[Entrevista] The Guadaloops: Un monstruo hecho en México

 guadaloops 1

Por Uziel Palomino / @uzielpalomino

El trio capitalino conformado por Ferdinand González, Fermín Sánchez y Franco Genel, –mejor conocido como Tino el Pingüino– The Guadaloops, ofrecerá uno de sus últimos conciertos del año en el escenario del Salón Pata Negra, mismo en el que promocionarán su más reciente álbum titulado De Locos y Monstruos. Hablamos con la agrupación acerca de su lanzamiento, su sabor mexicano y su primer show en el Pata Negra.

 

Desde el nombre de la banda y su significado, se percibe su apego y cercanía al folclor mexicano…

Siempre hemos festejado todo aquello que nos pueda dar una identidad, específicamente en nuestra música; nos encanta todo lo que tenga que ver con Latinoamérica, es decir, venimos de una época donde se copió mucho, y aunque no estamos peleados con la influencia extranjera, siempre es bueno que el sentir nacional prevalezca.

¿Y cómo expresar esta característica del “Hecho en México”?

La mayoría de ese concepto se encuentra en el contenido de las letras; son composiciones que hablan acerca de vivir en este país, es algo que surge desde el vocabulario que utilizamos y las palabras a las que recurrimos, las cuales podrían ser muy coloquiales o muy nuestras.

Como lo dicen en una de sus canciones, Franco Genel (Tino el Pingüino) ya es parte del team…

Ya conocíamos a Tino y nos gustaba mucho lo que hace y de lo que habla, ¿sabes?, no es el típico rap gansgter que habla de dinero; lo conocimos, empezamos a colaborar y finalmente tuvimos una muy buena química en el estudio como fuera de él, lo mejor fue que se integrara como parte básica del grupo para seguir por la línea del nuevo disco.

 

IMG_0151

 

Ustedes llegaron del norte del país a excepción de Franco, ¿pero han escuchado música similar a la que ustedes hacen en aquella zona?

No es pretensión, pero en el norte no hay algo tan parecido, puede ser algo bueno, aunque a veces no entendemos cómo terminamos en esta fusión de géneros; llegamos en un momento crítico al D.F., huyendo tal vez de lo que sucedía a kilómetros, de no sólo una guerra con armas, sino una en la que no podíamos tocar o presentarnos, nos sentíamos desterrados, no sólo nosotros sino varias bandas que están aquí y vinieron arrastrando proyectos de todo el país para hacerse de un lugar. Aquí empezamos a ser The Guadaloops, e increíblemente nunca intentamos fusionar el hip hop, ni siquiera nos sentimos tan identificados o formando parte de la oferta del rap nacional actualmente.

Hablando de identidades, ¿Con qué han comparado su sonido?

Es divertido pero la mayoría de las veces erróneo: cuando tocábamos y usábamos una trompeta nos decían que éramos como la Maldita Vecindad, luego que sonábamos a Illya Kuryaki and the Valderramas, después como Café Tacvba o Calle 13, pero luego nos puedes ver en algún playlist a lado de la Banda Bastón. Es muy variable, depende completamente del escucha. Se han referido a nosotros como la nueva cara del hip hop pero no estamos de acuerdo, sí hay rapping pero si pones atención hay instrumentos o sonidos que no pertenecen exactamente a algún género, simplemente disfrutamos de desarmar la música que podamos.

Lo mejor de The Guadaloops es no poder definirlos, la forma más fácil podría ser fusión, ¿pero con ello su música podría ser vanguardista?

¡Ojalá que la gente piense eso! Creo que nunca pretendimos hacer algo tan “novedoso”. Después de un disco y un EP no sabíamos exactamente que estábamos haciendo, creábamos melodías en una base de rap, es lo único estable y lo que une a todas las canciones. Vanguardista no lo sabemos, pero sí muy pensado, tiene elementos de drum & bass, hip hop, boleros y hasta lounge.

 

Pero también es música muy romántica, incluso con tintes de un jazz experimental…

Es inevitable, somos tres personas muy románticas e intensas, podría sonar exagerado a la hora de escribir nuestras letras pero es lo que nos da el poder de conectar con la gente. Puede ser que haya pocos temas para hablar en la música y el amor sea el más recurrente, pero siempre deberíamos hablar de eso, es algo que portamos todos los días, va más allá del cliché.

Pero también tienen raíces de música latina en sus composiciones, ¿Cuál consideran que sea la posición de este sector en México?

Hace años era un movimiento muy fuerte, sobre todo en Estados Unidos; tuvimos la experiencia de tocar por allá y la presencia de sudamericanos expresando el folclor latino era impresionante. En México hay pocos exponentes y mucho de ese sonido viene heredado de los sonideros o de otro tipo de géneros, no es tan rentable aún, especialmente si un DJ puede musicalizar con el poder de una orquesta.

guadaloops 2

 

El título del álbum, De Locos y Monstruos, ¿Se trata de una confrontación con los demonios que cada persona posee?

El disco está dividido en dos partes, trabajamos en una especie de binomio o dualidad: por un lado, el personaje del “Loco” es muy introspectivo y se aísla para hacerse daño a sí mismo, mientras que el “Monstruo” es quien daña a los demás inconscientemente y no concibe su maldad. Es un discurso que transportamos al plano musical, son dos materias primas emocionales con las que hicimos canciones más downtempo o con tonos más contagiosos y bailables, al final, todos tenemos esa pelea interna.

Incluso en la canción “El Monstruo”, se refieren a una figura paterna como motor del track…

Es una figura completamente familiar. La canción habla de cómo en ocasiones te destruyes y tu familia es el primer núcleo que resiste tu monstruosidad. Todos debemos entender que poseemos esas dos facetas y que las personas que nos rodean y ven nuestra conversión, son quienes te sostienen y a quienes debes acudir, claro que esa idea paternal puede manifestarse de diferentes maneras.

¿Qué podrá esperar la gente de su show en el Salón Pata Negra?

Nos encanta tocar en D.F., además nos estaremos despidiendo de la ciudad hasta el otro año, pues será el último show aquí, aunque será nuestro primer Pata Negra. Será un concierto largo, seguramente tocaremos todo el disco, especialmente porque somos esa banda que no debes cortar a los 40 minutos porque prometemos ponernos punks y no bajarnos. 

 

The Guadaloops
Salón Pata Negra
25 Nov /21hrs / 18 +IFE

PageLines