David Meléndez

A casi cuatro décadas de su debut y después de innumerables problemas personales entre sus integrantes (que si los odios, peleas, egos), Aerosmith regresa al ruedo. De entrada, habrá que tomar a la sinceridad por los cuernos: Music from Another Dimension! es una placa celebratoria sólo para los más acérrimos seguidores de la banda de Boston. ¿La razón? Aerosmith no experimenta mucho que digamos ni busca ganarse nuevos adeptos. Su motor vital continúa siendo ese hard rock típico de sus praderas, donde no puede faltar la balada amorosa que raya en lo meloso y que es un golpe directo al corazón del escucha. Por otro lado, el lado oscuro actual de Steven Tyler y compañía parece ser la complacencia. Es cierto, las canciones están estructuradas con precisión quirúrgica, porque cada músico sabe perfectamente sus habilidades y debilidades. “Legendary child” es el sencillo de avanzada y, aunque tiene altas reminiscencias con la añeja “Sweet emotion”, posee elementos innegables para ser un hit en las ondas hertzianas. Lo mismo ocurre con “Out go the lights” (un R&B con matices de rock picante, la infaltable armónica y el solo de guitarra épico) y “Street Jesus” (blues altivo que deviene poco a poco en un jam rock), que plácidamente pueden pasar la prueba de calidad sin encender las luces rojas. Tal vez Aerosmith está tratando de mantener la decencia o meramente no quitarle el baño de oro a su nombre.

*********************

Lujo para cada bolsillo Aparte de la edición estándar, Music from Another Dimension! fue editado en edición de lujo, con un disco extra donde se escuchan algunos bonus tracks y el infaltable DVD con versiones en vivo de algunos clásicos. Ahí también vienen entrevistas con los miembros de Aerosmith platicando las vicisitudes de este regreso después de once años de silencio.