The Beatles
Magical Mystery Tour
(DVD, Blu-ray, Collector’s Box)
EMI, 2012

Cuando (el 26 de diciembre de 1967) Inglaterra se sentó a ver lo nuevo de los Beatles, quedó desconcertada. La BBC mostró una película de 53 minutos con canciones nuevas e impactantes, pero que era una jerigonza surrealista sin pies ni cabeza. Y en blanco y negro. ¿Cómo se atrevían los muchachos consentidos a meter la pata así?

Y es que Magical Mystery Tour, el filme en cuestión, siempre ha sido un punto controversial en la biografía de los Fab Four porque fue su primer producto tras la muerte de su manager y mentor, Brian Epstein, pero sobre todo porque los greñudos venían de lanzar Sgt. Pepper y “All You Need Is Love”. El tiempo puede ser benevolente. A cuarenta años de distancia, MMT merece una nueva visita porque, tal vez, pueda ser descifrada por las nuevas generaciones. Por eso y porque Apple, la disquera beatle, nos tiene acostumbrados a renovar su material de vez en cuando para que no muera la leyenda (ni se acaben las ganancias) de manera que la película ha sido relanzada en lujoso Blu-ray, DVD y en una caja especial para coleccionistas.

MMT es un filme raro, surrealista, singular. La anécdota es sencilla: un grupo de chalados se sube a un bus panorámico con los Beatles y se van de aventura por la campiña inglesa. ¿Y qué sucede luego? Se encuentran con el tonto de la Colina y la Morsa, corren maratones contra Mini Coopers, cenan espaguetis y ven un show de striptease al ritmo de la Bonzo Dog Band: una cinta de culto por donde se le vea. ¿Y la música? Tremenda: los desmelenados pocas veces fallaban.

MMT viene con imagen renovada en color, con el sonido remasterizado y los extras de rigor: escenas eliminadas, trailers, entrevistas, el making of acostumbrado, comentario del director Paul McCartney (una más de sus facetas) y un montón de material para fans y melómanos.

Spielberg dijo alguna vez que el filme le impactó por vanguardista. Y hay quien, como el mismo McCartney, lo define como “un documento de época”. Como sea, ha envejecido bien y tenemos una nueva oportunidad de revalorar al fenómeno pop más grande del siglo XX. Hay que enrolarse al viaje mágico y misterioso.

Vale la pena.

Esteban Cisneros