoque social, donde describo temas con los cuales me quiero implicar. La violencia de género es un caso, y ahí está la canción Se han acabado las lagrimas donde se transmite un mensaje positivo.
Tenemos un caso en Zaragoza, España, donde se coloco la estatua de una mujer que se muestra llorando y mirando al suelo. Esto desató una polémica tremenda porque el mensaje que se interpretaba era negativo.
En cambio mi canción la hice con el enfoque de decir que aunque el momento sea muy complicado siempre hay una luz al final del túnel. Es decirle a la gente: mírala, escapa, que la vida se acaba. Salta, ríe, baila, céntrate en esa parte.
En respuesta he recibido correos de mujeres que comentan que la canción les ayudó a tomar decisiones para salir del infierno del maltrato, cuestión de la cual estoy muy agradecido.
 
CM: ¿Y al momento de concebir un disco te es fácil balancear ambas temáticas o tiene grado de complicación hacer que coincidan ambos intereses?
Es muy difícil encontrar el balance para que no te quede un disco solo de puro baile, porque la gente también espera de ti cierto compromiso. Supongo que llegará el momento en el que ya no sea necesario hacer una canción social, porque para eso ya tengo mi fundación que hace su trabajo y realiza acciones. Yo hablo a través de mis canciones, pero también por medio de las acciones de mi fundación.
Así, tampoco quiero que se me vea solamente como un artista que aborda temas sociales. No soy activista, ya que hago música diversa donde también se aborda el tema de la tentación, la pasión, las relaciones de pareja y enfrentar lo desconocido.
 
CM: A veces uno se pone a la defensiva cuando se destaca que determinado artista participa en temas sociales, porque estos se suelen utilizar como estrategia de marketing, pero en tu caso el contacto es estrecho con esta área e incluso tienes una fundación nombrada Dame vida. ¿Como trabajas este aspecto?
Es indivisible a mi carrera como cantante, ya que sin ser activista, porque para mi el activista es quien dedica las 24 horas al día a realizar su trabajo, porque sí pongo atención en el modo de hacer donativos o poner el ojo en otras actividades benéficas. En el caso de las personas que hacen una sola acción, se van y ya no se saben que sucedió, es por cuestiones de marketing.
En cambio, la gente que me sigue puede estar al tanto de mi fundación Dame Vida, a través de Facebook. Ahí pueden ver lo que se ha estado haciendo porque me gusta documentar todo. El lema es “Acciones concretas para gente con necesidades concretas”. Se trata de una pequeña fundación, pero que reporta resultados y colabora con otros proyectos.
 
CM: Cuentas con una trayectoria donde te ha tocado vivir de lleno la transición de la época donde la venta de discos era muy importante para el avance de un artista a la actual donde las presentaciones en vivo son la principal fuente de ingresos principal. ¿Cómo te has adaptado a ello?
Respuesta: A mí me ha sentado bien, en 2006, en España, me denominaron “el artista digital”, y fue porque aunque mi primer disco vendió 40, 000 discos físicos, en digital reportó 300, 000 downloads, particularmente en ring tones/tonos para celular.
En términos generales me ha ido muy bien con la venta digital, casi más que con la física. El disco Assalto (2008), donde viene la canción “Se acabaron las lágrimas”, principalmente percibió ingresos por venta digital.
Considero que he sabido adaptarme, porque actualmente todo cuenta, por ejemplo, el número de vistas de los videos en YouTube, las escuchas en Spotify. Ahora cuando vas a una disquera no se fijan tanto en la venta de discos físicos, sino en cómo vas en “views” dentro de YouTube y escuchas en Spotify.
Hace 15 anos, en mi época de Sugarless, jamás habría imaginado que esto sucedería.
 
CM: ¿Te representa beneficio y rentabilidad que tu música esté en plataformas digitales como Spotify?
Respuesta: Fíjate que actualmente para las disqueras es más importante el dato del interés que puedas generar en la gente que el beneficio que te puede reportar estar en una plataforma digital. La mayoría de los artistas, salvo aquellos que son punteros o super ventas, esos que consiguen millones de reproducciones, sí reciben beneficios, pero para el resto, honestamente, solo se percibe dinero más bien simbólico, porque intervienen el intermediario y la disquera, y lo lo que queda al final te dá solo para un café. El dinero se genera mas bien bien con los toquines.
 
CM: Hablemos de Lobbo, el disco que nos tienen platicando en estos momentos. ¿Te involucras de lleno en el proceso de grabación o prefieres delegar funciones a terceros para enfocarte en otros aspectos?
Respuesta: Yo estoy a cargo de la pre producción y la producción, hay artistas más despreocupados que delegan a terceros, pero a mi me gusta estar implicado en todo el proceso, supervisar la grabación y los directos, ya que es responsabilidad del artista lo que le vas a ofrecerle al público con el vestido y decorado de las rolas.
Y mira que estoy en una disquera grande, donde puedo afirmar que se puede compaginar trabajar en una major, pero tener tu equipo de trabajo pequeño.
Te comento el caso del video de la canción “Tacones lejanos”, que me propusieron hacer en España con una productora que no me gustó nada y chocaba con mi filosofía de artista. 
Me enojé tanto que busqué a un director de videoclips uruguayo en Los Angeles, construimos una historia completamente diferente, nos fuimos a Tijuana a grabar y quedó una historia muy bonita acerca de una mexicana que chambea vendiendo flores. Primero piensas que chambeaba para comprarse unos tacones baratos que vio en un aparador, pero en realidad era para pasar a Estados Unidos. Quedó una historia de inmigración, pero siempre desde el respeto. 
Un artista debe mantener el control de su imagen y su carrera, aunque se esté en una major, y créeme que se puede.
 
CM: ¿Qué historias destacas del contenido con que cuenta tu actual producción?
Respuesta: Se trata de historias basadas en la tentación, estoy obsesionado con el poder que tiene y la tentación constante que enfrenta el ser humano. 
Asimismo, dediqué una canción a la historia de Carla Vaquera, con quien hicimos todo lo posible con nuestra fundación, pero murió en un accidente de España donde murieron 80 personas en Santiago de Compostela, en Galicia. Ella un día entró a backstage y preguntó si se le podía ayudar, comentó que tenía una fundación que salvaba mujeres amenazadas por sus parejas y se encargaba de trasladarlas de su lugar de origen hasta una casa de acogida en otro sitio alejado dentro de España y donde las mujeres vivían en anonimato.
Yo le comenté: ¿Carla, esto no es muy legal, verdad?
Y ella respondió: Huecco, no se si es legal o es ilegal, pero se trata de mujeres vivas lo que una consigue aquí.
 
Así, mi fundación le compró una furgoneta, se le donó y después de dos años nos escribió un email donde compartió que había salvado a mas de cien mujeres, algunas con sus hijos.
Conseguimos que el ayuntamiento de su ciudad le pusiera una estatua y otorgara reconocimiento póstumo. Yo le debía una canción, y esa es “Jardín de rosas”.
 
Y la de mi abuelo es porque él me enseñó muchas lecturas de la vida, buena parte de lo que soy se lo debo a él. La tenia desde hace tiempo, y por la parte del tambor y la flauta suena a música andina en vez de música española, donde nos asocian con el flamenco. Quise mostrar que España también es flautas y tambores de la región de Extremadura donde yo crecí.
 
CM: ¿Dónde lo grabaste?
Lo grabé en Extremadura, aunque mucho de la voz en un estudio portátil que llevo conmigo y esto lo hice en Manzanilllo, Colima. El disco fue mezclado en un pequeño estudio que tengo en Los Angeles. Fue multicolor, la canción “Un jardÍn de rosas” se grabó en Irlanda. Es un disco multicultural.
 
¿Quién lo produjo?
Lo produje yo, aunque si cuenta con producción adicional y mezcla a cargo de por Thom Russo, productor que tiene 16 Grammys. Él ha hecho cosas con gente como Juanes y Mana, así que entiende mi parte latina, y también ha trabajado con Audioslave, con lo cual conoce mi parte rockera.
Él las mezclas las deja impresionantes y sabe como llevarte al punto alto.
 

PALABRAS DE HUECCO ACERCA DE LOBBO:

Y cerremos con un tema que podría interpretarse frívolo, pero que tiene que ver con el cambio de tu imagen donde incluso cortaste tus dreadlocks (rastas).
 
Fue un cambio por salud, acabé la gira Dame vida muy entrado en kilos, me subí a una báscula y pesaba 98 kilos, lo que me hizo reflexionar. Siempre me gustó el deporte, pero cuando quería jugar futbol en un campo, no duraba ni cinco minutos, que si un tirón en la pierna, una contractura el el muslo, etc. En los conciertos notaba que me agotaba, ya no digamos cuando hacía dos conciertos seguidos. Esto tenía que arreglarlo, me puse en manos de un preparador físico y la consecuencia fue ver músculos que no sabia que existían, cosa que aproveché para el tema de Lobbo, y así jugar con la imagen de superhéroe. 
Ahora con la gira por España he podido estar a puro salto. Cambió mi vida radicalmente.
 
CM: ¿Y cuándo vienes a México a tocar? Porque esta ocasión solo hubo posibilidad de promover Lobbo.
 
Respuesta: Tengo pendiente una firma de autógrafos con Mixup, así que espero regresar pronto a México para realizarla y en cuanto pueda presentarme también en vivo.
 
PageLines