Por primera vez en su carrera, Keane lanza al mercado un EP. Se trata de un disco de transición que puede considerarse como la antesala a su próximo (y tropezado) nuevo álbum.

Por Ana Galleta

Y es que tras darse a conocer la adicción de su vocalista Tom Chaplin –y todo su proceso de rehabilitación– hubo momentos en que se dudaba que la agrupación inglesa se mantuviera unida.

Pero todo indica que el trío está en forma. Este nuevo mini álbum, titulado Night Train, fue producido por el propio tecladista de la banda, Tim Rice- Oxley, y se grabó mientras realizaban la gira del disco Perfect Symmetry, en ciudades como Berlín, Brisbane, Copenhage, Londres, Los Ángeles, París y Washington.

Pero lo más interesante es que ese pluricultural panorama se refleja directamente en el sonido de la grabación, pues cada tema presenta un tratamiento muy diferente al del otro, e incluso al de algunos de sus trabajos previos.

Hasta hoy identificábamos a Keane con un sonido y con un tipo de voz específicos. Quizá por ello muchas críticas sobre este material lo señalan como inconsistente o incoherente. Pero, siendo un EP, resultó el pretexto ideal para que el conjunto inglés se diera el permiso de tomar sin miedo un tren que los llevara por una senda desconocida.

Por ello no sorprende escuchar temas pop, menos brit y más electro (teniendo como invitada especial a la japonesa Tigarah), que en ocasiones se diluyen entre aplausos y sonidos orgánicos, pero en otras mutan en tonadas y beats raperos (en compañía del somalí-canadiense K’naan). Esta fusión de géneros musicales no se la conocíamos a Keane, grupo que decidió abordar la experimentación libre y desenfadada.

Keane
Night Train
Universal, 2010

El disco abre con “House lights”, que es la música que utilizaban para subir al escenario durante la gira de Perfect Symmetry. Luego viene “Back in time” una retrospectiva de ese proceso (pues fue el último tema que grabaron al finalizar la gira en Londres).

En “Stop for a minute” comparten el micrófono con el rapero K´Naan y, de ahí, el panorama se despeja con la orgánica “Clear skies”, que fluye y avanza más ligera.
“Ishin denshin” es un colorido cover de Yellow Magic Orchestra, ahora en electro-pop y con la voz de Tigarah. En esa vía continúan “Your love” y “Looking back” –esta última con una tonada del tema principal de la película Rocky–, para finalizar con la nebulosa “My shadow”, que concluye cargada de emotividad.